sábado, 4 de julio de 2015

5 razones para ver Penny Dreadful

cast_penny_dreadful_seasontwo

Este fin de semana acaba la segunda temporada de Penny Dreadful, que nos ha vuelto a ofrecer diálogos épicos, tramas sorprendentes y mucha, mucha sangre. Tras convertirse en una agradable revelación el pasado año, en esta ocasión tanto los actores como los guionistas han puesto todas las cartas sobre la mesa demostrando que la época victoriana es una fuente inagotable de buenas historias para los ingleses. Os damos cinco razones para poneros al día y disfrutar de este oscuro universo decimonónico.


1. Una protagonista femenina de gran complejidad


Vanessa Ives se ha convertido por derecho propio en uno de los grandes personajes femeninos de los últimos años. Sabe defenderse sola pero no llega a convertirse en una típica súper woman sin tacha: ha cometido sus pecados en el pasado, sabiendo madurar con el paso del tiempo y, aunque posee una fortaleza que sorprende constantemente a sus compañeros, tampoco evita el mostrar sus debilidades. Consciente del peso de la culpa, es capaz de ver desde otra perspectiva las historias ocultas de sus amigos, demostrando siempre una lealtad incorruptible.

El talento interpretativo de Eva Green es el gran responsable del atractivo de Miss Ives y para comprobarlo sólo hacer falta repasar el séptimo episodio de la primera temporada, en el que luchaba contra una posesión demoníaca: nunca unas ojeras transmitieron tanto. Además, en esta segunda entrega ha estado acompañada de la gran Helen McCrory, una de esas actrices camaleónicas que sólo pueden salir de las Islas Británicas.


2. Reconversión de los clásicos y la mitología del siglo XIX


Hace tiempo que los vampiros y hombres lobo volvieron con fuerza a la televisión, ¿queda algo que no se haya dicho ya? La respuesta es sí, si tienes en cartera un guionista como John Logan, capaz de ofrecer una interesante vuelta de tuerca. En vez de centrar la atención en Drácula, la primera temporada jugó con el destino de Mina y la imposibilidad de la salvación. El desarrollo de la trama de Ethan Chandler y su problemática con la luna llena se ha hecho a fuego lento para convertirlo finalmente en una pieza clave de la batalla final. Mientras, Víctor Frankenstein, lejos de ser un megalomaníaco obsesionado con convertirse en Dios, es en realidad una interesante reflexión sobre la soledad humana.

Y tampoco pueden faltar grandes referencias a historias y temas que ya forman parte de nuestro imaginario colectivo sobre el siglo XIX en Londres: Jack el Destripador, la fascinación  del público por las historias de asesinatos, los museos de cera, las drogas, los historiadores eruditos del Museo Británico o la pasión por África y el mito del Gran Cazador Blanco –personificado en Sir Malcolm Murray (e inspirado en Allan Quatermain)–.

penny_dreadful_publicidad
La publicidad de la serie también juega con referencias del XIX


3. Una misteriosa banda sonora


En la particular atmósfera de Penny Dreadful la banda sonora juega un papel esencial desde los títulos de crédito hasta la elección de canciones tradicionales, pasando por un score de corte clásico en la que predomina el uso del piano. El compositor polaco Abel Korzeniowski (que ha participado también en películas como Un Hombre Soltero) es el responsable de crear la personalidad sonora de la serie, que mezcla a la perfección el misterio, el peligro y la sensación de culpa que persigue a cada uno de los protagonistas.

En esta segunda temporada ha habido dos grandes momentos musicales: el final del tercer episodio, con una escena desgarradora sin dejar de ser poética y la tenebrosa interpretación de The Unquiet Grave por parte de McCrory, imitando a la duquesa de Bathory.



4. La poesía de los Poetas Satánicos


Byron, Shelley, John Clare, Woodsworth… La historia de Víctor Frankenstein se ha remezclado con El Quijote: si la perdición para este último eran las novelas de caballerías, para el mítico doctor ha sido la poesía romántica. Su personalidad está construida por completo a través de los versos de estos autores, sobre todo de los conocidos como Poetas Satánicos (llamados así por su inadaptación a la sociedad de la época), potenciando su carácter trágico e incomprendido.

Caliban / Mr. Clare es una máquina de recitar rimas, repitiendo hasta la obsesión los gustos de su creador y reflejando el gran respeto que los ingleses tienen hacia sus letras (¡Y el juego que les sacan tanto en la pequeña pantalla como en el cine!). Penny Dreadful es la oportunidad ideal para apuntar varios nombres clave de la literatura y aprovechar para acercarse a su obra. El poema I am de Clare es una ellas:

I am –yet what I am none cares or knows;
My friends forsake me like a memory lost:
I am the self-consumer of my woes–
They rise and vanish in oblivious host,
Like shadows in love’s frenzied stifled throes
And yet I am, and live–like vapours tossed


5. Decorados e iluminación: la perfecta atmósfera del imaginario victoriano


El otro apoyo ambiental de la serie es su gran calidad técnica, en la que se recrea a la perfección la elegancia de los barrios londinenses acaudalados y la miseria más cruel de los callejones escondidos de la capital inglesa. El terror gótico decimonónico ayudó a instalar en nuestro imaginario colectivo las imágenes de una ciudad de contrastes en la que los avances de la ciencia y la riqueza compartían espacio con el misticismo oriental y la desesperación de la clase obrera.

La serie juega con maestría con todos esos referentes, apoyándose en unos ambientes siempre controlados por la oscuridad (incluso un salón de baile lleno de candelabros puede mantener un aire siniestro) y en los que explotan con inteligencia el patrimonio arquitectónico irlandés o la belleza del vestuario de época.
Leer más >>

Pretty Little Liars S06E05. She's No Angel

Hanna-Mona-Leslie-PLL-Season6

Las mentirosas siguen investigando sobre la vida de Charles DiLaurentis y si todavía sigue vivo. Mientras, Mona vuelve en este capítulo dando que hablar, como suele hacerlo siempre. Pero todo esto vamos a ir desgranándolo pieza por pieza.


