martes, 24 de mayo de 2016

Fear The Walking Dead emite destellos de alta calidad


Aunque la primera temporada de Fear The Walking Dead me gustó en términos generales, me pareció (como a la mayoría) un poco sosa porque nos estaban contando lo mismo a grandes rasgos que la serie original con la única gracia de que veríamos cómo empezaba todo. Los personajes tenían bastante potencial pero se quedaban a medio camino de lo que el gran público esperaba, pero tras el trámite que fueron aquellos seis episodios, la serie postapocalíptica empieza a tomar forma. Y de qué manera. 

El final de la primera temporada nos dejaba la interesante premisa de la huida a bordo de un barco, algo inexplorado hasta ahora en la serie. Aunque a nosotros no se nos había ocurrido, parece que los habitantes de California no pensaban en otra cosa. Un mar atestado de barcos y también de zombies, que también habían conseguido conquistar el mar (¡saben nadar!) les esperaba a los protagonistas ajenos a los planes de Victor Strand, su anfitrión. Con el Apocalipsis dado por cierto y comenzado es cuando nuestros personajes han empezado a explotar sus particularidades y donde sus filias y fobias se han agudizado. La supervivencia les ha convertido en lo que queríamos.


Cuando parecía que no encontraríamos a ningún Rick, Fear The Walking Dead nos ha traído a otro personaje con fuertes determinaciones para proteger a su familia. En efecto, Madison ya apuntaba maneras desde el principio, era la fuerte del matrimonio, pero no sabíamos hasta qué punto. Ella fue la primera que asumió que lo de antes había acabado y ahora tocaba adaptarse al medio para cuidar de sus hijos, algo a lo que ya estaba acostumbrada, pero en este séptimo episodio nos ha dejado totalmente destrozados y helados ante su frialdad para encerrar a Celia con sus "familiares" y luego para dejar atrás a a Travis, Chris y, sobre todo a Nick atrás. Habemus personajazo chicos.

El otro gran personaje es Nick, el ex adicto había sido escogido por Strand por su capacidad para buscarse la vida en un entorno hostil. En el barco ya demostró que es capaz de ser muy útil en estos capítulos cuando bajaban a tierra a pesar de la desconfianza de Madison y su afán por sobreprotegerlo, Pero sobre todo en los dos últimos y su relación con Celia, quien supo aprovecharse de él rápidamente. Su elección de quedarse atrás ha sido uno de los momentos más impactantes de la midseason finale. No hemos visto gran cosa de Alicia todavía pero creo que lo mejor de ella viene a partir de ahora, cuando se ha dado cuenta de que su pellejo vale más que el de los demás.

Salvo ellos tres, el resto me parecen personajes susceptibles de morir en cualquier momento, incluidos Travis y su insufrible hijo Chris quien, sin embargo, sí ha tenido una evolución bastante interesante desde que acuchilló caminantes y, sobre todo, cuando disparó a Reed sin estar realmente infectado. Hasta el momento se ha convertido en un personaje muy peligroso que ha puesto a su padre en una situación muy delicada.


Si algo bueno tiene la franquicia The Walking Dead es que no suele autocensurarse, no tiene miedo a tocar temas adyacentes a su trama central. Lo hace en la serie original y también en Fear The Walking Dead, como es el caso de la homosexualidad, tan en entredicho últimamente en el cine y la televisión, aunque es verdad que también ha sido penalizada, quiero creer que tendríamos el mismo resultado si la pareja fuera heterosexual. Al menos en esta ocasión no ha muerto el negro. 

La llegada a la Hacienda de Thomas Abigail ha supuesto un punto de inflexión en Fear The Walking Dead, no sólo a nivel de personajes, sino también a nivel temático. Un fenómeno tan global como el Apocalipsis tiene infinitas maneras de ser interpretado y en ambas series ya hemos visto muchas, pero la relación que se establece entre la religión, la Santería y el concepto de la muerte tan especial que tienen en México me parece francamente original y muy bien contada. Esta apertura del universo de The Walking Dead demuestra que Kirkman tenía razón y éste es infinito, o al menos lo parece. Si quisieran podrían expandir la franquicia a todo el mundo y contar siempre la misma historia desde el punto de vista de diferentes culturas. Nunca sería igual y podríamos encontrar matices que nos hicieran disfrutar igualmente. El caso es que cuando la ilusión y las ganas de zombies se estaban yendo por el sumidero, ha llegado esta midseason finale para levantarme un poco el ánimo.
Leer más >>

Modern Family, ponte las pilas

modern family temporada 7

No le voy a quitar a Modern Family el reconocimiento que se merece: convertirse en la comedia de referente en lo que es el nuevo modelo de sitcom familiar, a pesar de que nunca fue ni la primera en lanzarse a la piscina ni la mejor en su género. Durante sus primeras temporadas —me atrevería a decir que las primeras cuatro— fue una de las imprescindibles, el ojito derecho de la crítica y una de las favoritas del público. 

Hoy, tras concluir su séptima temporada, es más que evidente que necesita ponerse las pilas para revalidar su posición: no solo porque su audiencia muestra inequívocos signos de desgaste —su rating medio ha caído casi un punto con respecto a la sexta temporada, y más de uno con respecto a la quinta— sino porque, seamos sinceros, ya no es tan moderna como nos gustaría pensar.

Pensándolo bien, la mayor parte de las tramas que recorre Modern Family se repiten una y otra vez sin apenas modificaciones. El patrón que define a los personajes de la serie, que fue en parte el responsable de su éxito, no ha cambiado apenas un ápice desde entonces. De hecho, podría decirse que lo único que ha cambiado realmente es que Luke y Manny llevan un año más salidos que el pico de una mesa; o que Claire está mucho más centrada en su trabajo y eso nos ha ofrecido alguna dinámica nueva en un ambiente diferente. Por otro lado, el apartado emocional ha cobrado una nueva dimensión con Haley y Andy, pero por alguna extraña razón tengo la sensación de que llevamos años persiguiendo esta historia.

white christmas modern family
7x09 White Christmas

Todas las series muestran un desgaste después de un determinado tiempo, debido principalmente a un motivo de selección natural: si tu premisa es, en realidad, mostrar y hacer comedia sobre un modelo de familia diferente y en tu mismo canal te boicotean con The Real O'Neals —que no es ni de lejos tan buena, pero es mucho más moderna e igualmente digna— tu batalla es bastante complicada.

