viernes, 19 de septiembre de 2014

Vuelve el drama a Downton Abbey

downton01

Este domingo las puertas de Downton Abbey volverán a abrirse para dar paso a la quinta temporada de la serie de época más laureada de los últimos años. Pero ahora que se ha convertido en una producción veterana, afronta el reto de no perder la intensidad y la calidad en las tramas. ¿Qué veremos en esta nueva tanda de episodios?


La tentación de Cora Crawley


Parece que en las próximas semanas volverá a haber problemas entre Lord y Lady Grantham. Si en la segunda temporada fue Robert quien estuvo a punto de tener un affaire, esta vez será Cora la que se sienta tentada. La culpa la tendrá el personaje interpretado por Richard E. Grant (Doctor Who, The Scarlet Pimpernel), que además de simpático será un Historiador del Arte, ¿quién puede resistirse?

Si hay algo que no va a cambiar son las líneas geniales que la Condesa Viuda continuará repartiendo a diestro y siniestro. Incluso se atreverá a dar consejos amorosos a su amiga/rival/contacto-con-el-mundo-real, Isobel. Si hubiese que hacer un spin-off, ellas dos bastarían para crear una comedia antológica.

Mary seguirá dudando sobre sus pretendientes, aunque lo más probable es que escoja al más soso. Siempre nos quedará nuestro exchófer favorito: Tom Branson por fin se decidirá a dar un paso adelante con la profesora Sarah Bunting, cuyas ideas harán que Lord Grantham no se convierta en su mayor fan. Aunque si todo sale bien, ¿asumirá su papel en la familia Crawley o se alejará de la aristocracia para siempre?

Pero lo que de verdad queremos saber es: ¿Habrá descanso para Edith?. Ha tenido que aguantar los reproches de su hermana mayor durante cuatro temporadas, ser ignorada por gran parte de su familia, abandonada en el altar o que el amor de su vida desapareciese en extrañas circunstancias, dejándola embarazada. Ahora tiene que lidiar con el dolor de estar separada de su hija y al mismo tiempo tenerla tan cerca. Y por lo que se sabe, la cosa no va a mejorar, con un incendio de por medio. Señor Fellowes, ya está bien. La chica ha tenido su ración de drama, ¡nadie se merece más un happy ending!

Bueno, ella y el inocente Joseph Molesley…


downton02

Más complots y sueños entre el servicio


Barrow no se dará por vencido, y acosará de nuevo a Baxter con ese misterioso secreto al que se hizo referencia constantemente la pasada temporada. ¿Seguirá siendo el malo oficial de la serie o volveremos a ver parte de ese corazoncito que le sale cada vez que está con la pequeña Sybbie?

Daisy pensará en la posibilidad de expandir sus horizontes más allá de la cocina de la señora Patmore mientras Anna y Bates intentarán olvidar el pasado ¿y quizá los remordimientos por cierto asesinato?. Entre tanta tensión, siempre nos podremos refugiar en la sabiduría compartida de Carson y Hughes, con su tira y afloja interminable. Queridos guionistas, creo que podremos soportar que avancen un poquito más en su relación, plisss…




¿A quién podremos ver esta temporada?


Junto con el citado Richard E. Grant, un clásico en la televisión y cine británicos (eh, ¡y también sale en Girls!), tendremos tres rostros conocidos:

  • Anna Chancellor: Hace poco la vimos actuar de forma impecable en Penny Dreadful y vuelve a las series de época dando vida a la viuda Lady Anstruther, que tendrá sus más y sus menos con Jimmy y sus intentos por ascender en la escala social.
  • Rade Sherbedzija: Conocido sobre todo por sus papeles en el cine, también ha pasado por varias series, como CSI Miami o 24. Y sí, el actor serbio ¡vuelve a interpretar a un ruso!. En este caso un refugiado que llega a Downton después de la Revolución.
  • George Clooney: El actor americano aparecerá en un pequeño sketch, con el objetivo de recaudar fondos para el programa Text Santa que emite la propia ITV. Es lo que tiene compartir rodaje y amistad con Hugh Bonneville, que luego te pide un cameo...


Promo de la Quinta Temporada


Leer más >>

jueves, 18 de septiembre de 2014

Vientos de cambio en The Village

village01

Si hay algún tópico sobre la televisión británica que nunca falla, es la calidad de sus series de época: el cuidado por el detalle en la vestimenta, el ajuste de las localizaciones e incluso la exactitud en el mobiliario o la comida son inigualables. The Village cumple esta regla no escrita, pero también nos acerca al ambicioso proyecto de Peter Moffat (autor de obras como Silk). Inspirándose en Heimat, una de las series más aclamadas de la televisión germana, el guionista decidió usar el mismo método, recorriendo la historia de Inglaterra a través de una pequeña localidad rural, en un total de 42 entregas.

La primera temporada, situada entre 1914 y 1920, se caracterizó por adoptar un estilo de entrevista en el que un anciano Bert Middleton recordaba su infancia y juventud. La Gran Guerra centró buena parte de aquellos episodios, así como el alcoholismo y la religiosidad de su padre, interpretado por John Simm (Life on Mars, Doctor Who).

En esta segunda parte se abandona ese formato por una simple voz en off (aunque el viejo Bert hace una breve aparición en el último capítulo), mientras las luchas obreras y la confrontación entre el viejo sistema social inglés y las novedades que empiezan a llegar con los años 20 acaban provocando varios conflictos sobre los que no habrá vuelta atrás.



Una madre de familia en busca de algo más


Aunque la historia es contada a través de los ojos de Bert, su madre le ha robado todo el protagonismo esta temporada: Grace Middleton no sólo ha tenido que hacer frente a sus responsabilidades familiares sino que también ha sido tentada tanto en el ámbito sentimental como en el de la política. Su relación con Bill Gibby, candidato laborista, desarrolla con habilidad la frontera entre la admiración y el amor pero su desarrollo falla cuando en el último momento se escoge la vieja carta de “la familia es lo más importante” .