Un videoclip de Sia en PLL


El capítulo comienza con una completa performance de Maddie Ziegler, la niña de los videoclips de Sia. Yo creo que te pones "Chandelier" de fondo y queda espléndido. Toda esta escena es un sueño de Spencer, no sabemos si por la marihuana que ingiere a lo largo de todo el capítulo. Spencer cree que esa niña estaba en el búnker y tuvo que verla alguna vez, pero no lo recuerda. La historia sigue cuando Spencer acude con Hanna a Radley en busca de los archivos de Charles...



¿Qué hace Mona en Radley?


Cuando Hanna y Spencer llegan a Radley encuentran la habitación que Spencer veía en sus sueños donde la niña bailaba sin parar. Es ahí donde encuentran el archivo de Charles y descubren que está muerto porque el centro donó sus órganos. Aunque yo ni sabiendo esto me termino de creer que esté muerto, es una de las cosas que me ha enseñado esta serie, a no creer que un muerto está realmente muerto.

Encuentran a Mona en otra habitación cuando intentaba robar el archivo de Leslie. Recordemos que Leslie era la gran amiga de Mona que después testificó en el juicio contra las mentirosas. Pues ya conocemos a otra paciente más de Radley. Y lo que es más importante, ¡ATENCIÓN! Estuvo encerrada el tiempo suficiente para coincidir con Charles DiLaurentis y, además, compartió habitación con Bethany Young. Las chicas comienzan a pensar que Leslie puede haber usurpado la identidad de Charles.

Cuando Leslie se entera de que Mona no ha conseguido robar su archivo, esta monta en cólera.


¿"A" es una chica?


Aria y su compañero de las clases de fotografía, Clark, salen a realizar fotos para un concurso cuando este toma una instantánea en la que aparece "A" por detrás. Aria las roba y cuando las revela, ve cómo "A" tiene pecho, por lo que podría ser una mujer.

PLL-season6-A-is-a-girl

Aria envía un SMS con la foto a las demás. Cuando Emily lo recibe es Sara quien ve el mensaje primero. Sara le confiesa a Emily que también ha visto a "A" en muchas ocasiones cuando iban juntas. Mientras discuten porque Emily no le ha contado que perseguían a su acosador, la sombra de "A" aparece en la pared y huyen. 

No sé si alguien más se ha percatado de este detalle, pero cuando Leslie habla por teléfono con Mona, se ve a esta dentro de un coche en el mismo callejón en el que estaban Emily y Sara discutiendo y apareció "A". Eso o que esta serie me ha vuelto paranoica.

Lo que sí sabemos es que en los próximos capítulos... "Leslie is the new 'A' "



Detalles irrelevantes para vuestras vidas


Todo capítulo de las mentirosas tiene escenas que no cambiarán el curso de vuestras vidas. Como por ejemplo, que Sara y Emily se hacen un tatuaje, que Ali se enrolla con el policía o que Mona le deja una carta a Ali. Son datos irrelevantes, pero vete tú a saber con esta serie qué pueden volver importante en el próximo capítulo.



Recordaros que la semana que viene no hay capítulo, hacen un parón, así que vuelven el martes 14 de julio.



PROMO: S06E06. No Stone Unturned








Leer más >>

viernes, 3 de julio de 2015

Pros y contras de empezar una serie que ha visto todo el mundo


El verano es una de las mejores épocas para disfrutar de las series, pero ya ha acabado Game Of Thrones , has visto la tercera temporada de Orange Is The New Black en dos días y solo tenemos un capítulo de True Detective por semana. Así que lo más fácil es empezar con una de esas series que siempre has querido ver pero no encontrabas el momento, con suficientes temporadas para acompañarte todo el caluroso verano.

En mi caso, la elegida ha sido Breaking Bad (como en otros veranos lo fue Mad Men o Sons of Anarchy) y aunque voy con siete años de retraso, estoy dispuesta a acompañar a Walter en las 5 temporadas (aunque solo me duren unos meses).

Pero ver una serie a destiempo no es lo mismo que llevarla al día, tanto para lo bueno como para lo malo. Por ello, he aquí algunos pros y contras de empezar con una serie que prácticamente ha visto todo el mundo.


PROS 


  • Tienes a tu disposición temporadas enteras: hay quien es partidario del capítulo semanal y quien prefiere hacer maratones hasta perder el sentido. Si eres de maratones, empezar una serie que dispone de más de dos temporadas es un vicio.
  • Sabes que no la van a cancelar: Seguir al día una serie tiene un peso intrínseco, saber si llegarás a saber el final o te la cancelaran antes (los fans de Hannibal seguimos sufriendo). Pero si has hecho como yo, sabes de antemano cual es el futuro de tu nuevo deseo seriéfilo. 
  • No tienes la presión de verlo antes que tu entorno: seamos sinceros, si no eres el primero de tus amigos en ver un nuevo capítulo de Game Of Thrones, puedes ser víctima de numerosos spoilers. En cambio, si la serie acabó hace tiempo es mucho menos probable que esto pase.


