jueves, 29 de marzo de 2012

Sex and the City: Nueva York, Sexo y Moda

Si hablamos de series míticas, Sex and the City (o Sexo en Nueva York aquí en España) no puede faltar en la lista, especialmente ahora que The CW prepara una serie que servirá como precuela de la misma, The Carrie Diaries. Estamos ante una serie que marcó historia y que el canal de televisión HBO se arriesgó a emitir. Digo que se arriesgó a emitir, porque el sexo siempre ha sido un tema tabú y más en los 90, y si encima contamos con que las protagonistas son cuatro mujeres, la cosa empeora. Es decir, hasta ese momento, era impensable que cuatro mujeres treintonas y cuarentonas usaran a los hombres como meros objetos. Una de las cosas que esta serie cambió, fue esa idea tan machista del sexo en la televisión.

Basada en un libro escrito por Candace Bushnell, hablamos de una serie que, por primera vez, trató temas aún controvertidoscomo por aquel entonces como son la importancia de la mujer en el sexo, los problemas sexuales de la pareja o la masturbación femenina. Todo con un tono cómico y satírico, poniendo en evidencia las normas sociales de aquella época. Por primera vez, todas esas aventuras las protagonizaban cuatro estupendas mujeres que nos mostraban que estar soltero sólo es señal de libertad, en compañía de sus dos amigos gays, y de los tantos hombres que pasan por sus camas. Unas aventuras que nos acompañaron televisivamente desde el año 1998, hasta el 2004 en seis temporadas, sin contar las dos películas que se estrenaron después, y la serie de The CWque contará las aventuras de Carrie en el instituto. ¿Me acompañáis con un Cosmopolitan que tanto les gusta a nuestras chicas, mientras hablamos de la serie?.


Las Protagonistas
Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker) es la protagonista principal, es ella quien da nombre a la serie, ya que escribe para el New York Star una columna llamada Sex and the City. Pero su carrera como escritora no se queda estancada ahí, sino que evoluciona escribiendo para la revista Vogue, e incluso escribe sus propios libros. Es una mujer adicta al tabaco y a los zapatos (sobretodo los Manolo Blahnik que tan famosos hizo). Una mujer divertida que con más de 30 años se empieza a preguntar si de verdad existe el amor verdadero, ya que es conocida por su eterna soltería. Es una mujer que se deja llevar por sus emociones, lo que le traerá más de algún que otro problema. Por supuesto, su gran amor es Mr. Big, aunque no será el único que ocupó su corazón.

Charlotte York (Kristin Davis), es la chica modosita. Es una mujer inocente, conservadora y tradicional. Adora el amor, y lo más importante para ella es la búsqueda del chico perfecto, el cual le cuesta encontrar. En un principio trabaja en una galería de arte hasta que se casa con el amor de su vida, que es quien menos se llega a pensar. Ella es la conciencia y la que frena bastante los impulsos tan liberales de sus amigas. Pero no todo es bueno, Charlotte pasa por un divorcio (que le ayuda a encontrar a su media naranja), y lo peor de todo: su dificultad para quedarse embarazada. En su caso, su gran amor es Harry, por el cual se convirtió al judaísmo y adoptó a una niña china antes de poder finalmente estar embarazada.

Miranda Hobbes (Cynthia Nixon) es el personaje más serio de los cuatro. Tiene la carrera de derecho, cosa que le da escepticismo en cuanto al amor se refiere. Es la menos femenina de sus amigas y tiene cierta aversión al género masculino, hasta que conoce a Steve. Él le hará plantearse sus antiguos ideales y cambiar radicalmente, incluso teniendo un hijo, Brady, que era algo de lo que ella huía.

Samantha Jones (Kim Cattrall) es ese personaje que añade una chispa de humor a la serie, aparte de ser la veterana del grupo. Es una feminista nata que cree que las mujeres tienen los mismos derechos que los hombres, por eso no duda en acostarse con cada uno de los hombres al que echa el ojo encima. Aun siendo así, en alguna ocasión ha terminado por dejarse querer por otro hombre. Trabaja como relaciones públicas, lo que le proporciona encuentros sexuales más fácilmente y que nunca desaprovecha. Es una mujer desinhibida y muy social que tiene todo en la vida debido a su gran esfuerzo. Su relación más larga fue con Smith Jerrod, al cual representó durante cinco años.