Aún así, es una perspectiva interesante de la implicación de la mujer en la lucha obrera y Maxine Peake, actriz fetiche de Moffat, ha vuelto a demostrar su versatilidad. Es una pena que no se la conozca más fuera del ámbito británico.

El recurso tópico de la importancia de la familia también afecta a la trama del propio Bert: ansioso por marcharse de su pueblo natal para convertirse en fotógrafo, finalmente elige quedarse, todo por una chica. Habría sido más original que se hubiese arriesgado un poco para seguir sus sueños pero claro, son los años 20 y también nos habríamos quedado sin serie.

El personaje de Simm ha estado casi desaparecido hasta el final, manteniendo además una actitud intransigente hacia su mujer e hijos, lo que hace todavía más sorprendente las decisiones finales de todos ellos (por muchos golpes en la cabeza que reciba el señor Middleton).



Política y escándalos en la Casa Grande


¿Y qué ha pasado con la familia Allingham? Clem, la matriarca, ha intentado por todos los medios recuperar la “antigua gloria” tanto de la casa familiar como de su estirpe, después de lo sufrido en la temporada anterior. Y para ello no ha dudado en seguir tradiciones absurdas (como una “caza del hombre”, todo muy british) o mover los hilos necesarios para que su hijo mayor llegue a lo más alto y le dé un heredero que perpetúe el clan. Por lo menos esto ha servido para volver a ver a Julian Sands… ¡una oportunidad para él en un papel que no sea de villano, por favor!.

Pero las cosas se van torciendo poco a poco y sus retoños tienen planes propios: Edmund aprovecha su boda de conveniencia para seguir siendo libre, George se separa de su mujer y Caro decide madurar, exigiendo el retorno del hijo que le habían obligado a dar en adopción.

Las secuelas provocadas por la Gran Guerra han estado muy presentes en la casa pero la actuación que más ha destacado ha sido la de Joe Amstrong. Interpretando al sibilino Stephen Bairstow, en esta temporada nos ha dejado ver un poquito de esa conciencia que parecía no tener. Incluso él tiene sus límites y empieza a dudar en seguir jugando con los Allingham.

village02


Un pueblo en fase de cambio


El pueblo también ha tenido sus más y sus menos con la Casa Grande, a causa de la prohibición de transitar por caminos usados tradicionalmente por sus habitantes. Todo ello acaba explotando en una pelea y un juicio que refleja el cambio de actitud de la gente, que ya no está dispuesta a dejarse manejar por la Gran Familia sólo porque sea lo que se ha hecho siempre.

La sala de baile trajo un poco de la modernidad londinense a la aldea y los dimes y diretes típicos han seguido pululando por todas partes. Entre todas las tramas secundarias habría que destacar la relación entre el profesor Eyre y Martha Lane, que se veía venir desde que él estuvo pocho con la Gripe Española. Pero mujer, ¿en qué estabas pensando al casarte con George Allingham? ¡si ya le habías dejado una vez! En fin, “si no se puede conseguir un divorcio, por lo menos huyamos del país juntos”...

Quizá ha sido una temporada con menos fuerza dramática (la Primera Guerra Mundial siempre da para historias más atractivas) pero ha mostrado la complicada situación de Inglaterra en los años posteriores al conflicto: tejemanejes políticos, una sociedad cambiante, el ansia de nuevos derechos políticos y sociales…

Esperemos que la BBC le dé una oportunidad al proyecto de Peter Moffat y pueda seguir contándonos la evolución de este pueblo. No estaría mal ver cómo le afectan los convulsos años 30 y la actitud de los británicos ante el escenario mundial que se iba creando.
Leer más >>

Red Oaks: el carpe diem de Amazon


En estos convulsos tiempos en los que HBO ha dejado de ser competencia para Netflix y todos los focos están en el Video On Demand, ¿cómo no vamos a abrazar cualquier nueva plataforma que nos ofrezca series diferentes?

Hoy comentamos Red Oaks, que forma parte del último paquete de pilotos que Amazon ha lanzado para ver la aceptación del público y si ordena temporadas completas o no. Después de ver (y celebrar su greenlighting) Transparent y llevarme una de las más gratas sorpresas que recuerdo en lo que a pilotos se refiere, esta tercera tanda ya de tanteos de Amazon la he cogido con expectativas altas, y no me ha decepcionado lo que he visto de momento. Empezamos.

¿Qué es Red Oaks? Una comedia situada en un club de campo a mediados de los años 80 donde conocemos a David (Craig Roberts, Skins Fire), un chavalín que acaba de entrar en la veintena y está ligeramente perdido en la vida. Su padre le quiere imponer sus propios planes y él de momento se apaña con un trabajo de verano como entrenador de tenis en lo que procrastina el decidir su futuro y en qué se licencia.


En este club conocemos a una serie de secundarios que, pese a no ser ninguna revelación, cuanto menos resultan simpaticones. Empezamos por Nash, un tenista venido a menos si es que en algún momento fue algo y que ahora se dedica a ser un buscavidas por el club. Luego nos presentan a Karen, la sorprendentemente exuberante novia de David, monitora de aerobic y todo un homenaje al estilo de la época. Y Wheeler, el aparcacoches fumeta feo por fuera y tierno por dentro que aspira a cazar a la socorrista maciza.

Al mismo tiempo que conocemos el entorno laboral casi idílico de David, nos adentran en su vida familiar. Su padre acaba de tener un susto del corazón y, en lo que ve la luz blanca venir hacia él, le hace una serie de confesiones a David del estilo “en el fondo quiero que te guíes con el corazón y, por cierto, tu madre y yo compartimos el gusto por las mujeres asiáticas”. Con esta madre, y cito textualmente, técnicamente bisexual, me ganaron.


