martes, 26 de julio de 2016

'The Secret Agent', un juego de espías sin misterio

Toby Jones_The Secret Agent_Serie BBC

Más allá de las adaptaciones de clásicos con demasiadas versiones a sus espaldas (Jane Austen, Guerra y Paz o las diversas obras de Victor Hugo), los ingleses se atreven a veces con novelas poco conocidas y que suponen un reto en su traslado a la televisión. El último intento ha sido The Secret Agent, de Joseph Conrad. Considerada una de sus obras más difíciles de adaptar —debido a sus continuos saltos temporales—, está inspirada en un hecho real y mezcla anarquismo, espionaje y terrorismo.


La amenaza del anarquismo


Situada en 1886, nos encontramos en un contexto histórico en el que destacan los avances científicos en campos como la química o la electricidad, que se mezcló con los avances de la mecánica ayudando a que los escritores encontraran nuevas historias para sus novelas. Así encontramos personajes como el de El Profesor, que lleva siempre puesto un chaleco bomba como medida de extrema para mantener alejada a la policía.

La serie refleja bien estos detalles, así como el miedo imperante en la época a las nuevas ideologías (no tanto por su violencia sino por su ansia por derribar el orden social imperante, dominado por los privilegiados y que a las altas esferas no les interesaba cambiar). Este miedo provoca el acoso constante de las autoridades a grupos anarquistas y socialistas pero también encontramos la figura del agent provocateur que encarna Verloc, el protagonista.

Es un agente secreto al servicio de la embajada rusa, infiltrado en un heterogéneo grupo subversivo y al que le imponen un nuevo contrato de trabajo: debe empujar a sus compañeros a la violencia para que Inglaterra vea por fin la amenaza que suponen estas ideologías y tener la excusa perfecta para aumentar la represión. Verloc es un personaje pasivo, que se ve atrapado entre su conciencia y la necesidad de mantener a su familia, a la que acabará implicando con graves consecuencias.

Winnie-Verloc_TheSecretAgent_bbc


Grandes actores, poco impacto


Los responsables de la serie parece que han decidido huir de los saltos temporales (por lo menos en el primer episodio) para simplificar la trama lo que le ha restado la originalidad e interés que poseía la novela. Nos encontramos así ante un relato simple con poco misterio porque en seguida se le ven las costuras al guión y vemos por dónde se van a desarrollar los hechos.

Y aunque a Toby Jones el papel protagonista le sienta como un guante, al final acaba resultando más interesante la trama de la tienda familiar (un elemento secundario muy presente que pone de manifiesto la doble moral de la sociedad victoriana y sus clases privilegiadas) y los problemas a los que se enfrenta su mujer Winnie (interpretada por una siempre acertada Vicky McClure). La relación con su hermano autista y su visión pragmática de la vida nos muestran a un personaje femenino poco habitual en este tipo de dramas de época.

Aunque aún quedan otros dos episodios por emitir, The Secret Agent es uno de esos escasos ejemplos en las producciones de la BBC donde una buena ambientación y grandes actores no garantizan un producto redondo. Lo mejor de esta miniserie es que te provoca a leer una novela que tiene mucho que ver con el mundo que nos rodea en la actualidad.
Leer más >>

lunes, 25 de julio de 2016

Los 5 mejores episodios de ‘Friends’

Los 5 mejores episodios de ‘Friends’

He perdido la cuenta de todas las veces que los he visto. Quizás me he venido arriba diciendo que son los mejores, ya que es una cuestión de gustos. En todo caso son mis favoritos. Esos que veo cuando vuelvo a casa tras un día de mierda en el trabajo, cuando estoy triste, cuando estoy contenta o simplemente porque echo de menos a Rachel, Ross y compañía.

Recuerdo haber seguido la serie a diario en en la época en la que las series se veían en la tele, he visto episodios aleatorios en la televisión francesa, visto todas las temporadas enteras dos veces y, ahora que Netflix la ha incluido en su catálogo, no descarto darle un repaso. Y sí, he vuelto a ver los cinco episodios para escribir este post. Pocas series pueden presumir de estar entre las favoritas de tres generaciones distintas, que veinte años después de su estreno sigan atrayendo nuevos fans y que el paso del tiempo no haya hecho mella en ellas, más allá de los peinados o las camisas de las primeras temporadas. Sin más dilación, aquí van mis cinco episodios favoritos de Friends.


1. El del armadillo navideño (7x10) 


Qué complejo puede ser educar a un hijo cuando los padres son de confesiones diferentes y encima están separados. Si no que se lo digan a Ross, que ve descorazonado como su hijo, obnubilado por Papá Noel, no muestra ningún tipo de interés por las costumbres judías. Qué mejor que un disfraz de armadillo, uno de Superman y otro de Papa Noel para que el niño no se haga líos y explicarle bien en qué consiste Hannukah, ¿no? 




2. El de los Kips (5x05)


Personalmente, los episodios en los que Chandler y Monica empiezan a salir juntos y tienen que hacerlo a escondidas porque nadie lo sabe son los más graciosos. Podría ponerlos todos, desde la boda de Ross en Londres (por la boda en sí y el mítico momento de equivocarse de nombre) a los besos en la boca a todo el mundo de Chandler para que a nadie le parezca raro que haya besado a Monica. He elegido el del viaje por la locura de la Geller, por la primera discusión y, sobre todo, por la cara de Joey al atar cabos y descubrir que sus amigos salen juntos.




