martes, 15 de mayo de 2012

Desperate Housewives Blogger's Day: La homosexualidad en Wisteria Lane

Con el motivo del final de la ya mítica serie Desperate Housewives, diversos blogs hemos decidido preparar un homenaje a esta serie que ha marcado historia. Como era de esperar, en TV Spoiler Alert no nos hemos querido quedar atrás y aportar nuestro granito de arena. Aquí, tanto mi compañera Ana Gracia como yo hablaremos sobre la homosexualidad a lo largo de la serie, centrándonos sobretodo en el personaje gay más importante: Andrew Van de Kamp.

La serie causó furor en todos los públicos, pero si somos realistas, uno de los más extensos y fieles públicos es el público gay. Y no es algo de extrañar, ya que una historia sobre cuatro amas de casa viviendo en un lugar idílico es la ambientación perfecta para esconder unos cuantos secretos, eso sin contar con el humor característico de la serie. Marc Cherry (creador de la serie) no es tonto, y sabiendo la cantidad de audiencia que este público puede dar, decidió cuidar mucho a sus fans gays. Para ello, no sólo contrató a algún que otro actor para deleitar la vista a todas esas personas (como es el caso de Jesse Metcalfe, el joven y amante jardinero de Gaby), sino que decidió que uno de los protagonistas masculinos de la serie terminase siendo abiertamente homosexual.


Andrew Van de Kamp

Andrew fue el primer personaje homosexual que apareció en la serie, resultando ser irónicamente el hijo de Bree Van de Kamp, gran republicana y la menos permisiva de las cuatro protagonistas. Para alguien como ella, tener un hijo gay es como una desgracia. Que una mujer tan religiosa y correcta como lo es Bree tenga un hijo así es lo que hará que dicho personaje sea uno de los que más evolucione durante las ocho temporadas.

A mitad de la primera temporada, tanto Gabrielle como Susan descubren que Andrew es gay y que ha estado manteniendo una relación con otro chico del barrio, Justin. Los padres de Andrew no se lo tomaron demasiado bien al principio, sin contar que en un principio Andrew rebelde y malintencionado, que no duda en hacer daño a su madre en cuanto puede, pero se sabe que en el fondo es porque tiene miedo de que su madre le deje de querer por eso. Durante la segunda temporada, el comportamiento de Andrew fue de mal en peor y no dejó de intentar sabotear sus relaciones, culpándola de la muerte de su padre, por lo que al final Bree termina abandonándole.

Durante la tercera temporada, se descubre que Andrew estuvo prostituyéndose para conseguir dinero, pero después de que Orson le convenciese para regresar a casa, su comportamiento empieza a mejorar y él y su madre por fin se reconcilian. A partir de la quinta temporada se vuelve a retomar el tema de la homosexualidad de Andrew, ya que vemos que está comprometido con un hombre, aunque la relación no termina funcionando y Andrew parece seguir los mismos pasos de su madre con el alcohol. En la última temporada, Andrew intentó ocultar su condición al casarse con una mujer por su dinero, pero Bree le convenció de que no lo hiciera, asegurando que lo aceptaba tal como era y prometiendo ayudarle en el futuro.

El personaje de Andrew fue siempre alguien muy interesante y con mucho dinamismo en la serie debido a su fuerte personalidad y sus convicciones, aunque muchas veces fue odiado, logrando redimir su comportamiento a partir de la tercera temporada. Fue él el que dio a la serie la imagen de la vida de un gay joven con todos sus tópicos: miedo, rechazo, promiscuidad, etc, tópicos que son sólo eso; tópicos. Además, si lo pensáis, es curioso porque no sólo Andrew en cierto punto sigue los pasos de su madre, sino que Bree, en esta última temporada, sigue los pasos de su hijo con todos estos tópicos hasta estar al borde del suicidio.



Bob y Lee

Como era de esperar, el tiempo pasa en Wisteria Lane, y la quinta temporada comienza con un salto en el tiempo de cinco años. Evidentemente, Andrew crece y decide independizarse hasta el punto en el que deja la serie para aparecer ocasionalmente. Y ¿qué hizo Marc Cherry para seguir cuidando al público homosexual? Hizo que durante la cuarta temporada una nueva pareja se mudase a Wisteria Lane, una pareja gay. Lee McDermott y Bob Hunter son los personajes que dan vida Kevin Rahm (I Hate My Teenage Daughter) y Tuc Watkins (One Life to Live).