El hecho es que Modern Family no es peor, sino que sigue siendo la misma, y necesita evolucionar como lo hacemos sus espectadores, cada vez más curiosos, exigentes y con un bagaje televisivo cada vez mayor. La serie de ABC todavía puede sorprender —como ha demostrado este año con el episodio 7x09 White Christmas, sin ir más lejos— así que esperamos que la próxima temporada regrese con el propósito de devolvernos la sonrisa.
Leer más >>

lunes, 23 de mayo de 2016

Crítica: Juego de Tronos 6x05 The Door

Crítica: Juego de Tronos 6x05 The Door

No sé vosotros, pero por mucho que HBO, Weiss y Benioff dejen caer que Juego de Tronos podría durar ocho temporadas y no siete, que serían las correspondientes a los siete libros de la saga —algo que tendría más que ver con la rentabilidad de la serie que con la necesidad real de emitir una temporada adicional, como ya nos han demostrado—, la realidad es que lo que estamos viendo en esta sexta entrega apunta a que la serie llegará a su final antes de lo sugerido. Esta rapidez para quemar tramas, para transportar personajes tanto física como emocionalmente a una velocidad de vértigo, sugiere que Juego de Tronos está cogiendo carrerilla, no sabemos si para llegar a un evento en concreto al final de esta temporada o para avanzar en general con esta historia. Lo que está claro es que nuestros corazones no podrán aguantar mucho más de seguir a este ritmo: Juego de Tronos lo está dando todo, sin importar a quién se lleve por el camino… tanto a nosotros como a ellos mismos.

Con ‘The Door’, Juego de Tronos confirma que ha alcanzado el súmmum del entretenimiento televisivo: 52 minutos de pura adrenalina, de revelaciones, acción, terror, e incluso gritos ahogados por nuestra parte. Me arriesgaría a decir que Juego de Tronos nunca ha sido tan disfrutable como ahora, cuando prácticamente todo —salvo, quizás, el propio desenlace de la historia— ha sido sacrificado en pos de nuestro placer. Todo, incluyendo la lógica, la necesaria evolución de los personajes y su trayectoria como serie de intervalos.

Y no pasa nada, en realidad. Aunque nuestra vis crítica se resienta en ciertos momentos —de la vis fanática mejor no hablemos—, de los que hablaremos ahora, 'The Door' ha demostrado ser un episodio estupendo, no solo por su agitado tempo sino también por los grandes avances que ha supuesto para la historia. Jack Bender, al que conocimos por su trabajo en Perdidos, mete el acelerador y nos deja boquiabiertos en todo momento. Esos defectos, casi licencias narrativas, se compensan en todo momento, y realmente no hay crítica acerca del ritmo o coherencia que realmente sea válida, aunque no por ello vamos a dejar de hacerla.

Con todo ello, vamos a dejar la puerta abierta un poco más (sigh) y a comentar algunas cosas que no podemos dejar pasar. 


Tenemos que hablar sobre Sansa


Crítica: Juego de Tronos 6x05 The Door

Me gusta la nueva Sansa. No es que me crea su evolución —ya hablé del tema en el episodio anterior—, pero sin duda esta faceta guerrera y vengativa le queda genial. Después de años de desolación, la Stark por fin se encuentra casi como en casa, con el apoyo de su hermanastro y un dedo terrible de cobrarse su venganza.

El reencuentro con Meñique demuestra que Sansa se ha convertido en todo un activo en la lucha por el control del Norte. Su conversación con su antiguo protector roza la manipulación, utilizando su dolor para controlar a un hombre que sabe que tiene sentimientos por ella. Meñique cede y le aconseja que acuda a los Tully para utilizar su ejército en su causa, pero por otro lado desconocemos si el consejero tiene alguna intención oculta. ¿Qué es lo que mueve sus decisiones, realmente?

Poco a poco se va perfilando la nueva batalla por Invernalia, en la que presumiblemente Jon y los suyos contarán con el apoyo del Pez Negro. Eso si Brienne cumple con su misión, que lamentablemente queda en segundo plano en comparación con la divertida pero innecesaria tensión sexual que comparte con Tormund.



Nuevos aliados


Crítica: Juego de Tronos 6x05 The Door

En Essos parece que las aguas se han calmado y nos han dado un episodio de transición más que necesaria. Un ejemplo perfecto es la edulcorada despedida de Jorah y Daenerys después de que este confiese su enfermedad y declare su amor a la khaleesi que, casi al borde del llanto, le pide que vaya a buscar una cura y regrese a su lado.

En Meereen, Tyrion sigue buscando refuerzos y hemos conocido, como quien no quiere la cosa, a otra sacerdotisa de R’hllor, Kinvara, quien no duda en enseñarle tanto a él como a Varys su poder —al menos, de adivinación— y asegurarse leal a la causa de la Targaryen. ¿Qué podrá hacer Kinvara por ella? Eso tendremos que verlo.

No obstante, y aunque no lo parezca todavía, creo que es más interesante lo que ha sucedido en Pyke y en cómo ello podría entremezclarse con la trama de Daenerys. En ‘The Door’ se ventila en cuestión de minutos toda la trama sucesoria de las Islas del Hierro —con otra licencia narrativa en lo referente a la recobrada valentía de Theon, quien de repente es capaz de dar un discurso a lo Braveheart sin inmutarse—, con una guerra civil en ciernes y una posibilidad de futuro más que interesante: ¿y si un Greyjoy, ya sera Yara o Euron —o Theon, al caso— une sus fuerzas con Daenerys y le cede su flota para que llegue con sus ejércitos a Poniente, asegurando así la venganza que le tienen guardada a Desembarco del Rey? De aquí a ese momento pueden suceder muchas cosas, pero como posible resolución es más que interesante.