Este piloto vale más por el tono y el ambiente que presenta que por los líos de faldas del club, que a primera vista parecen ser el principal motor narrativo, especialmente cuando entra en juego una misteriosa chica que vuelve loco a David, pese a tener ese monumento por novia que no se lo cree el pobre ni en sus más húmedos sueños.

Sobre la trastienda, tiene como principal reclamo a Steven Soderbergh en la producción ejecutiva, que ahora mismo está en todo lo alto por el revuelo que formó su The Knick, demostrando que no tiene limitación de género ninguna.


De Red Oaks, de momento, nos quedamos con ese espíritu del ser joven y vivir el momento sin pretensiones ni complicaciones, que es el mensaje que recorre todo el episodio y lo hace tan fácilmente disfrutable.

Esperemos que Amazon conceda al menos una temporada completa para ver a dónde pueden llegar. Sin haber visto el resto de pilotos y juzgando únicamente por la calidad de éste, diría que tiene bastante papeletas.



Leer más >>

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Cinco títulos para Otoño 2014

 

A punto de comenzar la quinta temporada de este nuestro blog, como si de una serie se tratase, las tramas que se nos presentan para la nueva entrega (es decir, las series), no resultan tan prometedoras como hace unos años. Ya sea por desgaste del producto o por falta de interés de un servidor, la realidad es que todo lo que está por venir en los próximos meses resulta tan poco excitante como cualquier otra quinta temporada. Y es que en la vida real, no todo puede ser The Good Wife

No obstante, algo se podrá rascar. O, al menos, se tiene que rascar dado el considerable aumento de la oferta que hemos visto en los tiempos recientes. Por ello, aquí os planteo los cinco grandes nombres (y algún extra) que veremos esta temporada. Es decir, aquellos a los que debemos echarles un vistazo. 

   Recuerda visitar nuestra Guía de Otoño   


The Affair 


El 19 de octubre se estrena en Showtime este drama, creación del autor de BeTipul, la serie original en la que se basó In Treatment, al que acompaña la productora y guionista de la adaptación de HBO, Sarah Treem. Ambos proponen la exploración emocional y psicológica del affair a través del seguimiento de las confrontaciones de dos parejas en la ficción. Si bien su premisa pueda sonar poco excitante e incluso pretenciosa, el punto fuerte de la serie se basa en un reparto liderado por los conocidísimos Dominic West (The Wire), Ruth Wilson (Luther), Joshua Jackson (Fringe) y Maura Tierney (ER). ¿Su reto? Conseguir que una traición amorosa sea suficiente para completar una primera temporada de diez episodios. 





How to Get Away with Murder 

 


Tras el drama medico y el drama político, Shonda Rhimes aborda un nuevo campo profesional: el legal. Manteniendo, presumiblemente, su fórmula habitual, lo que podemos esperar de esta nueva propuesta es mucha tensión (en todos los terrenos), momentos tomate y diálogos extenuantes. Por si el nombre de la creadora no fuera suficiente, Viola Davis (nominada a dos Oscar) lidera un reparto, de costumbre, multirracial y multilacrimógeno. Otro potencial éxito que podría completar al olvidado amor por las series de abogados (aunque no olvidemos que la reina es otra). 





Glue 

 


La propuesta británica llega de parte del canal teen de Channel 4, a la que los críticos han definido como una mezcla de Skins y Broadchurch. Este drama policiaco ofrece un retrato del abandono y putrefacción de la Inglaterra rural a través de la narración de un asesinato y los misterios que le siguen. La propuesta, del creador de The Fades, tiene en su haber el beneficio de la estética british, un reparto muy peculiar y el tirón de una moda, la de las series criminales de influencia escandinava, que sigue pegando con fuerza. 






Gotham 

 


La moda de los superhéroes se instala definitivamente en la televisión y, después del éxito SHIELD en ABC y Arrow en CW, FOX lanza Gotham, NBC hace lo propio con Constantine, y CW incluso se anima con un intento de spin-off, The Flash. De todas ellas, la más sugerente a la par que arriesgada es Gotham, un retrato de la ciudad de Batman cuando el hombre murciélago aún era un crío. En ella aparecerán personajes muy conocidos en su juventud, y veremos cómo se van gestando los conflictos entre las fuerzas del orden y los más famosos enemigos a los que se enfrentará más adelante el mismísimo Batman. Otro plus es un reparto muy variado con alguna que otra cara conocida, como Ben McKenzie o Jada Pinkett Smith. 






Red Band Society / The Mysteries of Laura 

 


Si bien no es justo incluirlas en el mismo saco, los remakes de Polseres Vermelles y Los Misterios de Laura no solo comparten temporada de estreno, sino que se estrenan el mismo día (17 de septiembre) y por poco compiten directamente. Por muchas que sean sus diferencias, también tienen en común que ambas están protagonizadas por dos actrices realmente conocidas: Debra Messing (Will & Grace y Smash) y Octavia Spencer (Oscar por The Help). No pueden ser comparadas con las series originales, pero solo por esto merece la pena darles una oportunidad... aunque por ejemplo la crítica haya vapuleado a la Laura americana.

Leer más >>

Legends, acción perturbadora

Legends acción perturbadora en TNT

Martin Odum (Sean Bean; Game of Thrones, The Lord of the Rings) trabaja en operaciones encubiertas del FBI. Y es bueno en ello. Ha pasado seis meses infiltrado en un grupo armado que planea atentar en suelo americano, en una misión que, finalmente, la ATF parece haber echado por tierra durante una redada. Ahora puede volver y reencontrarse con su hijo -y con su exmujer-, con sus compañeros de trabajo, con su vida. Pero será por poco tiempo.