Esta pareja es la encargada de dar su punto de vista a la vida gay más maduro. Bob y Lee dejaron la gran manzana para mudarse a Wisteria Lane para seguir adelante con su nueva vida, ocupando la casa donde antiguamente vivía Betty Applewhite. Ellos tienen una vida mucho más relajada, más estable y con ideales de futuro, cosa totalmente distinta a la del Andrew del principio. Relación que acaba en boda al finalizar la cuarta temporada.

Durante ese salto de cinco años las cosas van bien, pero los problemas siempre terminan apareciendo, y la cosa empeora cuando intentan tener un hijo. Incluso Gaby les ofreció ser su madre de alquiler, pero al descubrir que no quieren que tenga ninguna relación con el bebé salvo la de una vecina más, ella se echa atrás. Cosa que hace que esta adorable pareja tenga un motivo más para terminar su relación. Pero que no cunda el pánico, ya que en la séptima temporada volverán juntos y conseguirán adoptar a una niña, Jenny.

Como hemos podido ver, la homosexualidad es algo a la orden del día. Una gran parte de su público es gay y tenían que demostrar que Desperate Housewives también es una serie para ellos. Como dato curioso, la homosexualidad en la serie llega hasta la realidad; si recordáis al personaje de Patrick Logan, el malvado ex de Angie Bolen que muere al final de la sexta temporada, es interpretado por John Barrowman que en la vida real es gay. El pasado domingo, Desperate Housewives terminó marcando historia con el final de su octava y última temporada, y es una de las series que más ha cuidado a sus fans homosexuales, así que desde aquí, este blog, TV Spoiler Alert se quita el sombrero y hace una reverencia hacia esta mítica serie.


Otras entradas del Desperate Housewives Blogger's Day

8 comentarios :

  1. Bob y Lee siempre han sido dos de mis personajes secundarios favoritos. Me encanta el tandem que hacen y que siempre hayan apoyado a sus vecinas. Una pena que no tuviesen algo más de presencia en algunas temporadas.

    Saludicos.

    ResponderEliminar
  2. Yo también tengo debilidad por ellos, aunque también es verdad que me tira más Lee, es muy gracioso, y tienes toda la razón, me hubiese gustado que hubiesen tenido más presencia.

    Un abrazo LiPooh

    ResponderEliminar
  3. Genial análisis aunque a la hora de la verdad los personajes homosexuales siempre estuvieron un poco olvidados, sin ir muy lejos toda la historia del matrimonio de Andrew y demás se desarrolló completamente en off, una verdadera pena!! Hubiera estado bien que hubierais incluido también el repentino lesbianismo de Katherine en sus últimos capítulos en la serie. :)

    ResponderEliminar
  4. Excelente recapitulación. Lee es muy muy grande!! Lo mejor de esta pareja fue cuando conocieron a Susan y ella les dice "ohhh, yo veo mucho cable, lo entiendo" jajaaaa

    Saludos,
    -L

    ResponderEliminar
  5. También hubo chicas gays, aunque aparecieron poco. Catherine descubrió q le gustaban las mujeres al enamorarse de una sreaper lesbiana

    ResponderEliminar
  6. Ahi va, no recordaba que John Barrowman era el marido de Angie! xD
    Es una pena que no le dieran más protagonismo a Andrew, siempre me pareció uno de los mejores personajes tanto de hijo vengativo como tras su reconciliación.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. a mi tambien me gustaban mucho bob y lee! eran geniales.

    lo de Robin con katherine, ya me parecia forzar mucho,eh.

    saludos

    ResponderEliminar
  8. Sí, yo recuerdo un día que me volví lesbiana porque confundí las pastillas para el dolor de cabeza con jarabe para la tos. Mi organismo no lo asimiló y como consecuencia me enamoré de mi vecina, pero me duró solo 3 días y 12 horas.

    ResponderEliminar

TV SPOILER ALERT+