Lady Stark para siempre


Crítica: Juego de Tronos 6x05 The Door

En Braavos, parece que Arya Stark avanza un poco. Nada, en comparación con el resto de tramas que sí lo hacen en este episodio, pero mucho con respecto a lo que ha avanzado en los cuatro episodios anteriores. Parece que su entrenamiento ha concluido Jaqen le da una nueva oportunidad: tiene que matar a una actriz de una compañía de teatro ambulante, y Arya acude a una de las funciones para conocerla mejor y conocer sus puntos débiles. No es que esta misión sea particularmente interesante, pero ha sido muy peculiar observar a la Stark como espectadora de la recreación de la ejecución de su padre, temporadas después.

¿Hacia dónde irá esta trama y por qué su ritmo es tan lento en comparación con las demás, hasta tal punto que resulta discordante?



Desenlaces a todo trapo


Crítica: Juego de Tronos 6x05 The Door

‘The Door’ ha sido un episodio Bran-céntrico, y es de agradecer porque la recuperación de este personaje nos está trayendo las mayores y más interesantes revelaciones de la temporada —¿recordamos cuando lo de Jon Nieve era algo?—. Por un lado, esta trama nos está mostrando sucesos del pasado gracias a los poderes de Bran—ojo, todavía queda saber más acerca de la Torre de la Alegría— y, por otro, por su situación se encuentra muy ligado a todo lo que se encuentra más allá del Muro, con todo lo que ello implica.

Así, ‘The Door’ se ha lanzado a la piscina y nos ha dejado con tantas respuestas como preguntas. A todo trapo y a modo de visiones, Bran entra en contacto con los caminantes blancos y con el Rey de la Noche —el cómo es un misterio, uno de tantos—, quien lo toca y localiza inmediatamente. Minutos después, Bran descubre que los caminantes blancos fueron creados por los Hijos del Bosque, supuestamente para protegerse de los humanos. Con todo ello en bandeja, y sin darnos un momento para reflexionar sobre cómo estas criaturas descubrieron ese poder de creación o por qué escaparon a su control, los propios caminantes se personan en la boca de su refugio, comenzando una batalla por localizar y acabar con Bran Stark que se salda con numerosas víctimas. 

La sensación de estar viendo algo a cámara rápida, reforzado por los misteriosos Hijos del Bosque y sus extraños y desconocidos poderes, colaboran para rebajar el valor de una escena espectacular, aunque sin conseguirlo —aunque la espinita se queda, eso por supuesto—. Los secundarios desaparecen tan rápido como llegaron: los Hijos del Bosque y el Cuervo de Tres Ojos fallecen ante nuestros ojos, muertes totalmente irrelevantes si las comparamos con las de los inocentes Verano y Hodor. Bran y Meera consiguen escapar por los pelos, sin aliados, y con el Rey de la Noche pisándole los talones. Entonces nos preguntamos: ¿cómo van a escapar de esta?



"Hodor", dijo Hodor 


Crítica: Juego de Tronos 6x05 The Door

Podíamos intuir, si atendíamos a esos particulares flashbacks de Bran, que íbamos a conocer más sobre el pasado de Hodor y cómo se convirtió en el personaje que era ahora. Al fin y al cabo, en esos flashbacks nuestro Hodor era plenamente funcional; tal vez no una lumbrera, pero un chico normal y corriente. El qué había sucedido con él no era precisamente la incógnita más relevante de la serie, pero el hecho de que se hayan tomado tanto tiempo en desarrollar este desenlace, que demuestra no solo talento sino mucho cariño por un personaje querido, ha sido un gran detalle.

La escena de la muerte de Hodor me dejó una sensación de tristeza, respeto y terror. La mano de Jack Bender, director de algunos de los mejores episodios de Perdidos, se nota a la legua. La narración de esa posesión a dos tiempos o épocas, que deja secuelas terribles en el Hodor del pasado, convirtiéndolo en el que conocemos ahora, es magistral. Sin duda, este será recordado como uno de los mejores finales de episodio de la serie. Y el “Hold the door!” no hay quien me lo quite de la cabeza. 



Promo: 6x06 Blood of My Blood


Leer más >>

The 100 y su temporada más polémica


El jueves terminó la temporada más discutida de The 100, la postapocalíptica serie de la CW, y el motivo de tal polémica puede parecer algo extraño, pues, ¿cómo es posible que, en una serie en la que tiende a morir hasta el apuntador, la muerte de dos personajes haya podido causar tanto revuelo? Y digo revuelo, por no decir auténtica movilización por parte de los fans, traducida en boicots a la audiencia de la serie (que se ha resentido y mucho) y a su creador, con trending topics como "CW STOP JASON ROTHENBERG", literalmente.

La razón, en realidad, es sencilla, y es que no todo vale. No sólo se trataba de dos personajes muy queridos por los fans (Lexa y Lincoln) sino que las circunstancias de sus muertes tuvieron cierto regusto a narrativa injustificada y barata, algo de lo que pecan bastantes series. Se me viene a la cabeza, ejem, sin ir más lejos, ejem, la muerte de Henry Allen en el último de The Flash.


Claro que la muerte de Lexa ha abierto la puerta a algo más grande que la serie misma, algo que probablemente los escritores no habrían podido prever: la puesta en evidencia de un recurso narrativo no menos barato, como es la muerte discriminada de personajes LGTB+ en televisión, con mayor frecuencia de mujeres, por cierto. La lista es demasiado larga, gente, podéis verlo aquí, donde se recogen unos 156 personajes. Esto dio lugar a otros no menos jugosos trending topics como "Lexa deserved better" (Lexa se merecía algo mejor) y "LGTB+ deserves better" (los colectivos LGTB+ se merecen algo mejor).