3. El de cuando Chandler no recuerda qué hermana era (3x11)


Si algo puede poner en peligro la amistad entre dos hombres es una mujer, más aún si esa mujer es la hermana de uno de ellos. Joey invita al cumpleaños de Chandler a sus siete hermanas (sí, siete). Para el "pobre" Chandler todas son iguales y es incapaz de recordar con cuál se ha acostado. Aconsejado por Ross, decide ir a la casa familiar para cortar con ella, pero las cosas nunca salen como uno quiere y se ve envuelto en una cena con las siete mujeres, Joey y su abuela. La confusión de Chandler unida a las ganas de ligar de todas las Tribbiani hacen que la cena se convierta en una genial comedia de enredo.

friends_season2_chandler_joey


4. El de todas las promesas (5x11)


Qué capacidad tiene Ross para meterse en situaciones improbables. Siempre. Si algo hemos aprendido de este episodio es que es mejor no llevar un pantalón de cuero a una cita, no sea que haga calor, necesites ir al baño y luego no puedas volver a ponértelo. La angustia de Ross en el cuarto de baño es, sin duda alguna, de los mejores momentos que nos ha dejado esta serie. Otra cosa que aprendió Ross de las citas es que hay que tener cuidado con el blanqueamiento dental, pero eso vendría unos cuantos episodios después.




5. El del detergente de lavandería germano-oriental (1x05)


Ross y Rachel, Rachel y Ross. Su relación, sus rupturas y sus pausas han sido uno de los hilos conductores a lo largo de las diez temporadas. Y en la lavandería empezó todo. Con la discusión por el carro, Rachel montada en él y el beso que ahora todas esperamos cuando ponemos una lavadora. Ah, y el golpe de Ross, que él no necesita una cita para ponerse nervioso y liarla parda.

Leer más >>

Todo lo que sabemos sobre 'Dimension 404'

Dimension 404

La antología Dimension 404 llegará a Hulu para hacernos la vida más completa. Al estilo Black Mirror o Twilight Zone, cada episodio autoconclusivo nos acercará al mundo de Internet -el nombre de la serie está inspirado en el mensaje de error 404 Not Found- pero con un tema fuera de lo normal y unos cuantos giros finales. Ha sido creada por Dez Dolly (Video Game High SchoolChampion of Glory) y Will Campos (Video Game High School) y escrita por ellos mismos junto a Dan Johnson y David Welch. Dolly es además el showrunner. Anunciada el pasado febrero, Dimension 404 tendrá seis episodios en su primera temporada, que empezó a grabarse a primeros de junio y todavía no tiene fecha de estreno. El argumento de los mismos y gran parte del reparto han sido revelados ya. Esto es lo que sabemos hasta ahora:


Matchmaker


Lea Michele y Robert Buckley

Amanda (Lea Michele; Glee, Scream Queens) es una chica atractiva, ambiciosa, amable, ingeniosa e impaciente que, tras una mala ruptura, se apunta a un servicio online de búsqueda de pareja creado por el excéntrico Mr. Maker (Joel McHale; Community). Adam (Robert Buckley; iZombie, One Tree Hill), la cita de Amanda, es emocionalmente vulnerable y un poco ingenuo y le dice que le quiere demasiado pronto.


Polybius


Sterling Beaumon y Ryan Lee

En 1982, Andrew (Ryan Lee; Trophy Wife, Goosebumps) es un adolescente introvertido y adicto a los videojuegos. Es gay, pero lo mantiene en secreto. Sus compañeros de clase le acosan y solo se encuentra a salvo en la sala de recreativos donde trabaja Jess (Sterling Beaumon; The Killing, Lost). Cuando encuentra un nuevo y misterioso videojuego llamado Polybius, comienza a investigar su oscuro y sangriento origen.


Bob


Megan Mullally y Constance Wu

Jane (Constance Wu, Fresh Off the Boat) es una psicóloga militar en activo que solo quiere pasar las Navidades con su mujer y su hija. Sin embargo, la Directora Stevens (Megan Mullally; Will & Grace; You, Me & The Apocalypse) le asigna una tarea mucho más importante, ayudar a un agente de la NSA (Tom Noonan; 12 Monkeys, Damages) a superar sus problemas para que pueda desempeñar su cometido en un proyecto secreto: impedir un ataque terrorista. Malcolm Barrett (Dear White People, Timeless) también participa en este episodio.


Chronos


Ashley Rickards y Utkarsh Ambudkar

Sue (Ashley Rickards, Awkward, One Tree Hill) es una estudiante universitaria brillante pero dispersa que, de tanto procrastinar, se encuentra de pronto inmersa en una aventura intertemporal con el Capitán Chronos, el héroe de los dibujos animados de los noventa, y arrastra con ella a Evan (Utkarsh Ambudkar; Pitch Perfect, The Mindy Project), su compañero de clase. Juntos deberán salvar el pasado, el presente y el futuro antes de que Lord Entropy les detenga. Matthew Del Negro (Scandal, Mistresses) también participa.