Legends, Martin y Crystal, Sean Bean y Ali Larter

Martin está dispuesto a retomar su último papel, Lincoln Dittmann -un frustrado y retraído constructor en paro-, para conseguir la detención de la cúpula del grupo terrorista. La gravedad de la amenaza no les deja alternativa pese a las reticencias de Crystal, la jefa de operaciones (Ali Larter; Heroes, Final Destination), y de tres de los cuatro psiquiatras que le han tratado. Sufre algún tipo de trastorno de personalidad y pasar mucho tiempo interpretando otras vidas no le hace bien. Él mismo comienza a sentirse confundido.

El asunto se complica cuando un extraño encapuchado se acerca y le advierte de que toda su vida es una farsa, una leyenda creada por el FBI. Martin Odum no existe, es otro papel más. ¿Qué vida es real? ¿Hay un tercero en discordia? ¿Acaso Lincoln y su familia existen más allá de la última operación encubierta? Sin duda, la facilidad que tienen sus compañeros, en especial la recién llegada Maggie (Tina Majorino; Grey's Anatomy, Veronica Mars), para dejar un rastro online que pueda dar credibilidad a sus personajes, no le ayudará a despejar las dudas en el futuro. Cualquier cosa que crea cierta, podría ser una invención pero, ¿saben sus compañeros todo esto o el misterio viene de otra parte?

Legends cast

Veamos, Sean Bean es un referente actualmente, ¿no? Comprobada su predilección por personajes que mueren tarde o temprano, realmente no esperamos nada nuevo esta vez. Ojalá nos equivoquemos. A su lado, Ali Larter comienza a consolidarse como mujer fuerte, segura y sexy. Por su parte, Tina Majorino decidió abandonar su insignificante papel en Grey's Anatomy por este, muy del estilo, y luego está Morris Chestnut (American Horror Story, V). Juntos forman el reparto principal de esta ficción que lo tendrá difícil para hacerse un hueco. La participación de Zeljko Ivanek en el piloto le otorga personalidad, y también ese tufillo cutre característico de series como Revolution. Esto podría también relacionarse con la cadena. TNT ha sido hogar de otros pseudoéxitos como Leverage, que nunca tendrán renombre internacional pero cuentan con un gran fandom. A fin de cuentas, es una serie de acción con un argumento decente y protagonizada por un hombre, para variar, y no cualquier hombre. Si The Last Ship pudo conseguir la renovación...

El piloto no termina de funcionar por sí solo pero es atractivo, entretenido y deja buen sabor de boca, mientras que el segundo episodio parece confirmar que la serie se decanta por lo procedimental, donde dejamos a un lado el lío de las identidades y nos centramos en casos distintos cada semana. Parecen series distintas. De hecho, recuerda a Leverage más de lo que podría parecer. Tenemos el drama personal, tenemos los héroes y tenemos las farsas. Que no se emita en una de las grandes cadenas no le resta calidad, pero no parece haber tenido el arraigo suficiente. De hecho, ya lleva emitidos cinco episodios y, ¿se habla de ella en alguna parte? Venga, es Sean Bean, espabilemos, por el amor de Ned Stark. Le falta algo para triunfar, una chispa. Algo que, de ocurrir, se notaría en las críticas y no en las audiencias. ¿Qué tal un Sean Bean vivo por una vez? ¿Qué tal una renovación? ¿Qué tal al menos un final feliz?

Por cierto, Amber Valletta (Revenge, Gamer) interpreta a Sonya, la exmujer de Martin, y a esta también le va la muerte un montón. Al tiempo.


Tráiler


Leer más >>

martes, 16 de septiembre de 2014

Las próximas caras de The Good Wife

The Good Wife - Foto Promocional

"¿Dónde se ha ido el verano?" nos preguntaremos muchos mientras vemos cómo septiembre avanza peligrosamente y muchas de nuestras series favoritas regresan a la pequeña pantalla. Sinceramente, no sé dónde ni en qué se ha ido el verano, pero sí sé que The Good Wife vuelve el lunes que viene y que por ende, nuestros comienzos de semana volverán a ser un poco más amenos. Qué digo, ¡muchísimo más amenos! 

Uno de los mejores dramas actuales regresa en su (ya) sexta temporada, después de que durante su quinta entrega (brillante, por supuesto), muchos sufriéramos con los bajos índices de audiencia y temiendo su cancelación. Meses después, The Good Wife regresa, y Julianna Margulies lo hace con un mercedísimo Emmy bajo el brazo. "What a wonderful time for women in television". Y para todos nosotros, claro, que tenemos el placer de disfrutarlo. 

Pero más allá de su estupendo reparto, una de las mayores virtudes de esta serie es su espléndido listado de actrices y actores invitados que han pasado a lo largo de estos cinco años. Y es que, cómo no, ¡todo el mundo quiere salir en The Good Wife! Algunos de estos efímeros personajes han pasado a ser recurrentes con el paso del tiempo, como en el caso de Michael J. Fox. Su papel de Mr. Canning incluso consiguió hacerse un hueco en el bufete de Diane la temporada pasada, a pesar de que esta se opusiera totalmente a ello. 

Para esta sexta temporada seguramente sean muchas las caras conocidas que pasen por los veintipico capítulos que nos esperan. Algunas nuevas, otras no tanto, pero no por ello menos atractivas. Pero de todos ellos a los que más ganas tengo de volver a ver es a los siguientes:

The Good Wife - Elsbeth Tascioni

  • Elsbeth Tascioni: de la mano de Carrie Preston, esta excéntrica abogada nos ha provocado infinitas carcajadas desde la  mismísima primera temporada es, sin duda, una de mis favoritas. La hemos visto trabajando con Will, con Alicia y hasta con Eli, y el resultado siempre ha sido una auténtica pasada. Esperemos que esta sexta temporada también nos tenga preparada alguna de las suyas.
  • Lemond Bishop: la cara más oscura de Lockhart & Gardner, las tramas protagonizadas por Mike Colter siempre se tambalean en la difusa línea entre lo legal y lo ilegal. Un personaje carismático e interesante, al cual no me importaría que explotaran un poquito más. Al fin y al cabo, es uno de los clientes más importantes del bufete.
  • Jueza Patrice Lessner (Ana Gasteyer): in my opinion, una de las juezas que más nos han hecho disfrutar en los juzgados. Su manía de añadir "in my opinion" detrás de cada una de las frases se ha convertido en toda una seña de identidad. 
  • Matthew Ashbaugh: el entrañable personaje de John Noble, del que únicamente hemos podido disfrutar en dos capítulos a modo de flashbacks, es uno de los secundarios que recuerdo con más cariño. Ojalá podamos disfrutar una vez más de él y de su relación con Alicia en esta sexta temporada. 
  • Patti Nyholm: madre y abogada a partes iguales, el personaje de Martha Plimpton no duda en sacarle el máximo partido a lo primero para conseguir lo que quiere. Junto con Mr. Canning hacían un dúo estupendo, de cuya dinámica no me importaría volver a disfrutar para nada. ¿Volveremos a verles juntos esta sexta temporada? 
The Good Wife - Veronica y Jackie.

Estos son sólo unos pocos de todos los secundarios de los que hemos podido disfrutar en The Good Wife a lo largo de sus cinco temporadas. Ojalá esta vez también tengamos el placer de volver a ver Jackie y Veronica (Stockard Channing) en acción. Y si es que ambas suelen ser divertidísimas por separado, cuando se juntan el capítulo está hecho, para desgracia de Eli. 

En cuanto a los nuevos rostros que pasarán por esta nueva entrega, por ahora están confirmados Taye Diggs (Private Practice) y Steven Pasquale (Do No Harm). El primero dará vida a uno de los socios capitalistas de Lockhart  & Gardner que apoyará a Diane en su idea de marchar a Florrick & Agos. En cuanto al segundo, todavía no está claro su rol. Podría participar poniendo cara a alguien relacionado con el trabajo de Eli Gold como. ¿Significará esto que Alicia dará el "sí, quiero" a Eli en su idea de presentarse a Fiscal del Estado? Habrá que esperar todavía un poquito más. Y vosotros, ¿a quién tenéis más ganas de ver en esta sexta temporada?


Promo S06E01. The Line





Leer más >>

lunes, 15 de septiembre de 2014

El arte de ser mala: diez bitches para el recuerdo


Si hay un estereotipo televisivo que adoro, me vuelve loco y garantiza que me apunte a una serie es una buena bitch. ¿Qué es una bitch? Una zorra por traducción y una diva de la mala hostia por definición. Siempre tienen un escupitajo en forma de insulto en la lengua preparado para echártelo en un ojo, ya bien sea un one-liner o una retahíla de improperios y maldiciones gitanas que pone a prueba la capacidad pulmonar de la actriz. Una bitch te pisotea, te arrastra, te destroza la autoestima y todo mientras te partes el culo. Porque no todo guionista puede marcarse un bitch rant y eso hay que aplaudirlo.

Una buena zorra siempre está por encima del bien y del mal, y hoy las rendimos tributo. ¿Cón quién empezamos?



Fiona Goode (American Horror Story: Coven)



En las tres temporadas, y seguro que en la cuarta también, Jessica Lange les ha dado ese halo de superioridad tan propio de las bitches a todos sus personajes de AHS. Pero si hubiera que nominar a una encarnación de la Lange para Óscar a mejor perra mala, ésa sería Fiona Goode. Su pavor al paso del tiempo sumado a su falta de respeto hacia los difuntos (y a todo lo demás, básicamente) hace de ella una bitch memorable. Bueno, eso y citas como esta:

Fiona: You know, I've never understood you Bible-thumpers and your hypocrisy towards sex. I know, behind closed doors, you are the biggest perverts of all.  
Joan: Your student threw a knife at me. It missed my head by three inches.  
Fiona: Yeah, she has to work on her aim.  
*
Fiona: Nunca he entendido a los puritanos y esa hipocresía vuestra hacia el sexo. Que yo ya sé que de puertas para adentro sois lo más pervertidos. 
Joan: Tu alumna me tiró un cuchillo. Casi me lo clava en la cabeza. 
Fiona: Sí, es que tiene que practicar lo de la puntería.




Blair Waldorf (Gossip Girl)


Blair Waldorf

El dinero sí compra la felicidad. Un poquito de corazón igual, pero mucho ya no. Blair era una chica mala, pero bien. El instituto privado a sus pies y un séquito de lameculos que eran mejor complemento que sus bolsos de Chanel. Si hay algo que una buena bitch deba tener es la capacidad para maquinar, manipular y emprender operativos casi militares para mandar a quien sea al exilio. Larga vida a la reina del Upper East Side.

I have been cordial to you for the last 52 minutes. Do you have any idea the psychological torture that I've endured being nice to you?
*
He sido cordial hacia ti los últimos 52 minutos. ¿Sabes la clase de tortura psicológica que me ha supuesto ser simpática contigo?



Karen Walker (Will & Grace)


Karen Walker

Borracha, drogadicta, cazafortunas, calentorra, narcisista, vaga y carente de tacto en cualquier circunstancia, ya sea con los dramas sentimentales de sus amigos o la situación de explotación de los niños del tercer mundo. A Karen se la pela todo y tú másVerla en escena era una constante ristra de ofensas personales a homosexuales, judíos, inmigrantes, pobres o cualquiera que pasase por delante de ella. Siempre había veneno con el que deleitarnos.

Oh, kids ruin everything. I mean look at the stitching on this. You cannot trust a ten year old to do a good hidden button.
*
Los niños lo fastidian todo. Mira, mira las puntadas de esto. Ya no se le puede confiar a un niño de diez años que cosa un buen botón oculto.