CONTRAS


  • ¡Cuidado con los spoilers!: de entre todas las pegas que tiene éste método, sin duda alguna la más importante son los spoilers. Como no es novedad, será más difícil escuchar spoilers (como he dicho en los pros), pero es inevitable la frase “¿Has visto ya el capítulo donde…? “seguido del spoiler más injusto de la historia. 
  • Todo tu entorno sabe cómo acaba: hace siglos que todo el mundo ha visto el final y en parte eso molesta a cualquier seriéfilo que se precie. 
  • No tienes a nadie con quien comentarlo: comentar las series une y crea debates y teorías absurdas. Has visto ese famoso capitulo y ardes en deseos de comentarlo con alguien, pero te encuentras con un “Hace mucho que lo vi, no lo recuerdo muy bien” 

Ponderando costes y beneficios, sigo siendo una firme defensora de descubrir series antiguas o series que siempre habías dejado en el tintero, aunque sé que tendría que haber descubierto a Walter y Jesse mucho antes.

¿Qué series finalizadas habéis empezado vosotros recientemente? ¿Qué pros y/o que contras añadirías?

Leer más >>

jueves, 2 de julio de 2015

Nurse Jackie, la eterna adicción

nurse-jackie-eterna-adiccion-final-serie

El pasado domingo concluía Nurse Jackie en Showtime, tras siete temporadas, grandes momentos y mucho, mucho relleno. Fue el último reducto de una serie de dramedias femeninas que colapsaron el canal de pago durante años: United States of Tara, Weeds, The Big C, y Nurse Jackie; las cuatro grandes antiheroínas del cable americano.

De ellas, quizás Jackie Peyton fuera la peor. Al fin y al cabo, esta enfermera neoyorquina era un (falso) modelo de madre y de mujer trabajadora que, en las sombras, consumía opiáceos y narcóticos como si fueran pastillas de menta, y borraba sus huellas mintiendo y manipulando a los que la rodeaban.

Nurse Jackie contó la historia de su (auto)destrucción: de cómo Jackie pasó de ser un ejemplo a ser una perversión; de cómo su adicción lo calcinó todo y a todos, especialmente a ella mimsa. Su matrimonio, su affaire/camello, sus hijas, su mejor amiga, su reputación, su trabajo. Todo.

Es precisamente su trabajo a lo último a lo que se aferra Jackie, y mantenerlo se convierte en su última lucha, que vemos en la séptima y última temporada. Ser enfermera es lo que le representa, lo único que le motiva a seguir adelante con su vida y a pelear contra su adicción. Después de su paso por el mismísimo infierno, Jackie tiene que pasar por su propio purgatorio si quiere volver a ser la que era, y para ello tiene que purificar sus propios pecados al mismo tiempo que es obligada a trabajar como una conserje más, sometiéndose a rigurosos controles y a moderadas humillaciones.

Nurse Jackie, última temporada

A pesar de que Jackie quiera jugar limpio (en todos los sentidos) en su última temporada, su modus operandi se mantiene intacto: la mentira y la manipulación son sus principales herramientas, y la enfermera hace todo lo posible para volver a ponerse la bata azul. Es aquí donde nuestra querida Merritt "I Gotta Go" Wever se ha vuelto a lucir, interpretando a la joven enfermera Zoey Barkow, que se ha hecho mayor a la fuerza, y que tiene que controlar en contra de su voluntad a su antigua mentora y modelo a seguir.

Probablemente, la relación entre Zoey y Jackie haya sido lo mejor de la temporada (y definitoria de la serie, en general), seguido de los últimos enfrentamientos entre Jackie y Akalitus: la enfermera se ha complementado siempre muy bien con sus compañeras de reparto, y esa buena relación ha logrado marcar la excelencia. Por lo demás, considero que la última entrega de la serie ha estado muy desaprovechada, con tramas insulsas y poco interesantes (lo siento, pero la doctora Carrie Roman de santa no pega nada), y bastante desgana en general. Los problemas del hospital, la autodestructiva relación de Jackie y Eddie, o las gracietas y desventuras del nuevo doctor Prince (Tony "Monk" Shalhoub) no me han interesado en absoluto.

El final (spoilers a partir de aquí) ha sido justo, obvio y poco arriesgado. Lamentablemente, ha tenido una de ese despedidas que se olvidan. Principalmente, porque Nurse Jackie no ha querido arriesgarse con su última escena y ha querido transmitir en estas imágenes el propio espíritu de la serie: "Once an addict, always an addict". En cuanto nuestra protagonista recupera lo que es suyo, su trabajo, vuelve a ser la que era con todo lo que ello conlleva. Lo previsible y lo doloroso.

Evidentemente, se nota que han querido provocar la gran duda en el espectador (¿se ha muerto? ¿no se ha muerto?) pero, curiosamente, esa pregunta se evapora al cabo de unos instantes.

Ha sido muy emotivo volver a ver a Eve Best (¡más papeles para ella, por favor!) y a Michael Buscemi, pero las emociones, al menos para mí, terminan ahí. Recordaré a Nurse Jackie como la comedia menos divertida, con dos primeras temporadas excepcionales, un viaje repleto de altibajos y unas interpretaciones excepcionales.

¿RIP?


Leer más >>

miércoles, 1 de julio de 2015

Series de TV: del amor al odio y el "hope-watching"


Todos nos enganchamos a series de televisión cuando despiertan nuestra curiosidad, nos creemos sus historias y generan unas expectativas. Pero, ¿qué sucede cuando una serie comienza a decepcionarnos? En el siguiente texto intentaremos responder esa pregunta e indagar en el difícil proceso de decir adiós a una serie de televisión. 

Los seriéfilos tenemos una relación amorosa con algunas series y ¿cómo no habríamos de tenerla? Una vez a la semana las dejamos entrar a nuestras vidas. Nos enamoramos de sus personajes, nos transportamos a otro universo con sus historias y por cuarenta minutos nos olvidamos de todos nuestros problemas. 