Cinethrax


Sarah Hyland y Patton Oswalt

Chloe (Sarah Hyland, Modern Family) es una estudiante de instituto adorable e independiente que empieza a descubrir que gusta a los chicos. La opinión de sus compañeros mayores está tomando cada vez más importancia para ella, sobre todo la de Zach (Daniel Zovatto; Revenge, Fear The Walking Dead), que habla maravillas de Cinethrax, un nuevo formato de cine. Por eso, presiona a su tío y amigo Dusty (Patton Oswalt; Veep, United States of Tara) para ir a ver una película en este formato nunca visto que provee una experiencia extraña y peligrosa a sus espectadores.


Impulse


Lorenza Izzo y Matt Lauria

Val (Lorenza Izzo, Feed the Beast) es una insolente jugadora de videojuegos que ignora sus responsabilidades como adulta. Un día, descubre una bebida energética que ralentiza el tiempo y le ayuda a aumentar su competitividad. Sus actos desembocan en un mundo apocalíptico al que habrá que adaptarse. Evan (Matt Lauria; Kingdom, Friday Night Lights) es un buen marido que ayudará a su familia a normalizar la nueva situación.


Información vía Deadline
Leer más >>

viernes, 22 de julio de 2016

¿Cómo nos afectará a los espectadores la llegada de HBO Go y Amazon Prime Video a España?

The Man In the High Castle (Amazon) y Westworld (HBO).
A principios de esta semana nos enterábamos de que Amazon Prime Video, el servicio de video on demand de Amazon, planea desembarcar en España (y varios países de Europa más) antes de que acabe el año. Si a este anuncio le sumamos la inminente llegada de HBO Go, que ya sabemos que compartirá los derechos de sus series más importantes con Movistar y tendrá en exclusiva las que vaya estrenando a partir de ahora, parece que el panorama audiovisual de nuestro país está a punto de cambiar bastante. Antes de 2017, serán seis (Netflix, Yomvi, Filmin, Wuaki, HBO y Amazon) las plataformas de streaming operando en España. ¿Cómo afectará esto a los consumidores?

En lo que a series se refiere, Filmin juega en otra liga (la de las producciones europeas casi desconocidas) y Wuaki está dormida en los laureles (sus únicas bazas ahora mismo son Peaky Blinders y el acuerdo con Disney que hace que tenga series de ABC como Scandal, Grey's Anatomy y Agents of S.H.I.E.L.D.), por lo que Movistar ha disfrutado de un cómodo monopolio desde la absorción de Canal+: cuenta con los derechos de prácticamente todas las series interesantes del momento y está acostumbrada a cerrar tratos con las grandes cadenas de cable norteamericanas. 

Desde su llegada, Netflix ha intentado hacerle frente a golpe de producciones originales, dramas británicos (Marcella, River, Doctor Foster), algún estreno puntual emitido a ritmo USA (Scream, Shadowhunters, Black Sails) y un fondo de armario cada vez más interesante (han añadido Firefly, Friends, Gilmore Girls y Freaks & Geeks, a las que pronto se sumarán todas las series clásicas y modernas de Star Trek). Pero ha visto cómo series de prestigio como Better Call Saul, Penny Dreadful y Fargo, que Netflix emite en otros países de Europa y Latinoamérica, se le escapaban por haber llegado más tarde que Movistar.



El doble de plataformas, las mismas series


Sarah Jessica Parker en Divorce
La comedia Divorce es una de las grandes apuestas de HBO para este otoño.
Pero con HBO en el tablero, las reglas del juego cambian: Movistar no sólo pierde la exclusividad de Game of Thrones, Veep y Sillicon Valley, entre otras, sino también la oportunidad de comprar futuros estrenos. Le pasó algo parecido con Netflix, aunque de momento retienen House of Cards y Orange Is the New Black, y le pasará lo mismo con Amazon: probablemente se hayan asegurado los derechos de Transparent y Mozart in the Jungle hasta que éstas acaben, pero este grifo también se ha cerrado. Tendrán que pelear por las series de FX, Showtime, AMC, Starz y las networks si quieren mantener un catálogo de peso.

Y no es la propia empresa la única que sale perdiendo: los clientes de Movistar pasarán en un par de años de tenerlo (casi) todo en un único servicio a tener que contratar varios si quieren tener una oferta tan amplia. Recordemos que HBO Nordic cuenta en Dinamarca, Suecia, Noruega y Finlandia con las producciones propias de HBO, pero también con series de Showtime o Starz como Masters of Sex y Black Sails. Es de esperar que intenten hacer lo mismo aquí, por lo que Movistar no sólo pierde la oportunidad de comprar series de HBO, sino que también gana un competidor a la hora de pujar por los derechos de nuevas ficciones.

La llegada de Amazon trae, indudablemente, cosas buenas: series como The Man in the High Castle, Bosch o Hand of God, que todavía no tenían distribución en España, se podrán ver legalmente por fin en nuestro país. Pero llegar sólo con sus originales (y quizá sin Transparent y Mozart, sus buques insignia) sería prácticamente un suicidio comercial, por lo que Amazon debe estar moviéndose ya para adquirir más series que engorden su catálogo, como hizo Netflix. ¿El resultado? Otro competidor para Movistar, Netflix y HBO, y la oferta de series cada vez más fragmentada.