Dalia Royce (Suburgatory)


Dalia Royce

Con el mismo nivel de expresión facial que la Barbie a la que reencarna, Dalia es ese personaje que se mantiene en un segundo plano y suelta la puntilla con su tan característica decadencia vocal. Ella es rubia y tiene un armario más grande que nuestras casas. No le hace falta más en esta vida. No siente ni padece, salvo por su Carmen, amadísima asistenta. Sólo desfila por Chatswin soltando salvajadas aleatoriamente como al que le entra una flatulencia.

You know what's gonna be painful? When my mother remarries your father and I'm your new sister and Dad likes me best, and then we send you away to an all-girls boarding school where you find true love, and on visiting day, I come up and steal your new girlfriend. The following spring we marry in a civil ceremony which you are forced to cater. And everyone hates your catering. And you get a bad review on Yelp, which pretty much sinks your organic lesbian catering venture. 
*
¿Sabes lo que va a ser doloroso? Doloroso va a ser cuando mi madre se case con tu padre y yo sea tu nueva hermana y Papá me quiera más a mí, y luego te mandemos a un internado sólo de chicas donde encontrarás el amor, y un día de visita yo iré a robarte a tu nueva novia. A la primavera siguiente nos casaremos por lo civil y tú tendrás que hacer el catering. Y a nadie le va a gustar tu comida. Y te pondrán malas referencias en Yelp y eso hundirá tu empresa de catering orgánico lésbico.



Ellie Torres (Cougar Town)


Ellie Torres

Nunca se presentará a madre del año. Salvo cuando haya que adoptar copas de vino. Lo único que le gusta a Ellie de la maternidad es quedarse en casa todo el día haciendo nada y explorando su carencia de sentimientos. Para ella la gente eran sacos de carne que hacen de su día algo más lento. Es fría, cruel por afición y la parte del cerebro encargada de la conciencia la tiene congelada por los medicamentos esos de criogenizar verrugas.

Ellie al teléfono: Mom... Hi! You couldn't wait three seconds to tell me you're too busy to talk? I'm your daughter. GO TO HELL! 
Jules: Ellie! 
Ellie: It's okay. I didn't really call her. But that's what it would've sounded like if I could stand the sound of her voice.
*
Ellie al teléfono: ¿Mamá? ¡Hola! ¿Es que no podías esperar ni tres segundos para decirme que estás demasiado ocupada para hablar? Soy tu hija… ¡VETE A LA MIERDA! 
Jules: ¡Ellie! 
Ellie: No pasa nada, si no la he llamado de verdad. Pero así sería más o menos si fuese capaz de aguantar el sonido de su voz.



Sadie Saxton (Awkward)


Sadie Saxton

Esa animadora que escapa los cánones de belleza clásica y que lo compensa con cinco dosis extra de maldad gratuita, no vayan a confundirla con una chica guapa por dentro a falta de exteriores. Sufre por su aspecto físico, y eso sólo hace que le quepa más veneno en su talla L. Fan absoluta del tough love, siempre está pendiente de resaltar cualquier fallo que tengas para que puedas subsanarlo con la mayor brevedad posible. You're welcome.

If you just admit your parents are cousins, people will stop making fun of your learning disability.
*
Si admites que tus padres son primos, la gente dejará de reírse de tus deficiencias de aprendizaje.




Edie Britt (Desperate Housewives)


Edie Britt

Era la quinta mujer desesperada, siempre a la sombra del cuarteto de Wisteria Lane, y eso es razón suficiente para que a una le fermente la bilis. Edie tenía como principales hobbies quitarle a Susan su hombre y su amor propio. Una mujer hecha a sí misma que sabía lo que quería e iba a por ello. Y al que no le gustase, taconazo en las pelotas. Las polémicas que Nicollete Sheridan tuvo con Marc Cherry, el creador de la serie, nos la quitaron demasiado pronto, pero sus perlas perduran en nuestra memoria.

Edie: For the record, I was rooting for you to land him. 
Susan: And why would you root for me? 
Edie: Well, I figured it would be easier for me to steal Mike from you than her - she seems like fun!
*
Edie: Que conste que esperaba que acabases tú con él. 
Susan: ¿Por qué querrías tú eso? 
Edie: Decía yo que iba a ser más fácil quitártelo a ti que a ella. ¡La otra parece divertida!



Santana Lopez (Glee)


Santana Lopez

El armario es un lugar duro, y el que lo probó lo sabe. La diva de Lima Heights empezó su andadura como devoradora de cuerpos estudiantiles hasta que no pudo negar más el amor que sentía por su mejor amiga, la señorita Brittany S. Pierce. Una vida de no aceptarse a sí misma la convirtió en una maestra del bitchranting, así como de robar protagonismo tanto dentro como fuera del escenario. Ahora ya ha sentado cabeza y usa sus poderes de perra mala para defender el coro en vez de intentar sabotearlo desde dentro. Salvo alguna puñaladita trapera que diera la mejor trama de frenemistad de la historia de la serie.

I am a closet lesbian and a judgmental bitch, which means one thing: I have an awesome gaydar.
*
Soy una lesbiana en el armario y una zorra que vive juzgando a la gente, lo cual sólo significa una cosa: tengo un gaydar que te cagas.



Pam de Beaufort (True Blood)


Pam de Beaufort

140 años de los cuales más de un siglo ha pasado pegada a Eric Northman. ¿Qué podemos esperar de esta ex madame? Nada más que gloria y V corrosivo, que es lo que corre por sus venas. Principal detractora de Sookie, su voz y ese hueco interdental que desencadena frenesí sexual entre criaturas sobrenaturales y apocalipsis varios en Bon Temps a partes iguales. Es una bestia a la que despiertas cuando una bruja española desfigura la cara, que es lo más valioso que tiene junto con su lengua, más afilada que los colmillos. Te queremos.

I’m so over Sookie and her precious fairy vagina and her unbelievably stupid name. Fuck Sookie!
*
Estoy harta de Sookie y su preciosa vagina de hada y ese nombre que no puede ser más estúpido. ¡Que le den por culo ya a Sookie!