Sus grandes amores
John James Preston es uno de los grandes amores de Carrie. Más conocido como Mr. Big, es el hombre con el que Carrie prueba suerte durante toda la historia. Es mayor que ella y le vuelve loca. Lo malo es que siempre sucede algo que arruina su relación, la mayoría de las veces es que él no puede cumplir las expectativas que Carrie tiene. Mr. Big es un hombre rico, poderoso, pero no es alguien que pueda expresar fácilmente sus emociones.

Por otro lado, también está Aidan Shaw; otro de los más importantes amores de Carrie. Hay que mencionar que Carrie no le quiso tanto como a Mr. Big. Diseña muebles y en cuanto a lo sentimental, es el polo opuesto del antes mencionado, cosa que le traerá algún que otro quebradero de cabeza. Carrie no se porta muy bien con él: primero le es infiel, y la segunda vez que intentan estar juntos, ella rompe con él tras aceptar la propuesta de matrimonio.

No sólo Carrie tiene derecho a tener a ese alguien tan especial, Charlotte acaba con Harry. Charlotte estuvo casada, pero debido a problemas de impotencia de él y los problemas de ella de quedarse embarazada hicieron que decidiesen separarse. Y es ahí donde entra en acción Harry Goldenblatt. Harry era el abogado del divorcio de Charlotte. Desde el primer momento, él se enamoró de ella, caso diferente el de ella, que se enamoró más tarde. Su amor llegó hasta el punto en el que Charlotte se convierte al judaísmo por él antes de casarse. Finalmente, ambos consiguen lo que más desean; tener una hija, aunque sea adoptada, y más tarde biológica (en la primera película).

En el caso de Miranda, el amor de su vida es Steve Brady. Es un hombre poco afortunado que trabaja como camarero y que entra en la vida de Miranda por un plantón que Carrie le da a su amiga. Lo que se empieza como sexo de una noche, termina convirtiéndose en amor. Pero no todo es felicidad; siempre tienen algún problema, si no es la negatividad de ella a tener hijos, es la diferencia en sus salarios, o las diferentes costumbres de vivir en pareja que ambos tienen. El caso es que tienen un hijo aunque la relación no va muy bien, y tras decidir criarlo separados, terminan casándose.

Por último, aunque Samantha huya del amor, no significa que no caiga rendida en los brazos de Richard o de Smith. Richard Wright es alguien muy poderoso tanto en el mundo hotelero como en el sexual. Es el típico hombre que le gusta acostarse con una mujer distinta cada noche, pero eso cambia cuando llega Samantha. Intenta ser fiel pero no lo consigue, lo que hace que termine con él, pero vuelven a intentarlo sin mucho éxito porque ella deja de confiar en él. Jerry Jerrod (su nombre artístico es Smith Jerrod) es un camarero que termina convirtiéndose en una estrella del cine gracias a Samantha, él se enamora locamente de ella, y aunque ella se haga de rogar, termina enamorándose de él.



La homosexualidad en la serie
No es de extrañar que una serie basada en la ciudad donde se celebró el primer día del Orgullo Gay cuente con personajes homosexuales. Y más contando con que tratan temas de moda, que aunque sea un tópico, ambos van de la mano. Aunque a lo largo de la serie, o incluso las películas, haya algún que otro personaje esporádico homosexual, todos los fans de Sex and the City recordamos principalmente dos personajes que dan otro punto de vista a la historia: Stanford y AnthonyAmbos son polos opuestos y mientras que Stanford Blatch es un tímido y talentoso agente, Anthony Marentino es un organizador de eventos con el ego por las nubes. El primero es el mejor amigo de Carrie, que durante toda la historia tiene grandes problemas de complejos. El segundo es el mejor amigo de Charlotte, y es todo lo contrario, tiene tanta confianza en su atractivo que se acuesta con todos los chicos posibles.

Hay que mencionar, que aunque ambos personajes sean bastante amanerados, no significa que todos los homosexuales sean así. La serie se encarga de mostrar este hecho, porque en alguna ocasión sale algún personaje esporádico gay que no cumple con dichos estereotipos. Por último, cabe mencionar que Cynthia Nixon, la actriz que da vida a Miranda, en la vida real está emparejada con una mujer.