Está por ver si hay hueco en el panorama para tanto servicio VOD. Según Variety, el número de suscriptores de Netflix en estos 9 meses de vida está bastante por debajo del millón, pero HBO no habría optado por traer hasta aquí HBO Go sin hacer un estudio previo que asegure que hay mercado. Sea como sea, la realidad inmediata es que contratar uno o dos servicios y poder verlo prácticamente todo legalmente va a ser imposible.


¿Y ahora qué?


Titus Welliver en Bosch
Bosch, de Amazon, no tenía hasta ahora distribución en España.
Que Yomvi monopolice los contenidos es negativo para todos aquellos consumidores que no sean clientes de Movistar, principalmente porque para contratarlo es necesario adquirir ciertos paquetes que disparan su precio. Sin embargo, si esto ocurriese con Netflix, cuyas tarifas son bastante más asequibles, o con Amazon, que en Estados Unidos tiene un precio similar al del servicio de Reed Hastings (aunque una interfaz mucho más mediocre), habría pocas quejas al respecto.

Pero, desde ya, será muy difícil que ninguna otra plataforma logre aglutinar un repertorio de series tan variado como el de Yomvi: el catálogo de Movistar perderá parte de su atractivo actual, Netflix no podrá adquirir series con la misma libertad con la que lo hace en otras zonas del mundo (donde no tiene tanta competencia), las series de HBO sólo se podrán ver contratando HBO Go, pero la cadena lleva un par de años de capa caída y no sabemos si su servicio nos ofrece mucho contenido de terceros; y Amazon hará lo posible por plantar cara a los tres anteriores aunque a priori parezca que tiene poco margen de maniobra.

¿Cuál será la solución para los clientes, entonces? ¿Contratarlo todo, si es que nos lo podemos permitir? ¿Suscribirnos a un servicio u otro según los estrenos que lleguen ese mes? En cosa de sólo un año, España va a pasar de ser un país en pañales en lo que a VOD se refiere a tener a tres gigantes estadounidenses compitiendo con las empresas nacionales, y los espectadores experimentaremos la misma sensación que los norteamericanos: en el marco del Peak TV, donde las series que “hay que ver” surgen en cada rincón, habrá que decidirse por unas y renunciar otras. Y la decisión será complicada.
Leer más >>

jueves, 21 de julio de 2016

5 razones para ver 'Stranger Things', la serie del verano

Stranger Things

A lo largo del pasado fin de semana habrás oído hablar mucho sobre Stranger Things, la serie con la que Netflix ha vuelto a dar un sonoro puñetazo sobre el tablero (de rol) televisivo. Si eres de los que aún no saben de qué va este nuevo acercamiento a la ficción ochentera, a la nostalgia, al terror adolescente, te damos varias razones para ver el gran estreno del verano 2016. Déjate de cazar Pokemon y anota.

Opening
Hasta la tipografía de los títulos rinde tributo a Stephen King

Los Goonies conocen a Stephen King

Goonies meet Stephen
Los Goonies 2.0

Los hermanos Duffer, creadores de la serie, crecieron como toda la generación de los ochenta con las aventuras juveniles de amistad, con las historias de terror y las comedias que venían filmadas por Steven Spielberg, Joe Dante y John Carpenter, entre otros, y escritas por Stephen King. Estos hermanos, como nosotros mismos, han sido Elliot en E.T., han buscado el tesoro de Willy el Tuerto como un Goonie más, han paseado por la vía del tren tarareando Stand by me, han huido de las pesadillas de Freddy Krueger, evitado mordiscos de Tiburón o de ser tragados por la televisión como Caroline. 

Los Duffer beben de todos sus/nuestros recuerdos de juventud, de las partidas de rol a Dungeon & Dragons, de los VHS y las casettes, los posters en la pared, del cine granulado y el tracking, incluso de clásicos actuales como Slenderman o Silent Hill (el videojuego), para brindarnos una miniserie plagada de referencias, guiños y homenajes a una época en la que fuimos niños que soñaron despiertos.


La importancia de un buen casting

Winona
Winona. la madre coraje

Allí donde fallaba Super 8 es donde se produce el mayor éxito de Stranger Things, en el reparto. Más allá de la interpretación histérica y sobre actuada de una recuperada para la causa Winona Ryder, el casting de niños para la ficción de Netflix es apabullante. Interpretaciones de diez de todos y cada uno de los chavales que aparecen, desde Finn Wolfhard líder del grupo de freaks, y futuro protagonista del remake de It, pasando por la confusa y fiera Natalia Dyer, hasta el encantador Gaten Matarazzo. Su 'Dufftin' es la actualización del Gordi de los Goonies.


De Walkman y casettes

Walkman y casettes
Should I stay or Should I go

Al César lo que es del César, y a los 80' lo que es de los 80'. No se puede entender una historia de este calibre sin esos sintetizadores tan típicos ni los temas musicales tan Kiss FM

Alejada del buenrrollismo y pastiche de la música de Cindy Lauper, la BSO de Stranger Things es algo más oscura y hace del Should I stay should I go su leitmotiv. Acompañan a The Clash otras canciones de grupos como New Order, Joy Division, Dolly Parton, The Bangles, Jefferson Airplane, Toto, Foreigner o Corey Hart, en una banda sonora que se puede oír aquí.