A veces, esa relación amorosa dura muchos años y pensemos en The Big Bang Theory, Bones o Supernatural. Quienes las habéis seguido desde el comienzo, lleváis más de 10 años junto a ellas. Entonces, ¿cómo va a ser fácil decirle adiós a una serie que ya no es lo que era antes, cuando habéis compartido durante años buenos momentos con ella?

La respuesta no es sencilla y —al igual que en las relaciones amorosas— pensamos: “no, yo sé que va a cambiar” o “le daré una oportunidad más a ver qué pasa”, pero todo se vuelve más complejo cuando sois un seriéfilo que nunca pierde la esperanza con su serie favorita. 

Alan Sepinwall (critico estadounidense) denomina esta afección seriéfila como “Hope-Watching” y la definió así: “no es el acto de soportar una serie con el propósito de burlarse de ella ("hate-watching"), si no que es seguir viéndola con la creencia —fundada o no— de que hay una buena serie detrás de la mala que ahora estás viendo,  y quieres estar ahí para cuando la buena versión aparezca nuevamente”. 

Sepinwall comenta su relación con How I Meet Your Mother, serie que siguió hasta el final, por “esos raros momentos, incluso episodios completos, que sugerían que el equipo creativo no había perdido de vista lo que hizo a la serie especial… y podían recomponerla una vez más, especialmente para el final (claramente, no lo lograron)”. 


Entonces, os planteo las siguiente pregunta: ¿Cuántos episodios deben pasar para perder la esperanza? ¿cuándo es hora de decir adiós? 

Por mucho tiempo, hice "hope-watching", y un día me pregunté: “¿qué series ya me da pereza ver? y ¿cuáles nunca han vuelto a emocionarme como antes, y no han dado indicios de lograr hacerlo otra vez?”. Entonces, hice un filtro y —sin pensarlo dos veces— fui descartando series de mi rutina semanal. No miré atrás y me mantuve firme con mi decisión. 

También, me convencí de que las series seguirían ahí para retomarlas si mejoraban sustancialmente. Luego, comencé a seguir reviews de series que ya no veía para saber como han ido avanzado. Abandonar series me ha dejado tiempo para ver nuevas historias que me han vuelto a enamorar como antes lo hacían otras series. 

Lo que dice Alan Sapinwall es cierto y si veis una serie que cada cierto tiempo os recuerda a sus mejores momentos, quedaros con ella. Si esos instantes no existen, incluso en una temporada completa, decidle adiós. De lo contrario, sois unos masoquistas, y supongo que nadie desea serlo.

Y vosotros ¿tenéis series con las que hacéis "hope-watching"? y ¿qué series habéis logrado abandonar y cuáles no?
Leer más >>

martes, 30 de junio de 2015

Las minorías sexuales en televisión: 7 hombres y 7 mujeres

Personajes gays en la televisión contemporánea
El gran debate sobre el casting racial ha sido uno de los temas más sonados esta temporada entre la crítica profesional, la menos profesional y el público seriéfilo en general. Todo nos lleva a la historia de siempre: la presunta existencia de una cuota de personajes de minorías en nuestras series para A) realizar una representación fiel de la población global B) vender más y no sólo hacer productos/publicidad para el varón blanco de clase media. Imposiciones de representatividad y casting aparte, en cierto modo hay que dar a los productores y a los guionistas gracias por los personajes que hoy componen esta lista.

Estos personajes, todos ellos fuera de series especializadas en temáticas y círculos LGBT, han destacado en el progreso de conformación del personaje homosexual durante la tercera edad de oro del medio. La televisión, en su función de tanto reflejo como motor de la sociedad, ha ido madurando en los perfiles que componían los programas. Desde los más estereotipados gays chillones con el único propósito en la serie de ser objeto de mofa y ridículo hasta los personajes poliédricos cuya orientación sexual no es más que un rasgo sumado a otros muchos matices dentro de su rango de acción.

Esta semana, entre otras hazañas bastante más importantes, celebramos que el marica y la bollera ya no son etiquetas útiles dentro de la televisión.


Nomi Marks - Sense8


Nomi Marks

Empezamos la lista con un personaje al que conocimos hace cosa de un mes y contaba con una de las historias más duras del plantel de la serie. Nomi es una mujer transexual gay que no es aceptada por su familia ni siquiera cuando ya tiene completamente olvidada la parte de su vida en la que su cuerpo no se correspondía con su persona. Nomi encontró el apoyo que necesitaba en su novia y en la familia de la que ella misma eligió rodearse en el San Francisco que entre Sense8 y Looking nos plantean como el paraíso homosexual.


Tobias Beecher - Oz


Tobias Beecher

Tobias Beecher podría definirse como un antecedente televisivo de Piper Chapman pero en una cárcel donde un nazi le violó la primera semana en vez del mundo de casi piruleta que nos presentan en Orange ciertas ocasiones. Su relación consensual con Chris Keller fue uno de los romances más tóxicos y autodestructivos de la historia de la televisión, pero no por ello menos pioneros en la ruptura de tabúes, de los cuales en Oz quedaron pocos para cuando acabó la serie.


Big Boo - Orange Is The New Black


Big Boo

Hablando de Orange, ese santo grial contemporáneo de los romances lésbicos. ¿Por qué escogemos a Big Boo de entre todos ellos? En esta temporada, la señorita Carrie Black contó con un episodio en el que se desarrolló su historia pre-Litchfield y no dejó indiferente a nadie: la lucha por la identidad, el derecho de autodeterminación y la libertad de ser como a uno mismo le venga en gana o así se sienta. A big hetero hello to all of you si no os gusta.