No puedo evitar entrever, bajo todo esto, un interesante fenómeno de movilización social, hijo (eso sí) de la pop culture. Que el fin perseguido sea más o menos noble, que lo discuta otro. Lo que está claro, por un lado, es que hace falta estar muy indignado y muy organizado, a nivel mundial, para twittear una queja durante horas; y, por otro, que la caja tonta levanta debate y crea conciencia en los espectadores. En el caso de The 100, más allá de quejarse de artimañas narrativas, y de lo que los fans ven ahora como un disfraz de serie feminista y progre, se ha despertado una preocupación por el trato que la tele da a los personajes que no son heterosexuales, y eso es, como poco, interesante. Otra cuestión a discutir sería la de hasta qué punto es válida la intromisión de los espectadores en el desarrollo de la narrativa de una serie.

En fin, era difícil hacer balance de temporada sin mencionar la gran convulsión social que ha despertado en los fans, ya que tal vez haya sido eso lo más interesante de estos episodios. Porque ahora sí, ¿qué ha pasado, esta temporada, en The 100?


El pelo de Clarke, por ejemplo. La muchacha hizo un Octavia con mucho menos acierto, y decidió convertirse en un raro cruce entre Skaikru y terrícola, lo cual conllevaba teñirse el pelo de rojo y dejar de lavárselo. Corramos un tupido velo, y ahora sin coñas. Clarke comienza la temporada siendo la temible y perseguida Wanheda o comandante de la muerte, pues la sangre en sus manos de las muertes del Mount Weahter la han convertido en portadora de un enorme poder, sobre todo a los ojos de la Nación del Hielo. Por suerte, Lexa, la verdadera Heda, la secuestra y pone a salvo (algo retorcido, pero funciona), y Clarke no tarda demasiado en perdonar su traición. Así, echas las paces, Lexa decide acoger al Skaikru y convertirlo en el decimotercer clan, lo cual no es bien recibido por los demás clanes.

Para mejorar las cosas, en Arkadia emplean su esfuerzo en rastrear otras partes del Arka en busca de supervivientes. Eso les lleva a reencontrarse con Pike, la madre de Monty y otros amigos. Y aquí comienza una de las líneas más aburridas y cansinas de la temporada. Pike, un xenófobo traumatizado por las bárbaras maneras de los terrícolas, convierte el exterminarlos en su cruzada y se lleva por delante a Lincoln, y lo peor es que se hace con el control de Arkadia con la ayuda de Bellamy.


Ay, Bellamy. Menuda involución la de este personaje. Herido por la traición de los Trikru y, sobre todo, por la decisión de Clarke de quedarse en Polis con Lexa (seamos claros), decide volverse un genocida, a lo Finn. Personalmente, ya estoy cansada de la trama de "los terrícolas son peligrosos, hay que matarlos a todos", y espero que muera junto con Pike; cuya muerte es, por cierto, uno de los pocos momentos catárticos de la temporada: muere ajusticiado por Octavia, en aras de vengar a su Lincoln.

Volvamos a Clarke, retozando felizmente en Polis con Lexa. La felicidad dura poco porque (atención) una bala que debería haber alcanzado a Clarke, acaba, por error, en Lexa. Una muerte poco digna y cutre para una comandante como Lexa, pero en fin. Lo "bueno", muy entrecomillado, es que por fin entendemos cómo funciona lo de los comandantes y por qué Lexa puede hablar con sus antepasados.



Hablemos de Becca Pamheda y A.L.I.E. Becca fue la primera comandante de los Trikru, y la responsable del bombardeo nuclear en la Tierra que motivó la huida al Arka, en primer lugar. Construyó una primera inteligencia artificial, A.L.I.E. cuyo fin era asegurar el bienestar de la humanidad, y ese bombardeo no era sino un mal menor para acabar con la sobrepoblación terrestre. Muy maja esta A.L.I.E. En un intento por enmendar sus errores, Becca construye una segunda inteligencia artificial y se la coloca a ella misma, una especie de pulpo-chip que requiere que su huésped tenga sangre nocturna (negra). Chippeada, baja a la Tierra y ayuda a reconstruir lo que ha quedado de ella, mientras A.L.I.E. queda aislada en una isla remota.

Aquí entra en juego el pelma de Jaha. Al final de la segunda temporada veíamos cómo, en su absurdo y arrogante empeño por encontrar la Ciudad de las Luces, perseguía un dron y acababa en una mansión. Pues no era otra que la residencia de A.L.I.E. ¿Por qué una inteligencia artificial se hace visible a Jaha antes de que éste tome siquiera el chip? ¿Estáis confundidos? No sois los únicos. Una vez chippeado, Jaha se convierte en la principal baza de A.L.I.E. para poblar la Ciudad de Las Luces, una fantasía digital en la que no existe el dolor ni la tristeza. Una especie de Mundo Feliz al que se accede tomado un chip alegórico de la hostia sagrada, dejándonos momentos que desearía poder borrar de mi retina en los que Jaha se pone en plan cura a depositar "el Cuerpo de A.L.I.E." en la lengua de la gente.


En fin, ni qué decir tiene que Bellamy entra en razón y vuelve al bando de los buenos, no sin preguntarse por qué siempre se va de rositas con todas las cagadas que hace (yo también me lo pregunto, Bellamy) y con su ayuda, Clarke salva el día y detiene a A.L.I.E., colocándose la segunda inteligencia artificial y viajando a la Ciudad de las Luces, donde se reencuentra con Lexa. De paso, nos cuenta de qué irá la próxima temporada: A.L.I.E. la advierte de que el fin del mundo se acerca. Otra vez.

Aunque la segunda mitad de la temporada se resiente y mucho, sobre todo con la muerte de Lincoln (un personaje cuyo conflicto por no ser ya ni un Skaikru ni un Trikru me hubiera gustado terminar de ver), la temporada se salva por seguir evolucionando ese gran personaje que es John Murphy. Parece que la frase de Groucho Marx "Estos son mis principios; si no te gustan, tengo otros" se hubiera escrito pensando en él. Me quedo, sobre todo, con esa secuencia de John encerrado en la torre por culpa de Jaha en el primer episodio, donde lo vemos rozando la locura y la desesperación, y también, por qué no, con sus verdades escupidas al "Guardián de la Llama" (protector de la segunda inteligencia artificial) diciéndole que toda la mitología y parafernalia de los Trikru se reduce a un puñetero chip.