Estética 80' sin forzar

Estética ochentera
Este frame podría pertenecer a cualquier película de los 80.

Nada sobra en Stranger Things, ni nada está puesto sin sentido en todos y cada uno de los planos. Te puedes hinchar a encontrar referencias de otras películas. La última que he sacado es la del vestuario de Will Byers y Marty McFly. La esencia de los 80' está estudiada al milímetro en los peinados de los personajes, el vestuario, la decoración de las casas, las situaciones de los anodinos pueblos americanos... Un auténtico ejercicio de estilo que estoy seguro que ha hecho que J.J. Abrams haya metido la cabeza bajo tierra.


La necesidad de descubrir el misterio

David Harbour
David Harbour se preparó para su papel viendo Tiburón
Stranger Things te atrapa desde que comienza hasta que acabas con ella. Desde sus primeros 8 minutos, tiempo que transcurre hasta que aparecen los títulos, vas a desear saber qué sucede en el pueblo y qué ha pasado con el pequeño paladín Will Byers. Una historia apta para el binge-watch  o el atracón en un par de tandas.



Leer más >>

miércoles, 20 de julio de 2016

'Stranger Things': niños, nostalgia y Netflix

Stranger Things

Una de las estrategias de Netflix en los últimos tiempos consiste en atacar directamente a la nostalgia del suscriptor. Han sido muchos los títulos que han llegado en forma de remakes o continuaciones como Fuller House o Wet Hot American Summer, ambas series bastante deficientes aunque fueran rentables, que al final es lo que importa. Con Stranger Things, sin embargo, la plataforma sí parece haber dado con la tecla, pues su historia, sus personajes y su estética nos teletransportan a las películas de nuestra infancia de una forma muy parecida a como hace unos años ya consiguiera Super 8.

La película de J. J. Abrams sirve claramente como inspiración conceptual aunque la historia y el género no sean el mismo. No obstante tienen demasiados puntos en común como para que no la citemos a la hora de buscar referencias. Sin embargo, donde quiere bucear Stranger Things es en el cine del Spielberg más comercial y ochentero de E.T o Encuentros en la tercera fase y otros títulos vinculados con el director y productor. Tampoco podemos obviar la influencia de Stephen King a la hora de plantear la historia de terror. El manejo de los tiempos del suspense recuerdan a las obras de la época del prolífico escritor. 

Stranger Things
Sin embargo, más allá del factor nostálgico, del juego de las referencias y del suspense, Stranger Things no aporta nada nuevo al género, entre otras cosas porque no es su objetivo. Éste es conseguir un alto grado de mimetismo de la estética del cine de la época. El esfuerzo de los hermanos Duffer obtiene recompensa, pero no consigue conectar con el nuevo tipo de público exigente que demanda una vuelta de tuerca en cada nuevo producto. Aun así, podemos hallar puntos comunes para que diferentes tipos de espectador disfruten con la serie. 

Para conseguir parecer una película de los ochenta el casting resulta vital, y roza el sobresaliente, sobre todo con el reparto infantil y juvenil. Los niños, que están bien peinados y vestidos, tienen unos rasgos físicos muy característicos de aquellas películas, como los que interpretan a Dustin o Mike Wheeler. Además, su papel es bastante correcto a pesar del riesgo que suponen los niños en un rodaje. Con respecto a los adultos, los productores han apostado por dos actores muy populares de aquella década pero que hoy siguen de capa caída, como Winona Ryder y Matthew Modine que, dentro de sus limitaciones, aportan el mínimo exigible de caras conocidas.

Stranger Things
La estética es el factor más sobresaliente de Stranger Things. Se nota que detrás ha habido mucho trabajo, no sólo en el apartado de vestuario, atrezzo, etcétera, sino también en el apartado técnico. La fotografía, muy oscura en el piloto, nos retrotrae a cuando veíamos las películas en la televisión de casa y apenas se veía nada en penumbra. Las bicicletas, las linternas, los walkie-talkies o las cenas familiares siguen alimentando en nuestro cerebro la nostalgia y nos impide despegarnos de la pantalla. Ésta es la clave de su éxito, pues la historia no es especial aunque tenga una buena estructura y siempre consiga dejarnos con ganas de más. 

Stranger Things es una de las series más importantes que nos va a dejar este verano. Netflix ha conseguido despertar la añoranza —esta vez sí— con un producto original, volviendo a demostrar que sabe lo que tiene que hacer, que saben cuáles son los gustos de sus espectadores y también de potenciales suscriptores. Aunque el público de perfil alto siga sacando defectos a la serie, que los tiene y muy evidentes, parece de consenso que estamos ante material de primera.

Leer más >>

martes, 19 de julio de 2016

‘Difficult People’: bilis contemporánea y comedia tradicional

Difficult People Season 2
De todo menos difíciles. La segunda temporada de Difficult People se estrenó la semana pasada en Hulu con ración doble y con aún menos tapujos que cuando conocimos a Billy y Julie. Para el que no les tenga localizados: críticos de programas de televisión que malviven con cuatro perras y eso les genera mucha amargura que pagan con el resto del universo.