Will Truman - Will & Grace


Will Truman

Pese a que muchos leen Will & Grace como una muestra más de la homofobia encubierta en televisión —por la cual a Grace se le sucedían los arcos sentimentales contundentes mientras que Will tenía que conformarse con escasos ‘amigos especiales’— su figura sigue siendo representativa de cómo los enfoques estaban cambiando. La fina ironía de Will se contraponía a la excentricidad de Jack, que servía para decirle a la industria que el estereotipo que Jack perpetuaba tenía una alternativa más realista pidiendo pista en la primera línea de la comedia sin tener que recurrir a bailes improvisados en mitad del diálogo.


Emily Fields - Pretty Little Liars


Emily Fields

La aparición de Emily en esta lista no es un error o una broma pesada: las mentirosas son algo más que historia viva del mamarrachismo. Entre absurdez, absurdez y pendiente de Aria, a la serie hay que concederle que el tratamiento de la sexualidad de Emily no tiene nada que envidiar al resto de las vidas sentimentales de sus amigas. El porcentaje de lesbianas que casualmente cruzan sus caminos con Emily para nunca volver a aparecer en la serie es idéntico al de maromos de la Men’s Health correspondiente al resto de Liars, y eso es digno de mención.


David Fisher - Six Feet Under


David Fisher

Con David vivimos un armario largo y conflictivo que le llegó a costar el amor de su vida, aunque fuese temporalmente. A nivel personal, doméstico y religioso, el personaje de Michael C. Hall nos deslumbró a todos en el que probablemente sea el mejor drama familiar que haya habido hasta la fecha. El de David fue el retrato de un hombre atormentado al que le costó muchas temporadas conseguir aceptar y poner en orden todos los aspectos de su vida.


Kima Greggs y Omar Little - The Wire


Kima Greggs y Omar Little

Las calles de Baltimore dieron dos exponentes de cómo una orientación sexual no tiene por qué ser la base en la construcción de un personaje. Kima Greggs llevaba su vida sentimental a trompicones en lo que arriesgaba su vida en general por un cuerpo de policía en el que la presencia femenina era prácticamente anecdótica y aun así se tenía más que ganado el respeto de todo el cuartel. Al otro lado del conflicto por Baltimore, Omar Little imponía la autoridad y el miedo entre las bandas de narcos y camellos de poca monta a golpe de escopetazo sin dejar que nadie le hiciese de menos por con quién compartiese lecho.


Willow Rosenberg - Buffy The Vampire Slayer


Willow Rosenberg

Antes de que Alyson Hannigan se pusiese en la piel de Lily Aldrin, nos regaló a Willow Rosenberg y su transcurso de tierna acompañante de La Cazavampiros a bruja de armas tomar. Tras intentarlo sin mucho más éxito que un hombre lobo, la brujería lleva a Willow a conocer a Tara y entre conjuros y pociones se forjó una tensión sexual pionera en las cadenas generalistas hasta la época. Willow tuvo una de las primeras relaciones lésbicas que no eran un simple reclamo episódico para las audiencias o para montar un poco de jaleo en los medios.


Cyrus Beene - Scandal


Cyrus Beene

En la mediana edad y con tus canas bien puestas también puedes toparte con historias de justo reconocimiento en estos recopilatorios. Cyrus es de ese brillante grupo de personajes controvertidos que viven en un área moral muy gris y son firmes creyentes de que el fin justifica los medios, todo mientras vive absolutamente enganchado a ser uno de los hombres más poderosos del mundo libre y gran mano tras el partido republicano estadounidense. Republicano, homosexual y casado con un ex jefe de prensa de la residencia del Presidente. Todo mezclado y con mucho orgullo.


Santana Lopez - Glee


Santana Lopez

Glee, otra meca del personaje gay. De un chiste hicieron un OTP y de una minion sin voz propia en las canciones siquiera un personaje por el que aún sufrimos. Santana llevaba el estandarte de ser zorra mala como actividad extraescolar hasta que descubrimos que los sweet lady kisses que compartía con Brittany S. Pierce no eran un chascarrillo recurrente, sino una fuente de veneno que le estaba consumiendo por dentro. Jóvenes libanesas del mundo, aquí un icono.


Frank Underwood - House of Cards


Frank Underwood

Situar al hombre más ambicioso que se pasea por la Casa Blanca en un punto determinado de la escala de Kinsey es relativamente complicado. Por ello y por poner a prueba las etiquetas, Frank Underwood se merece aparición en nuestra lista. El matrimonio más regio de Washington DC se caracteriza por las libertades que se permiten mutuamente, con compañías de cama sin distinción de género siempre y cuando no salpiquen sus carreras políticas.


Ilana Wexler - Broad City


Ilana Wexler

Decir que el de Ilana es un caso anecdótico. Toda ella lo es, pero hoy destacamos sus preferencias y cómo nos propone añadirle una letra más al LGTBIQ+. Ilana tiene una fijación por Abbi que va más allá de su gran amistad. Hasta ahí nada del otro mundo y todo correctamente definible. Pero, ¿y si hablamos de autosexualidad? Su romance episódico con un casi clon suyo nos da que pensar en otras opciones disponibles dentro de las muy minorías sexuales.


Connor Walsh - How to Get Away with Murder


Connor Walsh

Cerramos la lista con una de las revelaciones de la presente temporada que ejemplifica a la perfección en qué punto se encuentra la figura del personaje gay. Connor Walsh vive en un mundo donde su sexualidad no escandaliza ni cuando es explotada con fines laborales. Es más, su caso se presenta como un arma de doble filo. Nadie juzga a Connor por hacer llorar a un asistente del gusto a cambio de información. La cuestión es: ¿tendríamos/hemos tenido la misma actitud si fuese una mujer quien usa sus armas para obtener las pruebas para un juicio?

*

Pese a que el ambiente sea festivo y lo que estemos haciendo sea celebrar el camino que nos ha llevado hasta estos personajes, siguen siendo temas tratados en ocasiones caminando con pies de plomo. Y, como habéis visto, cuando una causa parece ganada ya nos muestra los otros muchos fallos que todavía tenemos pendientes de resolver.