Nada más que por Murphy, por los ovarios bien puestos de Raven y por lo muchísimo que ha dado que hablar, la temporada ha merecido la pena.


También puede interesarte:
Leer más >>

Primero de Quantico: bandazos con pelazo

Quantico
Empezó prometiendo unos giros vertiginosos, diálogos terribles y cuerpos desnudos para resucitar a un impedido genital. Quantico iba a ser nuestro guilty pleasure de la temporada, pero en cuanto dieron la orden para el back nine, empezó a dar signos de rellenitis severa y se perdió la chispa. Se nos rompió la tan básica fascinación de tanto usarla.

Seríamos exquisitos, estaríamos demasiado experimentados en el noble arte de alargar tramas hasta que el clímax se prestase. Sea de quien fuera la culpa, hoy hacemos balance de la primera temporada de El Show de Priyanka haciendo el Chorra.

Quantico

Lo malo


Siempre negativo, nunca positivo. ¿Qué es lo que más factura le ha pasado a Quantico? Por raro que suene, cumplir sus promesas. La primera mitad de la temporada persiguiendo el futuro y el interrogante de quién de todos ellos reventaría Grand Central era la clave. El problema reside en que condenando a Elias, saltaban el tiburón. Y de ahí en adelante siempre es cuesta abajo.

Una mente perversa que manejase al pobre rubio como una marioneta permitía alargar el misterio. Alex y compañía resuelven una incógnita sólo para darse de bruces con otra que les devolvía al punto de partida. Esta vuelta al cole venía aderezada por una nueva remesa de potenciales pseudoagentes muy pobremente introducidos que venían a cumplir una función: jugar a ver quién es el sospechoso de la semana.

Quantico

El punto de mira pasa de unos a otros, nadie se salva. Desde el recién llegado con el que Alex se saca el clavo de Ryan hasta Shelby mismamente —caracterizada de mapache para que la sombra de ojos funcionase como metáfora de la sombra de la duda—. Aquí es donde se agota la fórmula y la atención del espectador. ¿Para qué me voy a creer que el chico con Asperger es un terrorista si hasta eso sería una resolución de barateo?

El background familiar de Shelby, la nula necesidad de Caleb para meterse en camisas de once varas, la rebeldía del hijo de Miranda y toda la relación de Alex y Perales (#Peralex). Todo tenía un tufillo a “tenemos que hacer tiempo” que echaba para atrás más que la falta de combinatoria entre los personajes.

Quantico

Lo bueno


Si de la inconsistencia narrativa hay algo que podamos extraer, son las risas que nos echamos. Quantico se ha ido moviendo entre el folletín de instituto con pistolas y una pasarela de modelos de ropa interior. El hate watching como salvación de audiencias. La incompetencia de las fuerzas de seguridad estadounidenses, los postizos de todos los colores y longitudes… ha sido una serie completamente apta para amenizarte las lavadoras.

Rescatamos del descoñamiento formal uno de los más importantes aspectos por los que aplaudir a Quantico: no ha entendido de razas, ni de géneros ni de sexualidades. Eso es algo que no podemos negarle y que debemos alabar a los productores. No habrán construido el thriller del año, no, pero han sido capaces de aportar su granito de arena a que la televisión sea un lugar más justo. Que el varón blanco heterosexual sea lo más pánfilo del mundo y sea Ella quien salve el día y el culebrón.

Quantico

Por último, reconocer que tanto reservar los fuegos artificiales para el final de la temporada tiene sus beneficios. Un último episodio de altura, competente desde el minuto 1 al 42, capaz de mantenerte al filo del sofá y hacerte soltar la lágrima. ¿Salvan los muebles? Los salvan. Una guillotina vende que te mueres y Quantico no bebe del shondismo por nada. Y dos ya ni te cuento.

Tanto el dolor infinito del sacrificio de Simon como el desquiciamiento mental de Liam nos llegan justificados. Hay una solidez en las motivaciones suficiente para que compremos la tragedia y el impacto de cargarse a dos personajes principales. No hay gratuidad en el desenlace, y después de ocho episodios de bandazos sin sentido, no podemos evitar ver que todo luce más.

*

Ahora la pregunta es: ¿te quedas a ver por qué clase de equipo ficha la Parrish o te das por graduado del máster en pelucas?



Leer más >>

domingo, 22 de mayo de 2016

Crítica: Orphan Black 4x06 The Scandal of Altruism

Orphan Black 4x06 The Scandal of Altruism review

Capitulazo el de esta semana, puede que uno de los mejores. Pese a perder de vista a los Hendrix y a Helena y sus particulares tramas humorísticas en favor de la hermana científica, hemos comprobado que el poder de Tatiana Maslany es infinito y que los guionistas también son más que solventes con el drama. En el segundo episodio de esta temporada ya supimos que Beth se puso una peluca rubia y volvió a casa con las manos ensangrentadas. Ahora sabemos que no mató a nadie, no hizo falta. Esta sangre, la de Evie Cho, fue la gota que colmó el vaso, y Beth murió por salvar a sus hermanas. Ahora sí es probable que su historia esté completa. Han dejado caer que su padre no la trataba muy bien, pero es de suponer que no ahondarán en ello. Pobre chica, qué vida más desdichada.

Siobhan se ha enterado muy tarde de la leucemia de su madre y no ha tenido tiempo de despedirse. Precisamente gracias a la enfermedad de Kendall, Cosima y Scott habían avanzado con su estudio: habían podido aislar los genes de Leda para salvar a las chicas, aceptando Susan que los Castor morirían, pero la maniobra de Evie la ingeniera no entraba en sus planes. Con los avances experimentados en los últimos años, ¿quién necesita clones? El ingeniero que algún día habrá en mí ha sonreído con el guiño Betamax. Se han cargado a Kendall a sangre fría -ya estaban tardando- junto a toda la investigación de laboratorio en una escena más trágica que cualquier drama digno de Oscar. Malditas sean Sarah, sus prisas y la lejía; ya no hay ADN que investigar.

