lunes, 26 de septiembre de 2011

Enfrentándonos a Irina Derevko con Alias


  

Tras una intensa primera temporada, en la que Sidney se enfrentaba a su recién estrenada doble vida en la CIA contra el SD-6 (nuestro análisis aquí), su inquietante final me dejó con la miel en los labios y no pude hacer otra cosa que ver la trepidante segunda temporada, en la que por fin conocemos a la “ya no muerta” Laura Bristow, o lo que es lo mismo, Irina Derevko, la madre de Sidney.

Al final de la primera temporada dejamos a Sidney (con su pelo azul) en manos de su madre, a quien no vimos, pero por su pasado en el KGB (y por el contexto), suponíamos trabajaba con los malos. Sin embargo, ésta se entrega a la CIA, diciendo querer colaborar. Sus dudosas intenciones crispan los nervios de todo el equipo de inteligencia, sobre todo de Jack, quien ya cayó en su treta hace años.

La primera mitad de la segunda temporada consiste esencialmente en lo mismo que toda la temporada anterior. Sydney y Jack siguen trabajando de agentes dobles para desbaratar el SD-6 y acabar de una vez por todas con la Alianza, organización en la que Sloane ha entrado a formar parte del equipo directivo. El cambio con respecto a la temporada anterior lo encontramos en que nos muestran a una Sidney mucho más dedicada a su trabajo en la CIA, que, sin saber cómo, siempre se escaquea del SD-6. Además, mantiene una lucha interna (además de con el resto de la CIA) con respecto a su madre, quien sólo accede a hablar con ella, supuestamente, para ayudarla.


Paralelamente, en el SD-6, Sloane está siendo chantajeado por alguien que dice haber secuestrado a su mujer, quien debería estar muerta. Con la ayuda de Derevko y la fragilidad de Sloane, Sydney y la CIA consiguen acabar definitivamente, no sólo con el SD-6, sin con la Alianza en su totalidad. Tras esto, nuestra protagonista y Vaughn comienzan una (esperada por todos) relación. Pero tras el ataque a la Alianza, descubrimos que Sloane era más listo de lo que esperábamos y lo había planeado todo para librarse del peso de tener que matar a su mujer, y ser, por fin, libre.

La segunda mitad de la temporada se basa en la lucha contra un Sloane independiente, que, con la ayuda de Sark (David Anders, Heroes, The Vampire Diaries), quien dice ser su nuevo socio, trata de hacerse con todos los artilugios de Rambaldi y montar un arma letal.

Una lucha de lealtades tremenda que te deja en más de una ocasión con la boca abierta, y una season finale que te sorprende quieras o no (clasificada por nuestros compañeros de El Círculo Bipolar como uno de los mejores finales de temporada aquí). A destacar además el fantástico capítulo doble en el que vemos a los Bristow trabajando en equipo como una familia de espías, enorme. Cierto es que he tardado más en verla que la primera, y que se hace algo más lenta en algunos capítulos, pero los giros argumentales y las sorpresas que te da no decepcionan a nadie


Aunque el cómo puede ir de aquí en adelante, tal y cómo ha terminado… no sé yo si me va a gustar. Pero pienso averiguarlo. ¿Qué le habrá pasado a Sydney todo ese tiempo? Ya os lo contaré, que tengo ganas de enterarme.


1 comentario :

TV SPOILER ALERT+