Sabemos que nos dejamos muchísimos personajes que quisiéramos haber nombrado, pero en el fondo no nos importa mucho porque lo destacable es que antes de darnos cuenta, tendremos suficientes iconos nuevos para decir que estos catorce son Edad de Piedra.
Leer más >>

domingo, 28 de junio de 2015

The Astronauts Wives Club: Las primeras damas del espacio

The Astronauts Wife Club

Todos conocemos en mayor o menor medida uno de los hechos más significativos del siglo XX y los que fueron los héroes de muchos americanos en los años 60: los primeros astronautas

En este caso, The Astronauts Wives Club, nos propone contarnos todo el proceso que llevó a cabo la NASA pero desde la perspectiva de las esposas de los siete astronautas pre-seleccionados para ser el primer hombre en el espacio. Pero aquí las que importan son ellas. 

La escritora Lily Koppel publicó en 2013 un libro donde exponía todas sus investigaciones sobre esas mujeres que tuvieron que vivir el incierto futuro de sus maridos y que ahora ABC ha llevado a la televisión. 

Siete mujeres destinadas a ser las buenas esposas de los buenos astronautas que a través de la prensa venden sus familias idílicas. Solo uno de sus maridos podrá ser el primero en viajar al espacio y son capaces de cualquier tipo de propaganda para conseguir el objetivo. La revista Life las sigue en su día a día, son las esposas de América en aquel momento y ninguna puede dar muestras de debilidad o de ruptura familiar. 

Alan Shepard (Desmond Harrington, Dexter) es el afortunado y su esposa Louise (Dominique McElligott, Hell on Whells) debe afrontar no solo sus problemas matrimoniales sino el hecho de que puede que su marido no regrese.

The Astronauts Wife Club

La premisa es interesante sobre todo si tenemos en cuenta que el mundo de los astronautas en aquella época era completamente masculino pero que muchas mujeres también sufrían en sus propias carnes las misiones. El tema recuerda mucho a Army Wives pero en los años 60, y la idea de comparar las mujeres de los astronautas con la de los militares no es nada descabellada.

Pese a que la escena de la fiesta donde se conocen todas las esposas es esencial para conocer a todas las protagonistas y los diferentes puntos de vista que cada una de ellas tienen de su función y la de sus maridos, creo que el ritmo del capítulo es demasiado rápido como para hacerte con determinadas situaciones de los personajes. 

Las escenas que recrean (o son) imágenes históricas son clave en la serie y el detalle de la portada de todas las esposas posando para la famosa portada de la revista Life (como réplica a la de sus maridos) es solo uno de los detalles que hay espero sigan habiendo porque es de lo mejor que tienen. Además ciertas historias y personajes como el matrimonio Cooper o Rene Carpenter (Yvonne Strahovski, Dexter, Chuck) pueden dar juego en los próximos capítulos. 

No obstante, como muchas otras, pretende ser la nueva Mad Men y para aquellos que quieran ver un desfile de moda es muy recomendable solo por ver el personaje de Yvonne Strahovski, pero ni ella es la nueva Betty Draper, ni The Astronauts Wives Club es la nueva Mad Men.


Leer más >>

viernes, 26 de junio de 2015

Pretty Little Liars S06E04. Don't Look Now


Comenzar pidiendo disculpas porque no pudimos publicar la review del capítulo anterior por problemas técnicos. Más concretamente, mi ordenador murió durante unos días. Pero resucitó, como saben hacerlo Mona y Allison, y aquí volvemos a estar.

Para refrescar la memoria recordemos que en el episodio anterior Andrew salió de la cárcel, pero las chicas ya estaban completamente seguras de que él y Charles no eran la misma persona; volvieron a ser amenazadas por "A" cuando estaban a punto de ver a la doctora Sullivan. Y es imposible olvidarse del mono militar de Emily.

Pero, vayamos a lo que realmente nos importa: ¿Qué ha pasado esta semana con nuestras mentirosas?


Se confirma que Charles es/fue un DiLaurentis


Allison le cuenta a las chicas toda la historia que su padre le ha relatado. Según este, Charles nació un año antes que Jason, pero tenía problemas mentales y, como era peligroso, lo internaron en Radley. En Rosewood ya dije que solo había una abogada, que era la madre de Spencer, y parece ser que solo hay un centro de salud mental también. Según el padre de Ali, lo internaron porque cuando ella tenía 11 meses, intentó ahogarla en la bañera.

Nadie conocía esta historia porque los DiLaurentis se mudaron a Rosewood después de internar a Charles. Y aquí viene lo más sorprendente: Charles no puede ser "A" porque está muerto




Buscando el historial médico de Charles


Las chicas deciden conseguir por todos los medios el historial médico de Charles DiLaurentis antes de que sean destruidos, ya que Radley cerró. Cuando lo consiguen, se percatan de que el registro es únicamente de los 13 a los 16 años, pero hay un dato relevante: sus dos únicas visitas fueron Jessica DiLaurentis y Carol Ward, la tía abuela de Allison que murió años atrás.

Cuando Jason se entera, recuerda que una vez fue a casa de Carol para quedarse a dormir durante una noche y allí se encontró con su madre, Jessica DiLaurentis. Esta le prohibió la entrada y consiguió escuchar un sonido que provenía del interior de la casa, por lo que llegan a la conclusión que se podía tratar de Charles.

Así que los dos hermanos junto a Spencer y Hanna deciden ir a la casa de Carol. Allí se encuentran la tumba de Charles, pero Hanna cree que puede ser una trampa para que piensen que está muerto y comienza a excavar. Pero descubren que la tumba lleva muchos años ahí, por lo que "A" no puede haberla colocado justo ahora para despistar.