Al menos, Cosima tiene el gusanito de Sarah. ¿Es cierto que el gusanito le hacía enfermar o intentaba encontrar las diferencias entre su ADN inmune y el de sus hermanas? Por supuesto que el gusanito tiene la respuesta. Esperemos que la fuga tóxica no dificulte el trabajo, pero Cosima va a vivir gracias a él.

Orphan Black 4x06 The Scandal of Altruism, Felix Krystal

Las cartas sobre la mesa: Evie y Susan son ahora enemigas declaradas. Además, ante la traición de Susan y aunque Sarah haya llegado a tiempo de evitar su muerte, Ira había optado por suicidarse, que sepamos. Esperemos que Ira no se alíe con Evie y el detective. Por cierto, si el detective Duko sí sabe de la existencia de los clones, ¿qué pretendía cuando mostró a Art una foto de Alison y le comentó que se parecía mucho a Beth? ¿Corre Art peligro? Volviendo a la escena de la camioneta, la Cho es mala, muy mala, mala con avaricia. "Vale, no mato a Cosima, pero que sufra", habrá pensado justo antes de destrozar sus sentimientos. Ha sido su venganza por los golpes que le propinó Beth. Delphine no está muerta, y podéis pensar lo que queráis. Y no olvidemos que Krystal fue testigo del tiroteo, ella sabe la verdad. Pero, sobre todo, no olvidemos que todas ellas son interpretadas por la misma mujer. #EmmyForTatiana


Promo: 4x07 The Antisocialism of Sex


Leer más >>

Crítica: Arrow 4x22 Lost in the Flood

Arrow 4x22

Este penúltimo capítulo de temporada no ha tenido nada de especial, todo bastante previsible y lleno de tópicos, pero hay que reconocer que era necesario para dar paso a la season finale que está al caer. 

Como era de esperar, el Team Arrow ha unido fuerzas para evitar que el Rubicon sea utilizado contra la humanidad, pero todavía queda vencer a Darhk, el verdadero villano de esta temporada pese a que se ha sacado poco provecho de él. 

Con la ayuda de Curtis y Noah, Felicity tiene que vencer a su homólogo del otro bando, que como no podía ser de otra forma es su exnovio el hacker. Este es uno de los primeros tópicos que hemos visto reflejados en el capítulo, enfrentarse a alguien del pasado y hacerlo codo con codo con tu padre ausente durante tanto tiempo. Una forma de unir lazos que a Donna sigue sin convencerle y que ha obligado a Noah a dejar de lado a su hija nuevamente.

Arrow 4x22

El siguiente punto a comentar es la inútil y más que manida idea de colocar a uno de tus fieles compañeros contra ti a expensas de una droga que lava el cerebro y que está muy vista. Sinceramente era innecesario que Thea fuese drogada para enfrentarse a Oliver a estas alturas para después enfrentarse brevemente antes de que su hermano le haga entrar en razón y vuelva a culpar a Merlyn de todo. 

Merlyn es uno de los mejores villanos (y más queridos) que ha tenido Arrow pero, desde que sabemos que Thea es su hija, su hilo argumental se basa en traicionar al héroe, utilizar a su hija y que ella se enfade; siempre al borde de la muerte, pero con una barrera de seguridad que le otorga ser el padre de Thea y que impide a Oliver matarle. Un círculo vicioso que hemos visto infinidad de veces. ¿Alguien lleva la cuenta? 

Vayamos ahora a por el tercer punto clave del capítulo: la muerte de Ruvé. Cuando toda la cúpula subterránea de Darhk explota dejando a gran parte de Star City bajo los escombros y a Oliver dolido por la pérdida de sus conciudadanos, la mujer de Darhk y flamante alcaldesa muere también. Es así como tenemos lista la sed de venganza que Darhk volcará sobre Green Arrow, el equipo y toda la ciudad. Lo dicho, previsible y muy ajado, pero un buen punto de partida para el capítulo y batalla final. 

No quiero acabar sin mencionar los flashbacks. ¿De verdad le importan a alguien? ¿De verdad alguien está en vilo por saber qué pasará con Taiana? ¿Acabarán en algún momento? Probablemente no

Promo: 4x23 Schism


Leer más >>

sábado, 21 de mayo de 2016

Dame más Scandal

Mellie y Fitz en Scandal

Esta semana no ha sido lo mismo sin Scandal, ni lo serán las próximas. Este thriller parodia de la propia realidad no escandaliza a nadie pero funciona perfectamente desde que es un culebrón de manual. La quinta temporada empezó especialmente bien, comenzó a perderse muy pronto y puede decirse que ya ha encontrado su camino. Olivia, en cambio, ha estado más perdida que nunca. Se cargó a Andrew Nichols a sangre fría y una semana después descubrimos que todo era un plan para engañar a su padre. Sí, claro. Esta señora es más Pope que nunca, lo que no sabemos es si ella se habrá dado cuenta.

Rowan y Olivia en Scandal

En los últimos minutos de la season finale podemos ver que Jake se convierte en el vice de Mellie, algo que Rowan había planeado desde el principio, pero ¿lo sabía Olivia? Aquí hay dos opciones: creer que padre e hija lo tenían todo pactado -el asesinato de Andrew no habría sido tan aleatorio- o que Eli Pope conoce a su Liv mejor que ella misma. Lo que está claro es que Olivia ansía el poder más que el amor, algo que nos resistíamos a creer. Cyrus vicepresidenciable era un movimiento lógico desde hacía varios episodios, pero hizo falta el robo de Jake por parte de la Pope para que todos se dieran cuenta. Eso sí, hemos matado al padre de Vanessa para nada y parece que Vanessa desapareció incluso antes que él (tiene serie nueva en NBC); Shonda ha empezado a soltar lastre.