Chloe, la bitch del apartmento 23 (Don’t Trust the B---- in Apartment 23)


Chloe

Es la genial Krysten Ritter, que lo vale todo tanto si la pones en una comedia chorra como en Breaking Bad. ¿Cómo no íbamos a incluir a su Chloe en la Bitch List? La serie duró poco, pero en esas dos temporadas su personaje dio una masterclass de lo que es ser una jodida perra de sitcom. Su relación con James Van Der Beek pasará a los anales de grandes “oh, señor, ¿por qué nos la has quitado?” de la televisión contemporánea. Mala influencia, buscavidas, parásito… Lo tiene todo. Menos vergüenza.

June: How are you in AA? You are always drinking! 
Chloe: Oh, I'm not in AA because I'm sober. I'm in it because it's the best place to tell my crazy, wild drinking stories to an audience who actually appreciates them. It's like how black comedians get the biggest laughs from black people, whereas white people be all like, “what's he talking about? Can I have another Shirley Temple?"
*
June: ¿Qué pintas tú en Alcohólicos Anónimos? ¡Si te pasas el día bebiendo! 
Chloe: No estoy en Alcóholicos Anónimos porque lo haya dejado, es que es el mejor sitio para contar mis locas historias de borrachera a una audiencia que las aprecia de verdad. Es como los cómicos negros que hacen más gracia a gente negra mientras que la gente blanca está en plan: “¿y qué dice éste? ¿Me pone usted otro Shirley Temple?”




Ésta ha sido nuestra lista de las más grandes zorras malas de la televisión de los últimos años. Demasiadas nos hemos dejado en el camino, y esperemos que muchas más nos estén esperando esta temporada. ¿Cuáles son las vuestras?
Leer más >>

Doctor Who S08E04. Listen


Con este nuevo capítulo, Doctor Who vuelve a la carga de la mano de Moffat. Muchos no coincidiréis conmigo, pero lo voy a decir de todas formas. El capítulo de la semana pasada me pareció un sinsentido total y no lo digo porque tuviera poco que ver con la trama principal; ya sabemos que de eso no nos libramos y a veces el resultado suele ser muy bueno. Sin embargo, como bien dijo Ana García en el review de la semana pasada, Capaldi es lo mejor de la nueva temporada y yo por lo menos tenía miedo de que tuviera que seguir haciendo malabares con un guión que no le hace justicia.

Clara ha sido la piloto de este nuevo episodio y parece ser que tendremos a un nuevo Rory a bordo. Danny Pink es ahora el novio oficial de Clara y ésta ya no podrá evitar el encontronazo entre sus dos hombres.



En cuanto al Doctor, seguimos en proceso de conocerlo más y se me está haciendo un poco larga la espera. Lo sé, soy una impaciente, pero espero no tener que esperar hasta navidad para obtener respuestas. Volviendo al capítulo, el Doctor ha ido hasta el fin del universo con tal de saber si sus miedos hacia el monstruo de debajo de la cama tienen fundamento o no. De paso, para disfrute de muchos, hemos visto un guiño al 50 aniversario y una pequeña parte de su infancia. Lo que queda claro es que lo que estaba debajo de la cama del Doctor era Clara pero poco sabemos del monstruo envuelto por una manta. Quizás lo hayan dejado caer y lo retomen más adelante. Además, seguro que el nuevo fichaje de Clara tiene mucho que contar sobre su pasado.

Un apunte final. Es curioso que la idea del buen soldado sale una y otra vez, en todos los capítulos de la nueva temporada, en este caso representado por un soldadito de plástico sin armas. Parece que el Doctor tendrá que abrazar su naturaleza guerrera en una batalla inminente, ¿verdad? Y la palabra guerrero me lleva a pensar otra vez en John Hurt. Quizás en lugar de intentar encontrar parecidos entre el duodécimo Doctor y sus antecesores (en las redes sociales no nos cansamos de compararlo con Ten y Eleven), deberíamos fijarnos en aquel al que conocimos muy brevemente como The War Doctor.

Por último, os dejo la promo de la semana que viene, que así a primera vista me parece bastante apetecible.


Leer más >>

sábado, 13 de septiembre de 2014

Teen Wolf, el fin del caos


Y esta semana terminaba la cuarta temporada de Teen Wolf, después de 12 capítulos y la promesa de volver el año que viene con una quinta entrega con más episodios.

Empecé a ver Teen Wolf allá por 2011, cuando parecía una serie sencillita, entretenida y con algún personaje interesante, como Lydia y Stiles. La primera temporada me pareció muy disfrutable, aunque algo flojilla en términos generales. La segunda temporada, en cambio, me encantó y sigue siendo hasta día de hoy —y no creo que eso cambie—, la que más me ha gustado. ¿Por qué? El perfecto equilibrio entre tramas "teen" y mitológicas, en ese caso con el Kanima que nos tuvo en vilo durante varios episodios.

Al año siguiente tuvimos una ampliación de capítulos que resultó en una tercera temporada dividida en dos partes. Yo disfruté bastante con la primera tanda de episodios centrados en el Decaulion, pero toda la parte de Stiles, con Onis, kitsunes y demás se me empezó a hacer bastante cuesta arriba.

lydia y parrish

Esperaba que la cuarta temporada se volviera a centrar en los adolescentes y no tanto en la mitología y el nuevo monstruo anual, pero no ha sido así. Al principio todo prometía con la llegada del Benefactor, un misterioso personaje con una lista de gente a la que matar que contrataba a humanos para que le hicieran el trabajo sucio. Sin embargo, como siempre, todo se empezó a complicar con la hermana Argent, Kate y sus "Berserkers" y en seguida comencé a experimentar esa familiar sensación de: "No me estoy enterando de nada".