Sin spoilers por los que temer, estos dos episodios de regreso nos han planteado una fórmula muy sencilla y muy básica, y no por ello mala. Billy y Julie parecen encontrar una forma de ganar notoriedad y encontrar un trabajo de escritores/cómicos a la altura de sus expectativas y sus viperinas lenguas, todo descarrila rápido y acaban haciendo el ridículo y maldiciendo lo más sagrado en lo que vuelven al punto de partida.

Difficult People 2x01
Esta estructura casi de sitcom noventera es sólo el esqueleto. Las situaciones y la causalidad no serán las más brillantes ni las más originales, pero ellos dos y su mezquindad es todo lo que la serie necesita para producir 23 minutos funcionales y con auténtica gracia. Siempre y cuando no busques humor blanco, familiar, 90% referencial y 200% ofensivo para algún tercero.

La desdicha laboral se mezcla con la incapacidad de Billy para no intoxicar a cualquier hombre que parece interesarse por él y con la deficiencia familiar de Julie, su muy sumisa pareja y una madre que explica todo origen del mal. Y lo más bonito de todo: ambos componen un dúo tan destructivo como entrañable. Nadie les soporta, sólo ellos mismos y entre toda la ponzoña que desprenden se deja entrever un vínculo tridimensional que complementa el desbarre por el desbarre de sus diálogos.

Difficult People 2x01
Desde el nazismo a Tina Fey —allí presente cual cameo estelar, dicho sea de paso—, cualquier tema les vale para hacer mofa y escarnio. No hay un particular objetivo con los cuchillazos envenenados que lanzan a discreción, pero siguen consiguiendo que no suenen fuera de lugar. Hemos llegado al punto de aceptar y adorar que estos dos están en nuestras televisiones para vomitar matarratas y hacer que suba el pan.

Si te ves capacitado para disfrutar de la irreverencia en todo su esplendor, aquí tenemos una de las mejores comedias que se nos presenta para las temporadas estivales. Y encima patrocinada por la tita Amy Poehler, quien también mete mano en Broad City y eso en sí mismo debería ser ya toda la garantía que necesitas para lanzarte a esta soberbia piscina de chapapote.



Leer más >>

lunes, 18 de julio de 2016

5 series para ‘maratonear’ este verano

Catastrophe

El tan ansiado verano, época de vacaciones, sol y helados, es también ese periodo del año en el que los amantes de las series nos quedamos un poco huérfanos. Nuestros personajes favoritos necesitan un descanso y nosotros vagamos sin rumbo entre los escasos, y a menudo decepcionantes, estrenos veraniegos.

Personalmente, yo aprovecho los meses estivales para ponerme al día con las series que he dejado a medias, para revisar mis series favoritas o para comenzar esas series que llevan en la lista de pendientes demasiado tiempo. Si tú también eres amante de los atracones veraniegos, y no hablo sólo de paellas y cervezas, aquí tienes cinco series perfectas para ser devoradas durante las vacaciones.


1. Line of Duty


Empezamos fuerte. Serie policial británica que cuenta a día de hoy con tres temporadas autoconclusivas de seis episodios cada una. Aviso a navegantes: cuando empecéis esta serie ya no podréis dejarla, engancha rozando la obsesión.

Oscura, turbadora e inquietante son algunos de los adjetivos que pueden atribuirse a esta producción que cuenta con unos guiones magistrales perfectamente ejecutados por un elenco de lujo en el que encontramos, además, cameos excepcionales como los de Gina McKee (Los Borgia) o Jessica Raine (Call the Midwife!).



2. Casual


Quizás prefieras algo más ligero, episodios cortos que ver entre las siestas con tramas entretenidas con las que no romperse la cabeza. En ese caso, Casual es tu serie. Protagonizada por Michaela Watkins (Saturday Night Live), Tommy Dewey (The Mindy Project), Tara Lynne Barr (Aquarius) y Frances Conroy (Six Feet Under) habla de las relaciones en los tiempos del Tinder, de los puntos de inflexión que nos marca la vida, de descubrir el amor, redescubrir la soltería y lidiar con la familia. Una de esas series en las que pasa de todo sin pasar realmente nada, y que te hacen pasar un momento agradable delante de la televisión, y además la banda sonora es maravillosa. Su segunda temporada está ahora mismo en emisión. No la dejéis escapar.



3. Wayward Pines


Otra serie para devorar sin moderación. El suspense te atrapa desde el primer momento y hace que te muerdas hasta las uñas de los pies mientras intentas descifrar los misterios que se acumulan episodio tras episodio. Uno de sus productores es M. Night Shyamalan (El sexto sentido), que dirige además el piloto.

Basada en la trilogía literaria del mismo nombre, la serie nos cuenta la historia del detective Ethan Burke (Matt Dillon) que llega a Wayward Pines para investigar la desaparición de dos policías. Una vez allí, no puede abandonar el pueblo ni comunicarse con el exterior. ¿Qué secretos esconde esta misteriosa ciudad? Os dejo descubrirlos.



4. Catastrophe


La renovación por dos temporadas más de esta comedia británica es una de las buenas noticias que nos ha dejado el mes de julio. La premisa es sencilla: chico americano conoce a chica irlandesa en un bar londinense y saltan las chispas. Las copas de más hacen que se desate la pasión, una cosa lleva a la otra, esa otra se hace sin las debidas precauciones y ya tenemos el lío armado.