Susan Ross y David Rosen en Scandal

La maravillosa Susan Ross se perdió por el camino descompuesta y sin cargo (también tiene serie nueva en FOX) dejando solo a David que, al menos, tiene a Lizzie Bear para hacer obscenidades. Agradecemos muchísimo la visita efímera (y esperemos que aleccionadora) de Hollis Trump. Lo de Edison fue un regreso con fecha de caducidad, y su presencia ya no tiene sentido hasta dentro de cuatro años, a menos que el nuevo Presidente dimita muy pronto. Scandal no durará tanto.

Abby, esperemos, seguirá siendo la cara visible de Presidencia si Mellie gana las elecciones. Es un paso bastante obvio porque si Cyrus llega al despacho oval, podría cargarse a medio cast. Y no olvidemos que Marcus está a un paso de convertirse en la primera dama el primer caballero. Llegados a este punto, ¿qué hacemos con Fitz? Habría que volverle a presentar al cargo para que su presencia tuviera sentido pero, desde el momento en que Pope se convirtió en la mistress de América y dejó de serlo al día siguiente, POTUS solo sirve como accesorio de Abby. Y Mellie ya tuvo su enésimo discurso de despedida de su marido. Fitz sobra.

Mellie y Cyrus en Scandal

En cuanto a la sexta temporada, que tendrá dieciséis episodios debido al embarazo de Kerry Washington, ABC se ha visto obligada a retrasarla a finales de enero. Esto tiene un inconveniente: las elecciones no coincidirán con las reales. Una solución sería plantar otro salto temporal y contarnos las elecciones en modo flashback o muy resumidas. Otra posibilidad sería retomar la historia donde la dejaron y usar las elecciones de noviembre como referencia. ¿Qué nos tendrán reservado para 2017?

¿Ganará Mellie las elecciones? ¿Qué pasará con Jake si pierden? ¿Hay hueco en esta serie para un presidente demócrata y, sobre todo, buena persona? ¿Le corromperá el poder? ¿Le corromperá Cyrus? ¿Creéis que es hora de ir planeando un final decente? Qué ganas de enero.
Leer más >>

Jane the Virgin: Bodas de sangre

Jane_The_Virgin_01

¿Tendrán que cambiarle el nombre a la serie cuando Jane consume el matrimonio? A lo mejor por eso los guionistas han decidido que todo salga mal en la noche de bodas. Pero esperad, no voy a empezar por el final. Vamos por partes.

Jane se ha pasado la temporada entre dos aguas, que si ahora Michael, que si ahora Rafael, que si Michael de nuevo. ¡Ríase usted de la vida sentimental de la Preysler! Nunca me he visto en semejante tesitura, pero me imagino que no debe ser fácil elegir entre el hombre que amas y que ha esperado pacientemente a la boda para consumar la relación y el millonario padre de tu hijo concebido por un error médico. Tal y como os contaba hace unos meses, y sin ser yo una romanticona, he sido, soy y seré del #TeamMichael hasta la muerte, así que estoy muy contenta con la decisión de Jane. Además, seguro que a Rafael no se le habría ocurrido decir los votos en español (inserte aquí emoticonos de corazones).

Amor

Pero no podemos olvidar que esto es un culebrón, y su misión es que, cuando tras muchos avatares parezca que la vida del protagonista empieza a encarrilarse y las cosas le salen por fin bien, pase un drama de los gordos que lo hunda de nuevo. Y en esas estamos, aunque Jane todavía no sea consciente. Tras una segunda parte de la temporada llena de altibajos, con tramas en torno a los ligues de la abuela o a las clases de escritura que me interesaban entre poco y nada (y que en ocasiones me dieron ganas de abandonar la serie), llegó la traca final. Los guionistas sacaron la artillería pesada y han dejado más frentes abiertos de los que mi cabeza puede gestionar. Así que vamos a intentar no olvidarnos de nada.


Sin Rostro


¿A que ya no os acordabais de Rose? ¿A que pensabais que estaba muerta? Luisa también, y no veáis la cara que se le quedó cuando Susanna se arrancó una máscara al más puro estilo V y desveló que no estaba muerta, no, estaba tomando cañas. Aquí habría que explicar muchas cosas que no cuadran, espero que el verano les de para reflexionar y nos expliquen todo a la vuelta de vacaciones. A todo esto Michael, en lo que esperaba que Jane se pusiera un picardías, empezó a atar cabos y se dio cuenta de que Susanna era el topo. Y claro, fue a por ella y… pum. Disparo en el pecho. Quiero pensar que no está muerto, que le va a operar la Doctora Grey y va a salir adelante. Porque pobre Jane, ahora que por fin iba a perder la virginidad.


Xiogelio


La pareja de Xiomara y Rogelio tuvo su gracia, en serio que la tuvo, pero ya no. Están hechos para estar juntos, eso lo saben hasta en la China, pero la maldición del culebrón les ha separado. Rogelio quiere formar una familia, quiere encerrar el latin lover que lleva dentro (y fuera) en el armario y centrar su vida, disfrutar de la paternidad como no pudo hacerlo con Jane. Y Xiomara no está en ese punto para nada, o no lo estaba. Que él se liara con la guionista de su serie tiene un pase, que ella lo hiciera con Esteban, el archienemigo de Rogelio, no tiene vuelta atrás. Más aún ahora que sabemos que está embarazada de él. Porque sí amigos, esta serie va a embarazo por temporada. ¿Tendrá Xiomara al bebé? ¿Querrá Rogelio hacerse cargo de él para cumplir su sueño de ser padre de nuevo? ¿Querrá Esteban seguir con Xo al saber que está embarazada o se lavará las manos? Demasiadas preguntas.