Spencer y Hanna piensan que alguien de Radley, que conociera todo de Charles durante el tiempo que estuvo allí, está usurpando la identidad de Charles. Pero, ¿nadie está 100% seguro de que Charles sigue vivo? Este truco ya lo hemos conocido antes con Mona y Allison, y están más vivas que nunca.



Los flashbacks y el regreso del acoso de "A"


Las chicas no pueden olvidar lo que vivieron en el búnker en el que "A" las tenía encerradas. Spencer y Aria sufren una serie de flashbacks escalofriantes a lo largo de capítulo. Spencer, por su parte, solo recuerda despertarse con las manos y el suelo llenos de sangre, lo que le hace dudar si mató a alguien y no se acuerda, o simplemente "A" le colocó sangre falsa.

Aria, mientras está en el laboratorio de revelado fotográfico, encuentra una nota: "You're my doll, bitch!-A". Es ahí cuando la mentirosa peor vestida recuerda lo vivido en su habitación en el búnker cuando le gritó a "A" que no era su muñeca. Cuando Aria intenta salir del laboratorio, se da cuenta de que la había encerrado, pero un compañero le abre la puerta. Podemos decir alto y claro que vuelven las amenazas de "A", que ya se echaban de menos.



Se avecina nueva novia de Emily


Han sido muchos capítulos sin que Emily tenga nueva novia. La última en su lista fue aquella que estaba casada con un muy buen amigo suyo, ¿recordáis? Pues ahora ya nos están dejando caer la posible relación con Sara, a la que ya se lleva de paseo por el bosque y a nadar. Centro psiquiátrico y abogada solo hay un ejemplar en Rosewood, pero novias para Emily hay muchas.


Destacar que al final del capítulo descubrimos que las mentirosas tienen un rastreador colocado por "A", seguramente se los colocó cuando las tuvo secuestradas.



PROMO: S06E05. She's No Angel









Leer más >>

Mr. Robot, la primera sorpresa del verano

rami_malek_protagonista_robot

USA Network nos tiene acostumbrados a series de corte procedimental (con CSI o las diversas variantes de NCIS) pero ha decidido dar un pequeño golpe de timón para la temporada veraniega con Mr. Robot. El piloto ha conseguido reseñas positivas tanto de los críticos televisivos como de los espectadores, lo cual ya es sorprendente en los tiempos que corren.

¿Y cuál es la trama? El argumento gira alrededor de Elliot, quien trabaja en una empresa de seguridad cibernética al servicio de corporaciones multimillonarias. Una responsabilidad que odia porque en realidad detesta a esas enormes compañías y a los “hombres invisibles”: el 1% del 1% que gobierna el mundo a su antojo. Por eso dedica sus habilidades informáticas a favor de una labor nocturna como vigilante, luchando contra las injusticias a su manera.

En medio de su cruzada se encuentra con Mr. Robot (Christian Slater), que dirige un grupo de misteriosos hackers con un extraño proyecto entre manos. Elliot es un personaje atormentado, con dificultades para relacionarse socialmente y unos conocimientos muy concretos que ya se han visto en otras producciones. Sin embargo, la fotografía, música y personajes de Mr. Robot nos presentan una serie diferente con mucho potencial.

christian_slater_mr_robot

 “Por favor, dime que tú también estás viendo esto”


Rami Malek (The Pacific) compone un personaje que genera empatía a pesar de su aparente frialdad gracias a una brillante actuación. Su Elliot está cansado de las mentiras del capitalismo y, aunque marcado por una visión negativa de la sociedad, no ceja en su empeño de salvar el mundo. Lo más interesante es el haber escogido el relato en primera persona como perspectiva para la narración, en la que se nos trasladan las dudas sobre su propia lucidez y el miedo a no saber si lo que está ocurriendo es real o simplemente es otra más de sus alucinaciones. El espectador se convierte así en uno de sus delirios, al que le va presentando su vida poco a poco.

Con la temática hacker tan presente en el guión uno podría esperar un aluvión de términos informáticos pero esta queda reducida al mínimo: los protagonistas luchan tranquilamente con el código, sin artificios ni soluciones épicas y los “otros” son mejores, más listos. El enfoque de la serie está más centrado en cómo volcamos nuestra vida en la red y la facilidad con la que se puede espiar nuestra intimidad desde el correo o facebook. No son necesarios complicados virus ni grandes alardes, los propios usuarios cometen el primer error al ser demasiado confiados.

Por ahora no se ha profundizado demasiado en los secundarios (¿extenderá Christian Slater su “maldición” con las series a este nuevo proyecto?), pero lo han compensado con un interesante cliffhanger final. La banda sonora también merece una mención: se mezcla a la perfección con el ambiente frío de las oficinas, calles en las que siempre llueve y casas solitarias. Esperemos que Mr. Robot siga por la senda marcada en el piloto, huyendo de los tópicos sobre conspiraciones mundiales para ofrecernos la primera gran serie del verano.

Leer más >>

jueves, 25 de junio de 2015

¿Es peor la televisión en verano?

Aden Young en Rectify

Llega el verano y los seriéfilos empezamos a hacer listas de las series que queremos ver mientras combatimos el clor: grandes clásicos como Los Soprano y The Wire que nos avergüenza reconocer que aún no hemos visto, series como The 100 y Person of Interest que resulta que se volvieron buenas cuando las dejamos aparcadas, y alguna cosilla ligera para la hora de la siesta. La lista, al final, acaba siendo más larga de la cuenta y septiembre nos pilla siempre con la mitad de 'deberes' sin hacer.