A Rob y a Sharon, así se llaman nuestros protagonistas, no les queda más remedio que hacer frente a la situación y encarar el problema lo mejor que saben. Por si esto fuera poco, Sharon tiene de suegra a nada más y nada menos que Carrie Fisher (Star Wars) que, como os podéis imaginar, es de todo menos entrañable. Una sitcom sin grandes pretensiones que te toca la patata desde el primer fotograma.



5. Master of None


Las series de Netflix están concebidas para ser vistas del tirón, permitiéndose sólo las pausas imprescindibles para ir al baño, echarse colirio o rellenar el bol de palomitas. Aziz Ansari (Parks and Recreation) interpreta a Dev, un actor treintañero que busca su lugar en la jungla neoyorkina.

Las comparaciones con Louis C.K. son inevitables, aunque ambas series sean distintas partiendo de una misma premisa. Dev se replantea su vida y comparte con el espectador sus reflexiones sobre todo lo que ella engloba: la amistad, la familia, la inmigración… Una serie entrañable que te hará querer abrazarle al final de cada episodio.


Leer más >>

miércoles, 13 de julio de 2016

'The Night Of': suspense y noir en formato miniserie

the night of hbo miniserie serie riz ahmed critica

"HBO lo ha vuelto a hacer". No sé cuántas veces habré leído esa afirmación, pero no es por ello menos cierta. El pasado domingo se estrenó el primer episodio de The Night Of, la nueva propuesta del canal de cable americano que nos trae la historia de Nasir Khan, Naz para los amigos, y la crítica no ha tardado en encumbrarla como la posible nueva mejor serie del verano, e incluso del año

Naz (interpretado con magistral elegancia por Riz Ahmed, Nightcrawler) es un estudiante ejemplar de raíces pakistaníes que una noche decide coger sin permiso el taxi de su padre y salir en busca de su "gran quizás", lo que termina traduciéndose en una noche de drogas y aventuras con una desconocida (Sofia Black-D'Elia, Gossip Girl, Skins US). La ironía del destino querrá que no conozca el nombre de su aventura hasta oírlo en los labios del inspector Box (Bill Camp, 12 años de esclavitud, Daños y perjuicios), mientras éste le interroga y apunta como principal sospechoso del asesinato de la joven

the night of hbo miniserie serie riz ahmed critica

Las cosas no pintan bien para Naz, quien es pillado, literalmente, con la sangre de Andrea en sus manos y la presunta arma homicida en su posesión. El problema es que el propio Naz no recuerda bien los acontecimientos de la noche anterior, nublando también la perspectiva de los espectadores, que lo seguimos de cerca en un relato que, aunque predecible, se construye como un ejercicio brillante de suspense, pues nos mantiene al borde de un ataque de nervios constante. 

Steven Zaillian (guionista de la oscarizada La lista de Schindler, y de otras nominadas como Moneyball o American Gangster) y Richard Price (director habitual de The Wire) adaptan este drama basado en la británica Criminal Justice que, repartido en ocho episodios, pretende ofrecer una aproximación realista y certera al sistema de procesamiento criminal americano, con la inevitable consecuencia de poner al descubierto sus fallos y el racismo inherente al mismo. Por ejemplo, en la calle, un muchacho negro pregunta a Naz dónde se ha dejado las bombas para más tarde ser acusado por el inspector Box de posesión de marihuana sin ser registrado siquiera.

No en vano se está comparando The Night Of con Ley y Orden o The Wire en cuanto al retrato del sistema judicial que ofrecen, o incluso con la primera temporada de True Detective; aunque tal vez la comparación más curiosa sea la que se ha establecido con el famoso podcast Serial que se hizo viral hace un par de años y cuyo argumento gira también en torno al procesamiento de un estudiante musulmán por el asesinato de su exnovia. ¿El problema? Al igual que Naz, tiene algunas lagunillas en cuanto a la noche en cuestión.

the night of hbo miniserie serie riz ahmed critica

En cualquier caso, un cóctel de racismo y burocracia se mezclan en la historia de Naz, cuya inocente mirada de ojillos de cordero degollado (los policías no tardan en apodarle Bambi) hacen que quieras protegerlo de todo lo malo de este mundo, mientras la ineludible sombra de la cárcel planea sobre sus acciones desde el momento en que se despierta en la cocina de Andrea y lo último que recuerda es haberse acostado con ella.

La dirección del piloto establece un pulso deliberadamente pausado y detallista que se regodea en el suspense de saber que todo va a torcerse pero desconocer cuándo, dando lugar a una suerte de noir moderno en el que no importa tanto lo que ocurra sino cómo avanzar desde las lagunas de Naz y sacudir los prejucios del estereotipado racial que afectan a la percepción de detectives y policías sobre el protagonista.