Jane_The_Virgin_02
Mierda, me he quedado embarazada de otra estrella de telenovelas


Rafael


Este muchacho monta un circo y le crecen los enanos. Como no tenía suficientes dramas familiares, va y le surge un hermano secreto extorsionador. Lo típico. Tiene que lidiar con eso, con los problemas que atraviesa el hotel, con el retorno de su hermana la loca y veremos por cuánto tiempo sobria, con las gemelas y la depresión post-parto de Petra y lo peor de todo, con sus sentimientos. Ahora que Jane se ha decidido por Michael, él se ha dado cuenta de lo mucho que la quiere y de que le gustaría ser el que la esperara en el altar. Menos mal que tiene un poco de cordura y, al ver que Jane es feliz, decide no confesarle sus sentimientos. En serio, ¡menos mal! No queremos volver al  punto de origen, que por fin había elegido al hombre adecuado. #TeamMichael

La gemela loca


Puede que Anezka haya sido la gran revelación de la temporada. Como Petra no tenía suficiente con sus hijas gemelas, va y descubre que ella misma tiene una. La gemela malvada, ese gran clásico de los culebrones, ¡y lo bien que funciona! Anezka no es solo mala y retorcida, es también una robaplanos que ha relegado a Rogelio al puesto del graciosete. Se ganó mi corazón desde la primera escena, y cada episodio que pasa más la quiero. Ese fingido acento ruso, ese engatusar a Petra que, recordemos, era hasta ahora la mala y manipuladora oficial del reino, y que se encuentra ahora en la camilla de un hospital paralizada. Sí, amigos, Anezka ha intercambiado los roles y ha hecho creer a todos que es ella la que está enferma, cuando en realidad es Petra. Con un pinchazo le ha robado su vida, sus hijas y, lo que más le interesaba, Rafael y su dinero. Golpe maestro.

Estoy guapa

No puedo pasar por alto la magistral interpretación de Yaël Grobglas, en serio, qué talentazo y qué dotes para la comedia. Se ha convertido, de lejos, en mi actriz preferida de la serie.

Nos quedan casi cinco meses por delante para divagar sobre el devenir de los personajes. Tenemos en el aire la posible muerte de Michael, la reacción de Jane al enterarse, la estrategia de Anezka para seguir adelante con su plan, la vuelta de Sin Rostro y, cómo no, de Luisa y el rol que jugará Rafael en todas estas historias. Te acabas de ir y ya te echo de menos, Jane the Virgin.
Leer más >>

viernes, 20 de mayo de 2016

Crítica: Grey's Anatomy 12x24 Family Affair (SEASON FINALE)

Grey's Anatomy 12x24
Bodas, cirugía de alfombra, nuevas parejas, nuevos triángulos, identidades secretas, tensión y dolor infinitos, cuatro hostias, el amor sin límites y un “hasta aquí hemos llegado”. Cerramos la última temporada de nuestro folletín de batas blancas favorito con un listón muy alto, lagrimita cayendo y el sabor agridulce de un cliffhanger que desde aquí no vamos a desvelar.

Seguimos de las rentas y los hombres. Alex y Meredith, suspersons, se tumban a ver las nubes pasar y filosofar sobre the ones, el señor cuyo nombre ha sido pronunciado más veces este año que en vida y aquella innombrable que fue desterrada de Shondalandia. Heigl, cómo las lías y qué guantada sin manos te acaban de dar. Por remover memorias, hemos estado a punto de mandarle un whatsapp a Cristina para que diese su bendición a Hunt. Como si a ella le importarse Hunt algo más que a nosotros.

Grey's Anatomy 12x24

La gran traición nupcial contra Amelia que nos vendieron viene de mano de Meredith la Gris. Meredith, Team Yang hasta la médula, ofrece mypersonship durante la jornada a su “hermana”, no sin antes hacerle un traje y haciendo apología de tragarte los sentimientos hasta que revientes o te salga un bulto de los chungos. Meredith siendo heroína, villana, bruja y reina en su historia, que es básicamente el único motor detrás de la producción de esta temporada.

Una vez descubierta la cifra exacta de polvos que Meredith le echó a Riggs entre el episodio anterior y éste —cuatro, que cuando una se pone, se pone—, pasamos a la fase de “ahora vamos a ir con la calma, que no tienes más tramas y hay que dilatar ésta”. Ejemplo fehaciente: en cuanto Riggs ya empieza las labores coitales para las que le contrataron, se perdona toda rencilla milenaria con Hunt. Shondis, aquí se te ha visto el plumero. Pero mogollón. Y ya verás cuando metan a Maggie de por medio, a quien casualmente también se le ha olvidado que su tema con DeLuca sigue ahí.

Grey's Anatomy 12x24

Hablando de DeLuca, nuestro tierno New McDreamy, modelo de Abercrombie y ex-ofensivamente guapo ahora que Alex le ha dejado la cara cual retrato cubista: ¿cuánto vamos a apoyar esa relación en ciernes con Jo —o como sea que realmente se llame—?  Pese a que lo del matrimonio previo es la solución simple a la negativa hacia Alex, por lo menos saldremos del cliffhanger con una pareja la mar de mona en lo que #HeiglVuelve.

Para los que quizás sí que se avecinen días más soleados son April y Jackson. La Teniente Kepner se ha marcado una cesárea a pelo que automáticamente se convierte en brutalidad carnicera hito en la historia de la serie. Esto es algo que no ha hecho ni Meredith, y estamos hablando de una mujer que el año que viene probablemente sobreviva a un cataclismo nuclear. Habemus niña, habemus madre entera y por haber, habemus hasta Ben Warren indultado. Qué embarazos más dramáticamente productivos tiene esta mujer.

Grey's Anatomy 12x24

Y el último apunte de la crítica de la duodécima temporada se lo llevan ellas. Callie y Arizona, cuyo protagonismo ha brillado por su ausencia y nos lleva a pensar lo siguiente: ¿tendrán valor de dejar salir a Callie por la puerta de atrás o aún no hemos visto el último numerito musical de la Torres? La falta de material de las madres coraje nos duele en el alma y nos negamos que el momento Aladdin liberando al Genio de la lámpara sea el adiós.

Hasta luego a todos.

Grey's Anatomy 12x24
Leer más >>
TV SPOILER ALERT+