sábado, 26 de mayo de 2012

Hart of Dixie, Bluebell y los triángulos amorosos


Hace unos meses os hablamos de Hart of Dixie, la nueva serie de Rachel Bilson para la CW, una sencilla y agradable historia sobre una joven médico neoyorkina que acaba trasladándose a un pequeño pueblo de Alabama, al más puro estilo pez fuera del agua.

Las audiencias no fueron del todo malas al principio (para la CW, claro está), pero fueron decayendo al paso de los capítulos, aunque terminaron bastante estables y superando a Gossip Girl (y al final hasta a The Secret Circle). De todos modos, casi todas las predicciones aseguraban que HoD iba a ser cancelada y los magos regresarían por una segunda temporada, pero las últimas caídas de audiencia de estos y el establecimiento de Dixie como un entretenimiento sin pretensiones en la noche de los lunes hizo cambiar de opinión a los productores de la cadena, que finalmente decidieron renovarla hace dos semanas.

A partir de aqui, spoilers de la primera temporada

La trama de la serie también ha evolucionado positivamente, ya que ha dado la oportunidad de coger cariño al pueblo, Bluebell, y sus personajes. Aunque Zoe Hart sea un poco egocéntrica la mayoría de las veces y parezca no aprender de sus errores, Hart of Dixie sigue la estructura básica de drama romántico light, sin situaciones exageradas y poco creíbles como les pasa a otros culebrones como Gossip Girl, 90210 o a las últimas temporadas de One Tree Hill.

Hart of Dixie se limita a narrar tramas sencillas, con un claro enfoque en los dilemas románticos de la protagonista y sus compañeros de serie, mientras intenta plasmar una imagen cómica y entrañable de las costumbres de Bluebell, donde cada semana parecen celebrar algo distinto: ferias, concursos, carreras... Está claro que la profesión de Zoe es la parte menos importante de la serie: prueba de ello, las tramas médicas han ido perdiendo importancia en los últimos capítulos de la temporada, exceptuando la aparición de su padre.


Los triángulos amorosos

Como partes importantes del desarrollo de la trama, nos hemos encontrado con dos triángulos amorosos principales. Uno de ellos (Lavon-Lemon-George) ha sido el más “original”, ya que no se centraba en nuestra protagonista y profundizaba en los personajes de Lemon (excelente Jaime King) y Lavon. La semi-perfecta Lemon, prometida con su eterno novio George, tuvo una aventura —aunque George se había marchado—, con el alcalde del pueblo, que sigue enamorado de ella.

El otro triángulo sí que tiene en el epicentro a nuestra Zoe Hart, que se acaba debatiendo entre George, con quien comparte el sentimiento de ciudad y con quien siente una conexión increíble y Wade, el rebelde del pueblo, totalmente diferente a ella y con el que tiene una relación amor-odio bastante peculiar. El problema de los guionistas es que parecen enfocar la dirección de la trama hacia un futuro Zoe y George, dando a entender que están hechos el uno para el otro y destinados a pasar la vida juntos, cuando la otra opción es muchísimo más interesante y prometedora. Me recuerda un poco a los inicios de Dawson Crece y ya veis cómo terminó esa historia... Scott Porter ha sido siempre encantador y adorable, pero su personaje acaba siendo aburrido, justo lo contrario que Wade (Wilson Bethel), de quien todavía no hemos visto suficiente.

Zoe y la amistad

Por mucho que Zoe insista en que George es su amigo, solo le hemos establecer una buena relación de amistad con Lavon y Rose. Lo de Lavon (Cress Williams) es extraño, pero funciona. Enamorado de su peor enemiga, Lavon es el único que apoya a Zoe desde el principio de la serie, ayudándola en todo momento y siendo su principal confidente. Con Rose (McKaley Miller), Zoe forma otra peculiar amistad, ya que la chica es una joven estudiante de instituto, que encuentra en Zoe una adulta a quien admirar y pedir consejo, sobre todo cuando se trata de temas de chicos. Bravo por ambas relaciones, dos de los puntos más frescos de la serie.

No sé a vosotros, pero yo me he quedado con más ganas de Zoe y Bluebell. Hart of Dixie es justo lo que esperaba y desde luego, me ha dejado muy satisfecha.





3 comentarios :

  1. Me encantó la serie, y el cliffhanger final, excelente. Debo admitir que George en mono y entre Zoe y él, hay mucho química y sentimientos puros, pero en su lugar, Wade es el chico malo que pone a Zoe en su lugar y también tienen química... No puedo esperar por la segunda temporada!

    ResponderEliminar
  2. Es la típica serie que puedes ver tranquilamente tirada en la cama/sofá y sin preocuparte de nada más que de aguantar a la pedorra de Lemon, que mira que la odio (a pesar de que es la única que pone acento sureño...)

    No esperaba que la renovaran, pero ya que está, veámosla pues.

    Yo simplemente por mi odio hacia Lemon quiero que Zoe acabe con George, y mira que Wade me encanta. ¿No os pasa que cuando Lavon sonríe sonreís también? Es inhumano xD

    ResponderEliminar
  3. A mi  me esta gustando la serie. Es entretenida y fresca, como dices mas arriba sin pretensiones y ni sobreactuaciones. Te hace querer ver elsiguiente capitulo y desconectar un poco del dia a dia para perderte en BlueBelle

    ResponderEliminar

TV SPOILER ALERT+