Pese a tener Naz un carácter que rezuma bondad hasta decir basta, ello no conlleva, por cierto, que sea un personaje maniqueo. La actuación de Ahmed perfila y nutre de matices el carácter de Khan conforme éste se adapta a los entresijos de su aventura con Andrea y a los reveses de su tiempo en comisaría. Su búsqueda del "gran quizás" se convierte en una abrupta entrada a la edad adulta en su versión más desagradable, pues todo parece apuntar a que la pérdida de su libertad irá acompañada a la de su inocencia.

the night of hbo miniserie serie riz ahmed critica

Para aflojar la dureza del purgatorio al que Naz va a entrar con su detención, entra en escena Jack Stone (John Turturro, El gran Lebowski, O Brother!), un abogado que no puede evitar reparar en él en comisaría. Stone aporta el contrapunto afable y cómico que un drama de este calibre necesita. Su carácter excéntrico y su capacidad de afrontar las vicisitudes con una pizca de humor hacen que aplaudas su presencia y sientas su ausencia en pantalla, aun con una intervención de apenas diez minutos.

Curiosamente, un primer piloto de la serie fue rodado en 2013 con James Gandolfini en la piel de Stone. Tras su fallecimiento, el papel fue a parar a manos de Robert De Niro durante algún tiempo, aunque finalmente terminaría en las de Turturro. Actualmente, James Gandolfini aparece acreditado como productor de la serie.

the night of hbo miniserie serie riz ahmed critica

En cualquier caso, parece seguro afirmar que Stone será una piedra angular en la narrativa de la serie, así como el paso de Naz por Rikers Island, donde permanecerá detenido hasta su juicio. Y si tal vez estos elementos os sean más que conocidos (un dudoso culpable, un abogado y un detective inquisitivo), lo cierto es que las actuaciones de The Night Of aportan la frescura necesaria para salir del estereotipo, mientras que la dirección y escritura la convierten en un thriller de ocho minipelículas con personalidad propia.



Leer más >>

martes, 12 de julio de 2016

'The Mindy Project': infinita Mindy Kaling

The Mindy Project 4x26
El regreso de Mindy Kaling y su The Mindy Project en octubre gracias a la mano divina que la salvó de la cancelación de FOX nos dejó recelosos. El expediente Community aún estaba muy presente en nuestras cabezas y el fracaso del rescate de Yahoo (y posterior quiebra de todo su proyecto televisivo) sentaba un precedente agorero para Mindy. Hoy, 26 episodios después y unos cuantos retoques al reparto más, podemos decir con absoluta tranquilidad que Mindy Kaling es eterna.

Más larga que una temporada habitual, la cuarta de Hulu se ha permitido explorar las caras más oscuras de la comedia romántica. El desengaño, la distancia y el reconocer al antagonista en tu mismo coprotagonista. El cuento de hadas de la más histriónica de las obstetras se volvió realista, agridulce en ocasiones y se garantizó una nueva fórmula que la hace aún más tridimensional y capaz de aguantar más años de los que en principio le vaticinamos.

The Mindy Project 4x13
Danny Castellano empezó a transformarse en un ogro retrógrado poco después de su visita a la India. A medida que la temporada ahondaba en sus paleozoicas concepciones del matrimonio y la maternidad, nuestra percepción del personaje giró hacia el más visceral de los rechazos. El desamor que compartimos y penamos junto a Mindy Lahiri. Danny, aquel príncipe azul de las primeras temporadas, convertido en un machista cincuentero al que temíamos tener que soportar durante innumerables episodios.

Ahora bien, el valor de cercenar su personaje, pegarle la patada y divorciarnos de él fue tanto un movimiento con precedentes shondianos como la solución a los problemas de la serie: esto no es una historia de chico conoce a chica, The Mindy Project es una historia de chica domina su mundo, su vida y su drama. Danny Castellano se une al club de hombres que no necesita la televisión. Por muy reacio que sea a terminar de irse de la serie.

Al igual que la muy sonada viudedad de la Dra. Grey, la Dra. Lahiri anulando su matrimonio con Danny la catapulta a la palestra de la serie. En el más absoluto de los liderazgos, se acabó eso de que una trama romántica la lo vertebre todo. Mindy es madre soltera, mujer trabajadora, amiga, hermana y caos en sí misma. El resto de pretendientes e intereses sentimentales quedan claramente supeditados a un segundo plano y siempre con un pie en la puerta. El único asiento blindado es el suyo.

The Mindy Project 4x26
La incorporación de Garrett Dillahunt en el papel de Jody Kimball-Kinney nos devolvía al punto de partida de la tensión sexual no resuelta. Apuesto madurito cae prendado de los encantos de la Lahiri en lo que ella navega las tempestuosas aguas del mercado de la soltería. ¿Fue un acierto o un error buscar tan rápido un reemplazo para Danny? Definitivamente, acierto. Con su correspondiente lista de fracasos antes que él, Jody se plantea para la quinta temporada como un personaje recurrente que pueda durar más o menos, pero sin posibilidad de equipararse a la reina.

La moraleja de toda de esta retahíla por la mujer independiente es que con o sin hombre, pero especialmente cuando ha estado por su cuenta, Mindy ha sido capaz de producir la carcajada como ninguna. Con sus one-liners, su patetismo sin complejos y su ausencia del sentido del ridículo. Tras cuatro años, sigue siendo uno de los mejores personajes de comedia que tenemos y todavía queda otro mínimo de 16 episodios para disfrutarla.
Leer más >>
TV SPOILER ALERT+