Y es que hace unos años que el ritmo de estrenos en Estados Unidos no baja con respecto al otoño, y no es de extrañar que nos falten los dedos de las manos para contar las series que vemos a la semana incluso en temporada estival. Ahora bien, ¿son las series de verano, por lo general, peores que las que se emiten en temporada regular? Como casi siempre, la respuesta suele ser que hay de todo.


True Detective: HBO no descansa


Rachel Weisz y Colin Farrell en True Detective

Hace apenas unos días se estrenó la segunda temporada de la serie más comentada de HBO, con perdón de Game of Thrones. Puede que este año la de Nic Pizzolatto apunte a ser menos ambiciosa y metafórica, pero nadie duda de que será una de las ficciones que más dará que hablar en 2015.

Pero además, la cadena predilecta de los seriéfilos va a aprovechar el arrastre de True Detective para estrenar dos comedias: The Brink, con Tim Robbins y Jack Black, y Ballers, protagonizada por Dwayne Johnson. No todas las críticas serán positivas, pero tienen grandes nombres detrás y son apuestas importantes. Curiosamente, para The Leftovers (el gran estreno del verano de 2014) habrá que esperar a otoño.



AMC y Showtime, a la zaga


El reparto de Masters of Sex

Halt & Catch Fire fue una de las grandes apuestas de la temporada pasada en AMC, y fue ganándose el favor de la crítica y el público con el paso de los capítulos. Este año, en vez de en primavera, la estamos viendo en verano y, además, ha vuelto en forma. Todavía queda ver, eso sí, qué tal está Humans, que se estrena este domingo.

Otra de las series estrella de la cadena, Breaking Bad, emitió su temporada final entre agosto y septiembre, coincidiendo con la despedida de Dexter (aunque ésta no sea un ejemplo de buena televisión veraniega) en Showtime. El canal de Homeland se reserva también para verano una de sus series más aclamadas (Masters of Sex) y otra de las más criticadas y discretas (Ray Donovan), así que entre las tres grandes cadenas de cable por excelencia, nos dan material de sobra para que los lunes sigan siendo lunes.



The Whispers y otros descartes


Lily Rabe en The Whispers

En las networks, sin embargo, el verano sigue siendo la época perfecta para quemar esas series que no encontraron hueco en otoño y midseason, como The Whispers en ABC, que con su intriga de baratillo solo puede aspirar a enganchar al público cuando pega el calor. Gracias a esta política de programación, eso sí, se está emitiendo ahora la maravillosa Hannibal en NBC, que no consigue destacar ni en verano y tristemente ha sido cancelada.

Las cadenas en abierto también emiten cosas simpáticas y ligeras en esta época, como The Astronauts Wife Club, así como series más baratas o coproducidas, el caso del drama policial Rookie Blue o la serie médica The Night Shift (que este año, sin embargo, ha dado el salto a la primavera).



Los high concepts


Terrence Howard y Matt Dillon en Wayward Pines

Si antes las cadenas buscaban desesperadamente la nueva Lost y programaban los sucedáneos en septiembre (Flashforward, Revolution), ahora prefieren reservarse los misterios más grandes que la vida para el verano. Así nació Under the Dome, la adaptación de una novela de Stephen King que apuntaba alto y se quedó en entretenimiento blandito (eso sí, tiene su público). CBS intentó repetir la jugada con Extant en 2014, pero la serie de Halle Berry no engañó a mucha gente. Este año las tendremos de vuelta a ambas y, aunque cueste creerlo, a Falling Skies (TNT), que sigue existiendo.

Aunque si una serie high concept está dando de qué hablar estos meses es Wayward Pines, creada por M. Night Shyamalan. Con esto de que durará solo 10 episodios y los guionistas pueden ir destapando rápido las cartas, nos está alegrando el mes de junio. Además, tiene a gente guay como Hope Davis y Melissa Leo en su reparto, ¿qué mas se puede pedir?



Las provisiones de Netflix


Amirita y Nomi en Sense8

Los dos primeros fines de semana de junio, Netflix estrenó Sense8 y la tercera temporada de Orange is the New Black. La locura experimental de los Wachowski y las presas de Lichfield deberían tenernos entretenidos un tiempo, aprovechando la supuesta "sequía de series"... Otra cosa es que los episodios de ambas nos hayan durado 48 horas.

Otra plataforma de streaming como Amazon ha estrenado también de golpe Catastrophe, una peculiar comedia romántica que sí se ha ganado el favor de los críticos y que promete ser la You're the Worst (otra joyita que se estrenó en verano) de la temporada.



UnREAL y otras agradables sorpresas del cable básico


El equipo de UnREAL

El verano es la época estrella del cable básico: ABC Family trae de vuelta The Fosters, Chasing Life y Switched at Birth, entrañables y más que dignas, junto a la locura mamarracha de Pretty Little Liars; las Devious Maids de Lifetime se ponen los guantes; Syfy estrena lo nuevo de Defiance; y los ex compañeros de Brenda Leigh Johnson siguen resolviendo casos en Major Crimes (solo por nombrar algunas de las que regresan).

Y son estas cadenas las que, de vez en cuando, nos dan alguna sorpresa. La perturbadora y adictiva UnREAL, por ejemplo, demostró que sí podíamos esperar grandes cosas de Lifetime; y Dark Matter, la space opera de misterio que acaba de estrenar Syfy, se ha convertido en la serie con mejores críticas del canal en mucho tiempo.

Si a eso le añadimos los regresos de la gran Rectify, la curiosa Doll & Em o la divertidísima Gravity Falls, no queda más remedio que concluir que sí, en verano se hace también muy buena televisión. Eso sí, hay que buscarla, y si estamos demasiado enganchados a los DVDs de Veronica Mars y The West Wing, quizá ni nos molestemos en hacerlo.

Leer más >>
TV SPOILER ALERT+