jueves, 15 de marzo de 2012

Buffy, the Vampire Slayer


Buffy, The Vampire Slayer (Joss Whedon) fue la primera serie que seguí día a día en televisión, allá por el 97. Recuerdo que era preadolescente y dejaba de estudiar cada día sobre las 19,00 para poner TVE2. Fue mi primera heroína y uno de los personajes a los que más cariño tengo. El pasado 10 de marzo se cumplieron 15 años desde su estreno en The WB (luego pasaría a UPN en 2001 hasta el final).

Buffy Summers (Sarah Michelle Gellar) pasa de ser una típica chica de 16 años popular en su instituto a tener que madurar a pasos forzados. Un día sin comerlo ni beberlo se entera de que es la elegida, la elegida para defender y salvar el mundo de los seres de ultratumba y demás demonios. Sunnydale es donde se desarrolla la serie, un pueblo de California que resulta ser una de las puertas del infierno y por eso tiene una tasa de demonios y vampiros muy pero que muy alta. Y por eso tenemos a Buffy, una adolescente atípica ya que su vida girará en torno a cementerios, la noche y unos amigos muy particulares que la apoyarán y ayudarán en todas sus aventuras.




En todo esto juega un papel fundamental Giles (Anthony Head), el Vigilante que instruye, entrena y enseña a Buffy como luchar contras las fuezas de la oscuridad. Esta posee como cazadora ciertas ventajas, super fuerza, destreza, agilidad, intuición y sanar con cierta rapidez, aun así si no fuera por sus amigos Xander, Willow, Cordelia y a tiempos Spike, Faith, Oz y Tara no le iría para nada tan bien.

Una de las razones por las que Buffy se convirtió en serie de culto es por la transformación tan tremenda y compleja que sufren todos los personajes. Cuando la serie comienza todos ellos (menos obviamente Giles) tienen 16 años, debido a las fuerzas oscuras y a lo que se enfrentan cada día todos los personajes madurarán a grandes pasos, y vemos la evolución de la adolescencia a la vida adulta rápidamente. En el caso de Buffy a comienzos de la serie es una niña repelente que no quiere darse cuenta de los cambios que ha sufrido su vida y le aterra la idea de tener tanta responsabilidad, huye de su antigua ciudad y quiere comenzar una vida nueva, pero esta Buffy tiene que ir madurando, se enamora de un vampiro con alma, Ángel (un jovencísimo David Boreanaz), que la ayudará en todo el proceso de cazadora durante las primeras temporadas.

Buffy se convierte en adulta poco a poco. Para más inri, llega el momento de la tremenda muerte de su madre, y es aquí cuando Buffy toma las riendas de su hogar, teniendo que cuidar a su hermana menor, encargarse de los ingresos y además no dejar de lado sus obligaciones como cazadora.

Willow (Alyson Hannigan) y Xander (Nicolas Brendon) también madurarán. Se trata en esta serie por primera vez tan abiertamente el tema de la homosexualidad, en este caso femenina: Willow tras su relación frustada con Oz, el hombre lobo, se enamorará de Tara, una compañera de universidad con la que formará una pareja fantástica, pero Tara morirá a manos de unos demonios y veremos la ira de Willow en una magnífica sexta temporada.

Xander por su parte siempre será un chico tímido y divertido, un poco miedica pero muy amigo de sus amigos, que se enamora primero de Buffy, luego entablará una relación con Cordelia y finalmente conocerá a Anya, la que será su relación más importante, hasta el punto de pedirle en matrimonio y echarse atrás en el último momento dejándola plantada en el altar.

Podría estar contando tramas de las diferentes historias que se van formando en la serie durante muchos muchos párrafos ya que Buffy es una de las series que para mi gusto nunca decayó, siempre mantuvo un buen ritmo, con historias interesantes, guiones muy afilados y un hilo argumental estupendo.


Buffy como hemos dicho crece, y nosotros con ella, es por eso que iremos descubriendo también la Buffy más traviesa con el paso de las temporadas, una Buffy que explora su sexualidad con Ángel, más tarde y de una forma muy muy intensa con Riley, un soldado que luchará también contra las fuerzas oscuras. Pero la pareja más acorde con Buffy, la más profunda y la que más le aporta será sin duda Spike (James Marsters), otro vampiro que quiere ser malo pero que no puede, que se enamora perdidamente de Buffy y por ella recupera su alma, que le da lo que tiene y que al final de la serie se sacrificará por salvarla a ella y al mundo.

Spike será bajo mi punto de vista uno de los personajes claves de la serie, un personaje que aporta muchísimo, haciendo de malvado a comienzos para ir cambiando radicalmente. Buffy juega con él, lo utiliza sexualmente hasta que se da cuenta  de que ella también se está enamorando. Fantástica esta historia de amor diferente y salvaje con una pareja que nos dan unos momentos divertidísimos.


Como todos sabréis se rodó un spin-off de la serie, Angel, que cuenta las aventuras de éste vampiro con alma tan particular en Los Ángeles destruyendo fuerzas del mal.

Como os he contado Buffy es una serie que no para de sorprendernos y que por algo está en las listas de las mejores series y en la de los shows que no te puedes perder. Es algo muy básico si eres seriéfilo que veas esta serie ya que para una servidora es uno de los clásicos imprescindibles.

Aquí os dejo la mítica Intro de Buffy, The Vampire Slayer.



1 comentario :

  1. Los capítulos de Dark Willow, son los mas que me gustan de esta serie. Hay otros muy bueno, seguramente mejores. Pero me gustó muchisimo el tema de Willow.

    ResponderEliminar

TV SPOILER ALERT+