Evidentemente, la temporada ha tenido sus buenos momentos. Malia ha resultado ser una divertida incorporación a la serie, sobre todo por su incapacidad para socializar normalmente y su interesante relación con Stiles, que aunque surgió un poco de repente, no me ha disgustado en absoluto. Además, el episodio de los exámenes PSAT me encantó, puede que porque se localizaba en el instituto y la trama se podía seguir más fácilmente.

malia

En el capítulo final, diría que nos dejaron más preguntas que respuestas. Después de solucionar la trama del benefactor demasiado rápido y con una resolución un tanto confusa: ¿Meredith?, los chicos debían rescatar a Scott, que se había convertido en un Berseker de esos por culpa de Kate. Además, parecía que Derek iba a morir porque era prácticamente humano pero en vez de eso, resucitó y dijo que había "evolucionado", como un Pokemon.

Scott consiguió volver a su forma natural gracias a Liam y como él no mata a nadie, atacó a Peter, el malo definitivo, hasta dejarlo inconsciente y poder llevarlo a Eichen House para encerrarlo con el Doctor del tercer ojo. Lydia, por su cuenta, le entregó el bestiario al Deputy Parrish, así que en teoría tendremos otro monstruo nuevo el año que viene. Además, parece que el villano definitivo será The Desert Wolf.

Al final no murió nadie, porque después del baño de sangre de la temporada pasada, Jeff Davis quería ser bueno con nosotros.

Leer más >>

viernes, 12 de septiembre de 2014

La realidad de The Leftovers

The Leftovers

La perspectiva de tener una serie postapocalíptica en la HBO, adaptación de una novela desconocida por muchos pero adaptada por un señor que para bien o para mal conocemos todos (Damon Lindelof, de Lost), siempre tuvo sus más y sus menos. Lo cierto es que, lo miremos por donde lo miremos, The Leftovers no encaja lo más mínimo en un canal donde la comedia de autor y el drama de nicho son el pan de cada día, pero en una época tan competitiva como la actual, darle la oportunidad a otro ego-drama (que al fin y al cabo es lo que es) ha sido una decisión tan coherente como arriesgada. 

Así ha nacido The Leftovers, la historia de un pequeño grupo de habitantes de un pueblo de Nueva York que, tres años atrás, observaron cómo una pequeña porción de sus seres queridos desaparecían sin dejar rastro y que ahora tienen que vivir y afrontar un mundo sin ellos

A pesar de que sus ratings no han sido nada del otro mundo (ha obtenido cotas similares a la de su comedia más exitosa, Silicon Valley, y ha quedado muy por debajo del resto de dramas, como True Detective, que duplica audiencia, o Game of Thrones, que cuadriplica), The Leftovers tendrá segunda temporada. Una que no veré, a no ser que me paguen. 

The Leftovers guilty remnant cult

Como se suele decir en estos casos, especialmente después de Lost, este tipo de series pueden llevar a error a aquellos incautos que creen que están viendo un drama postapocalíptico repleto de cuestiones existenciales, cuando en realidad lo que ven es un drama existencialista desarrollado un contexto postapocalíptico. Este trabalenguas se ha convertido en una de las principales taras de la seriefilia y, muy a mi pesar, también se ha convertido en un problema para mí. 

Porque yo sí quiero saber qué ha pasado el 14 de octubre; quiero saber qué ha pasado con los desaparecidos; quiero saber el cómo y el porqué. Pero esa cuestión, se resuelva o no en algún momento, no deja de ser circunstancial y, si sois inteligentes, nunca deberá ser la prioridad de vuestro disfrute en el caso de haberlo. Hemos aprendido una lección o dos con el paso de los años, y ahora es momento de decidir qué es lo que como espectadores estamos dispuestos a soportar. Los grandes dramas actuales incluyen en mayor o menor medida cuestiones sobre la vida y la muerte, sobre nuestra existencia y nuestro sentido. Y no necesariamente incluyen respuestas. De hecho, la oferta de dramas existenciales es mucho más amplia que la de dramas apocalípticos. Curioso.

Ahora bien, y teniendo en cuenta lo anterior, ¿qué podemos rescatar de The Leftovers? Prácticamente todo. Quitando sus títulos de crédito, posiblemente los más tediosos de la historia, el resto de The Leftovers es de primera calidad. El guión, urdido por Lindelof y el mismísimo Tom Perrotta, da ciertos palos de ciego en el momento de elaborar el ardid de dedicar episodios a personajes que no lo merecen, pero en líneas generales mantiene un ritmo excelente y lleva las tramas al lugar indicado. La dirección es fina y acertada, con nombres como Peter Berg, Michelle MacLaren o Mimi Leder detrás de las cámaras. La música, a cargo de Max Ritcher, es simplemente brillante y devastadora. El reparto por norma general funciona bien y cumple con las expectativas. 

The Leftovers chief garvey

Pero no es perfecta, en absoluto. El simple hecho de tratar de abordar una cuestión tan compleja como la pérdida y la desolación supone centrarse todo lo posible en el desarrollo dramático de sus personajes y en sus lógicas secuelas, dejando en demasiadas ocasiones suspendidas las tramas que les mueven. Algunos personajes quedan desdibujados, algunas de sus historias pierden todo su sentido, aunque al final acaben en el lugar correcto. Pero su confusión les pasa factura.

Afortunadamente, el elemento de principal interés, la secta de los Guilty Remnant, cobra fuerza a medida que transcurren los episodios y funciona como detonante de gran parte de los señuelos más atractivos de la serie. Esta secta, tanto un misterio como una especie de macguffin retorcido, es tanto la clave como lo menos relevante de The Leftovers. Por raro que suene. 

Porque ya sabemos que The Leftovers es rara, y bastante. Tanto que no sé ni cómo despedirme de ella… tanto que quién sabe si volveré a caer en sus redes el año que viene. 

 The Leftovers liv tyler
Leer más >>
TV SPOILER ALERT+