Sex and the City y la moda
Después del sexo y el amor, lo siguiente más importante de la serie es la moda, o por lo menos para Carrie. Seamos realistas, la serie no sería tan grande si no fuese por todos los modelos y firmas tan importantes que salen. Carrie es adicta a las compras, y puede lucir modelitos tanto modernos como noventeros y ochenteros. Algunos podrán pensar que llega a un punto de extravagancia bastante severo, pero así es Carrie: le da igual lo que la gente piense si a ella le gusta y puede exhibirlo. Carolina Herrera, Dior, Louis Vuitton, Oscar de la Renta, Nina Ricci, Prada o Yves Saint Laurent son algunos de los ejemplos que Carrie adora tener en su armario.
Pero como antes mencioné, algo de lo que Sex and the City se ha encargado es de hacer una marca de zapatos más famosa de lo que ya era. Los Manolo Blahnik, de origen español, eran la perdición de la rubia protagonista, hasta el punto en el que en cierto momento de la historia, alguien le propone matrimonio con un zapato de Manolo Blahnik. Ahora decidme, ¿qué chica no querría un par de estos zapatos? Estoy seguro que si pudiésemos pagar los exagerados precios, más de una se lo compraría.



Películas y precuela en forma de serie
La serie tuvo tanto éxito con sus seis temporadas que decidieron arriesgarse, y cuatro años después del fin de la serie (2008) estrenaron la que sería la primera película. La película se centra principalmente en la boda entre Carrie y Mr. Big, en cómo este deja a nuestra protagonista plantada en el altar y cómo sus amigas intentan que salga adelante con su vida. Como era de esperar, la película tuvo mucho éxito y era cuestión de tiempo que decidiesen hacer una segunda entrega.

Dos años después llegó a nuestros cines la segunda película, Sex and the City 2. Una película (en mi opinión) incluso mejor que la anterior, que se centra en el estancamiento del matrimonio de Carrie, y en el viaje que hace junto a sus amigas a un país islámico. Como hemos podido comprobar, Sex and the City, fue una apuesta arriesgada que se convirtió en una máquina de hacer dinero. Y como producto que es, lo normal es que exploten la franquicia lo máximo posible, y es lo que este año hará el canal The CW,  The Carrie Diariesuna serie que cuenta las aventuras de Carrie en su adolescencia, basada en otro de los libros de la misma escritora.


Opening de Sex and the City

Mejores Momentos Samantha

Trailer Sex and the City: The Movie

Trailer Sex and the City 2

2 comentarios :

  1. Aunque es cierto que esta serie supuso una novedad, no sólo en la tv, sino en el panorama social norteamericano, al tratar de forma tan abierta la sexualidad desde el punto de vista femenino, también tiene una doble lectura que a muchos se les pasa por alto. No supuso ninguna revolución positiva para la mujer, al menos desde mi punto de vista. No vimos a mujeres liberadas en cuestión de sexo y relaciones, vimos a mujeres experimentando con diferentes y fallidas relaciones en su paso por encontrar a Mr.Perfecto, que es lo que todo el mundo desea consciente o inconscientemente. Seis años le costó a Miranda reconocer que Steve era el amor de su vida, pero finalmente se rindió al hecho de que estar de flor en flor o que criar a un hijo sola no lleva a la felicidad, y menos a partir de ciertas edades. Carrie, al contrario, tuvo que sufrir la espera del otro bando, pues Mr.Big se hizo (mucho) de rogar. Charlotte desde el minuto 1 quiso vivir un cuento de hadas, la sorpresa es que se imaginaba el envoltorio de una forma muy distinta al que finalmente consiguió.
    Si hubo alguna que realmente promovió los intereses de la liberación de la mujer fue Samantha, aunque tampoco del todo, pues en su paso por la enfermedad, sintió el apoyo de Smith.
    Así que, muy buena serie, divertida hasta decir basta, que siempre recordaré, pero de liberal, creo yo, no tiene absolutamente nada.

    ResponderEliminar
  2. Definitivamente la serie se volvió un clásico, pero creo que es tiempo de dejar que otras series puedan tener mayor éxito como la misma que está inspirada en est, que es la de  Girls pues el hecho de presentar la realidad para las jóvenes en Nueva York es bastante atractivo.

    ResponderEliminar

TV SPOILER ALERT+